Matías Barbero a la conquista de Buenos Aires

En diálogo con El Eco de Tandil habló de sus logros en la capital del país.

En uno de sus tantos viajes a la ciudad, sobre todo para resolver problemas burocráticos, Matías se acercó a la redacción del Diario para comentar qué es de su vida en Buenos Aires.
-¿En qué espectáculos ha estado trabajando?
-Con danza contemporánea en una obra llamada ?Domingo?,  y me ha ido muy bien. El año pasado arrancamos con un Festival Independiente, después nos presentamos al concurso para participar del Danza Contemporánea de Buenos Aires, fueron 80 compañías y quedamos entre las cinco mejores. La obra en la que estuve tuvo una de las mejores críticas, realizada por Claudia Falcó, periodista de Clarín. Sacó una foto mía en el diario, se quedó a felicitarme por mi técnica, mi calidad. Para mí fue una verdadera alegría y evidentemente ha resultado esto de fusionar la danza árabe con danza moderna creando un estilo bastante nuevo. Ella pensó que me había formado afuera, no acá en Argentina.
Después de eso quedamos en el catálogo oficial del Instituto Nacional de Teatro, como obra de danza-teatro y ahora estamos de gira con Festivales del País. Nuestro próximo destino es Ushuaia junto con otras obras, ?Gestuales?, ?Toilette? y  ?Los Amados?.   

Un nuevo lenguaje
-¿Qué nos puede decir de la danza-teatro? ¿Lleva gente?     
-Es un lenguaje nuevo. Después de tanto trabajo, tanto esfuerzo, también quedamos en el Festival de danza-teatro, como bailarín, con dos funciones agotadas y va gente de afuera, es realmente muy importante, lleva mucha gente.
-¿Cómo se encuentra con esta nueva etapa?
-Muy bien porque este lenguaje de la danza-teatro es muy abierto y estoy ensayando con vistas a una obra que se estrena este mes, trabajando con improvisaciones que llevan a contar una historia a través de la danza.
-¿Hay diálogos dentro de la obra?
-Sí, pueden estar relacionados con los movimientos o con lo que uno está haciendo. Por ejemplo en ?Domingo? la obra en que estoy es una anécdota y van pasando distintos personajes a través de la calidad del movimiento.
-¿Radicado definitivamente en Capital?
-Sí, ya va a hacer un año que perdí a mi padre, de modo que tuve que adaptarme, me corrí por un tiempo de la danza y estoy viviendo allá con mi hermano que es discapacitado y por eso debo venir cada tanto ya que tengo la curatela, pero seguimos con trámites burocráticos.  Una cosa que me dolió mucho fue que ante esta situación el Taller Protegido nos dio la espalda, habiendo sido mis papás socios fundadores, le sacaron a mi hermano la beca que tenía. Por suerte tengo un carácter fuerte y enfrento todo lo que venga, pero hay cosas que duelen y más cuando suceden en la ciudad de uno. 
-¿Son compañeros?
-Sí, él me acompaña a funciones, a ensayos. Cuando viajo se queda en Tandil con una persona que lo cuida, sino estamos siempre juntos, somos toda la familia que nos queda, él y yo.   

Merecido reconocimiento
-¿Cuántos años hace que está en la danza?
-Comencé a  los cinco, época en que en la peña El Palenque donde iba, se  empezaba a los siete, pero igual me dejaron porque decían que aprendía rápido y además era alto.
-¿Y profesionalmente?
-A los 16 cuando empecé a viajar a Buenos Aires para tomar clases de tango, en un ambiente más profesional.
-¿Cuesta meterse en el mundo del espectáculo capitalino?
-El trabajo comienza por uno,  por adquirir una buena técnica, por tener una buena disciplina, por estudiar con buenos maestros y las cosas se van dando. El año pasado tuve la oportunidad de ser coach de Millie Stegmann  en ?Bailando por un sueño? , si bien he dado clases de danza en Buenos Aires lo mío siempre es bailar y me llamó la atención que me buscaran a mí para ser coach habiendo tanto profesional en Buenos Aires, pero bueno, es otro logro.
Pero volviendo a su pregunta hay mucha competencias, muchas escuelas y mucha gente, pero uno se diferencia con el trabajo y la constancia, el entrenamiento.
-Se lo ve mucho más delgado, ¿cómo se dio el cambio?
-Me hizo un clic con el Festival de Danza Contemporánea y la buena crítica. Si bien la directora quería que me mantuviera en el otro peso me di cuenta que no me sentía bien así, con sobrepeso y pelo largo. Ahora se me ve distinto y estoy adaptándome para un personaje de un corto que voy a filmar el próximo mes con gente del Instituto de Cine. Estoy estudiando el libreto. Esto es nuevo para mí y se trata de una historia donde se mezcla la danza. Está bueno.
-¿Cómo se lleva con la competencia?
-He tenido la suerte de estudiar con buenos maestros y como le decía recién, con mucho trabajo se van dando las cosas, de forma firme, te reconocen. Y por ese camino voy, aunque a veces me sorprendo yo mismo de todo lo bueno que me está sucediendo a nivel artístico.

Detalles
* Estudió folclore, tango, clásico, contemporáneo, dedicándose de lleno a la danza árabe. Se recibió de Técnico Radiólogo en la Universidad Nacional de La Plata.
* Asegura que fue ?profeta en su tierra? y eso le abrió las puertas de Buenos Aires y que  no tiene una vida aparte de la danza, ya que ésta le insume todo el tiempo.
* No cambiaría su vida por ninguna otra.
* Matías Barbero, hijo de la recordada Gela de la Casa de la Décima, una mujer permanentemente preocupada por la cultura que posiblemente la transmitió a su hijo la veta artística. Nació bajo el signo de Aries y así se define: ?un poco bohemio, la mayoría de los arianos tenemos muy marcada la veta artística. Hay gente que vive de su arte y otra que se dedica a él con singular entusiasmo?.
* Tandil tendría que contar con un ballet estable que no sólo interpretara el tango sino todas las danzas: neoclásico, tango, jazz, folclore, orientales. 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario