Marcha en respaldo a la huelga de hambre que realiza la dirigente

En medio de pedidos a la Justicia para dirimir el conflicto, el movimiento 1 de Octubre, con apoyo de organizaciones de Capital Federal, marchó ayer por las calles del centro al cumplirse 21 días de la huelga de hambre que realiza su mayor referente, Griselda Altamirano, en reclamo por alimentos, tierra, techo y trabajo.

La movida se planteó después de la medida cautelar que dictó la jueza de Familia, Silvia Monserrat, que obligó al Estado velar la vida de la dirigente local. La resolución se conoció este lunes tras la presentación que elevó un grupo de concejales sobre finales de la semana pasada luego del revés que recibió el Ejecutivo con el fallo del juez Francisco Blanc, titular del Juzgado en lo Civil y Comercial 2, quien respaldándose en el principio de autonomía de la persona, pidió que su voluntad se respete.

Así las cosas en la Justicia, la destemplada tarde reunió a una treintena de manifestantes que a partir de las 17.30, desde la sede de Gobierno, punto donde se encuentra montado el acampe desde el 27 de abril, comenzó a avanzar encolumnada detrás de bandera con la leyenda “21 días de huelga de hambre” y de una ambulancia identificada con el logo de la Corriente Villera Independiente, de la Ctep y con la referencia de la Villa 1-11-14, del Bajo Flores, que mantuvo la sirena encendida a lo largo del trayecto.

En el frente estuvo Altamirano, quien apuntalada por dos compañeras completó el trayecto para mantener visible el reclamo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario