Una multitud se manifestó en la Fiscalía y exigió justicia por la menor presuntamente abusada

Ayer en horas de la mañana una multitud se manifestó en la Fiscalía, donde exigieron justicia por la menor que permanece internada en Mar del Plata y se investiga si fue violada en una quinta de La Blanqueada. Tras un largo rato en la puerta de la sede judicial, el fiscal Gustavo Morey recibió a dos tías de la niña, pero no tuvieron acceso a la causa. Disconformes con la falta de respuestas, anunciaron que van a volver a manifestarse hasta que salga a la luz la verdad.

Minutos después de las 9, alrededor de un centenar de personas se congregaron en la esquina de Balbín y Machado, desde donde se movilizaron a la Fiscalía, situada en Uriburu al 700.

Encolumnados detrás de un cartel que pedía “justicia” y otro que exigía “cárcel a los violadores”, familiares, amigos, integrantes de agrupaciones sociales y vecinos en general, marcharon por Balbín, luego por Arana, parte del trayecto por Machado y nuevamente por Arana. Estuvieron acompañados por el Movimiento 1 de Octubre, encabezado por su líder, Griselda Altamirano, que con bombos apoyaron la protesta en todo momento.

En la primera fila, los rostros de las tías de la menor, las primas y amigas de la víctima, muchas de ellas menores de edad, reflejaban la tristeza de la falta de respuesta, el deseo de que se sepa la verdad de lo que sucedió aquel domingo por la madruga en la quinta situada en la calle La Pampa y el dolor de que la menor siga aún en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, intentando recuperarse de las múltiples heridas sufridas.

Críticas al fiscal

“Estamos marchando porque necesitamos que nos den una respuesta acerca de cómo va la causa y de cómo va a seguir encaminándose esto. Tenemos todo el derecho de saberlo”, aseguró una de las tías de la niña, Marisa Ciano.
Y lanzó que “este fiscal es un incompetente. Nos gustaría que nos dé una explicación. Yo todavía confío en la Justicia pero veo que este fiscal fue un incompetente desde el primer momento. Queremos que se retire de esta causa”.

“Hay discriminación porque a la gente humilde del otro lado de la ruta nunca nos dieron importancia. No vamos a callarnos la boca, vamos a salir a la calle a reclamar y confío en que la gente nos va a apoyar”, sostuvo.

En Fiscalía

Cerca de las 10.30, los manifestantes arribaron a la Fiscalía, donde alrededor de 200 personas más los esperaban para apoyar el reclamo.

Referentes de agrupaciones sociales y políticas, familiares de víctimas de otros casos que han llegado a la justicia y algunos que aún no, los concejales del Frente para la Victoria Rogelio Iparraguirre y Darío Méndez, vecinos de la ciudad preocupados por lo que le sucedió a la niña, aguardaban sobre la calle Uriburu con carteles que clamaban justicia y con palmas apoyaron a la columna de gente que llegaba.

“Basta de corrupción”, “Basta de casos impunes”, “Basta de silencio”, “Basta de violadores impunes”, “No al encubrimiento judicial, municipal y policial de violadores de Tandil” expresaban algunos de los carteles.
Una vez allí, todos se apostaron en la puerta de la Fiscalía, donde al grito de “justicia” exigieron que “el fiscal dé la cara”.
“Dónde está que
no se ve, la justicia de Morey”, cantaban los presentes cada vez más impacientes ante la ausencia de alguna persona que se acercara a darles algún tipo de explicación de los avances de la causa.

Los manifestantes exigieron cada vez con más vehemencia la presencia del fiscal frente a la multitud para explicar los avances de la causa, hasta que dos de las tías de la niña se acercaron a los efectivos policiales que cuidaban la puerta para pedir que el fiscal recibiera aunque sea a algún integrante de la familia.

En un principio, les dijeron que sólo recibiría a los progenitores o al abogado pero finalmente Morey aceptó que ingresaran las dos tías. Luego de la charla que tuvieron, que no duró más de 15 minutos, las tías manifestaron su descontento y anunciaron que volverán a marchar.

“Vamos a volver”

Al salir de la Fiscalía, las tías de la menor dialogaron con la prensa. Luján Migueles contó que “no nos dijo nada, solamente que deberíamos saber por nuestro abogado que él siempre nos recibió cuando es mentira porque ayer (por el lunes) vinimos y hoy (por ayer) también y no nos recibió”. “Dijo que nos tenemos que presentar con el papá porque nosotros no somos quien para reclamar nada y después se enojó y empezó a gritarnos”, aseguró.

Y recalcó que “hay mucha impunidad en Tandil, todo se tapa. Vamos a volver, no hay que tener miedo”.

En tanto, Marisa Ciano indicó que “no nos dijo nada de la causa. Vino hoy el papá conmigo temprano, y no nos recibieron. Es una falta de respeto, ni el fiscal sabía que el papá había venido porque nadie le había pasado la información de que estaba acá”.

A pesar de las desavenencias, anticipó que “nosotros vamos a seguir manifestándonos porque queremos que se descubra la verdad, que caigan los que tengan que caer y que salga todo a la luz, porque acá siempre se habló del testimonio de los agresores pero no de las chicas que estuvieron ahí. Todavía no las llamaron a declarar de Fiscalía, ellas sólo han contado lo que sucedió en la Comisaría de la Mujer”.

“Nos recibió porque vio que esto se estaba poniendo complicado pero no queremos llegar a ese punto. Nosotros venimos con respeto y queremos que nos traten igual”, aseguró.

Y admitió que tienen “muchas dudas. Del accidente debería haber un peritaje, y no hay nada, por eso nos sobran motivos para venir a reclamar y pedir una explicación”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario