Mateo fue el mejor de un Independiente irregular

El viernes en el polideportivo Duggan Martignoni, Independiente cayó en su debut en la Liga Nacional B de básquetbol frente a Jorge Newbery de Carmen de Patagones por 87 a 81.
El equipo de Carlos Zulberti, adoleciendo la falta de competencia, incurrió en desacoples defensivos y, sobre todo en la segunda mitad, sufrió horrores a la hora de vulnerar la defensa visitante.
En torno a lo individual, de acuerdo con el análisis de El Eco de Tandil, el alero necochense Juan Ignacio Mateo fue el punto más alto de la escuadra tandilense:
Emanuel Hartstock: Lejos de su mejor nivel. Perdió confianza al fallar sus primeros lanzamientos (terminó sin anotar). Tampoco le dio demasiado volumen a su equipo. En el duelo de bases se vio superado por López Cerdán y luego por Sandón.
Diego Sánchez: Comenzó robándose el protagonismo del partido, en base a su efectividad. Pero con el transcurso de las acciones perdió puntería y tomó decisiones apresuradas. Lo mejor suyo se vio en el primer cuarto, en el cual anotó 10 de sus 12 puntos.
Valerio Andrizzi: Quedó en deuda. En ofensiva fue inconsistente, pese a alguna ráfaga interesante. Del otro lado de la cancha, tuvo problemas para controlar a Beltramella.
Eber Ferros Marina: Comenzó bien, secundando a Sánchez en el goleo, pero con el paso de los minutos fue perdiendo injerencia. En la primera mitad sufrió la enorme producción de Mauro Bianco.
Juan Pablo Trapote: Cumplió una correcta labor, aunque tardó en meterse en el juego. Tras un flojo comienzo, fue importante en la segunda mitad, dañando en la zona pintada.
Alejandro Arca: Zulberti se vio obligado a utilizarlo ante la prematura salida de Trapote, por acumulación de faltas. No prevaleció en la faz rebotera ni pudo integrarse al circuito ofensivo rojinegro.
Adolfo García Barros: Aportó conversiones oportunas y su habitual entrega en defensa.  Mantuvo vivo a su equipo con un triple sobre el final, aunque acto seguido falló dos libres fundamentales.
Pablo Maglia: Entregó chispazos de su jerarquía, aunque dio ventajas desde lo físico.
Juan Ramón Aquino: Jugó escaso tiempo. Zulberti prefirió para el puesto de base a Hartstock y Sánchez.
Juan Ignacio Mateo: Sin hacer un partido extraordinario, le bastó para ser el mejor rojinegro. Tuvo un muy buen ingreso aportando gol desde el perímetro y prodigándose en defensa pudo ensuciar las ofensivas visitantes.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario