María Inés Tapia Vera expone su propuesta en septiembre

Comenta sobre su obra Elba Pérez: ?Con singular mesura, dirías con modestia, Tapia Vera designa como pequeños dibujos a su refinado ejercicio del arte. La evocación del mundo de la infancia, la cualidad íntima del libro y la austera restricción de re¬cursos y formato pueden inducir a suponer el sencillo logro exacto de la complejidad conceptual?.
Hay en estos dibujos superposición de instancias y momentos que entreveran el apunte maternal y la resolución plástica. Con observación aguda, Tapia Vera capta los jue¬gos, ensimismamientos y gestualidad de sus modelos que no pierden, por su condición de gemelas, la irreducible identidad del ser.
Pero estas imágenes no debitan a la tradición victoriana de estampas del cuarto de los niños, auque cite la temática y también filtre regustos de herbario muy siglo XIX.
La autora conoce los precedentes históricos, pero también se apropia de todos los recur¬sos de la gráfica moderna. No trepida en mixturarlos poniéndolos al servicio de la imagen interna. El dibujo campea, se impone en la forma cerrada, in¬vadida excedida y en diálogo tenso con las áreas blancas del designe a lacune caracterizado por André Míchaux. Este comportamiento entre la forma trazada y el campo perceptual supone la integración del arte japonés de la estampa, la revisión del nabi belga Felix Valloton -precursor de Aubrey Beardsley- ¬y el antiguo y vigente arte del papel recortado chino. Los nue¬vos recursos tecnológicos amplifican este vocabulario plástico del que María Inés Tapia Vera hace uso con natura¬lidad con la nitidez intrínseca del mundo del revés, sabiduría propia de los maestros gra¬badores.
En estos grabados importa el rumbo fija¬do, sin apelaciones, por el dibujo que narra el mundo. Y el goce de los enlaces virtuales de la forma donde el arabesco desovilla la línea infinita, ideal, incontingente, la línea que trama texturas, grafismos y áreas de contraste; y la que integra el imaginario de las protagonistas de las escenas narradas. Lo que equivale a compartir en blanco y negro de tintas y papeles, la vida seria, la profunda vida de María Inés Tapia Vera?.
Dijo Rafael Alberti en 1959: ?La irreductible identidad del ser. La vida en blanco y negro de tintas y papeles. La vida seria, la profunda vida?.
Esta muestra permanecerá en galería hasta el 28 de septiembre.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario