Media sanción de Diputados para la suba del impuesto a los autos de alta gama

El objetivo del Gobierno es que la Cámara alta sancione la ley la próxima semana, en el marco de la prórroga de sesiones ordinarias.

El titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Roberto Feletti, defendió la iniciativa y señaló que el Gobierno espera elevar la recaudación de este impuesto a “mil millones de pesos anuales”, monto que en la actualidad está en los “800 millones de pesos” por año.

Según el diputado oficialista, la suba del impuesto “afecta al 20% de la industria automotriz”.

“Es razonable suponer que se estabilizará la recaudación en los mil millones de pesos”, sostuvo Feletti.

Pasada la una, tras una hora de debate, la votación resultó favorable al texto oficialista por 134 afirmativos, 21 negativos y 57 abstenciones.

El kirchnerismo fue acompañado con los votos del denarvaísta Alfredo Atanasof, el ex Proyecto Sur, Jorge Cardelli y los diputados cercanos al senador Adolfo Rodríguez Saá, Sergio Pansa, Nora Videla y Alberto Pérez.

Además, votaron junto al Gobierno los cinco integrantes de Unidad Popular, el bloque que lidera Claudio Lozano.

Por su parte, el diputado radical Miguel Giubergia explicó que la UCR se abstendría de votar, al considerar que la medida es “un parche que no arregla la economía argentina”.

“Hoy quieren apuntar a altas gamas, pero mañana van a llegar a las gamas medias. Nosotros podríamos acompañar la medida, pero queremos dejar en claro que se trata de un simple parche que no arregla la economía argentina”, explicó el referente de la UCR.

Giubergia agregó: “Vamos a abstenernos en la votación porque sabemos que a mediados del año que viene, el proceso de inflación va a llegar a los autos pequeños. No vamos a ponerle palos en la rueda, pero esto es un parche con las mismas ideas que tenía (el exministro de Economía, Domingo) Cavallo”.

También se abstuvieron los diputados del Frente Amplio Progresista, el Frente Renovador, y los legisladores Alcira Argumento, Marcela Rodríguez y Alfredo Olmedo.

El proyecto modifica la ley 24.674 y sus modificatorias de impuestos internos, para aumentar la tasa de los bienes de alto valor como “automóviles, vehículos preparados para acampar, motociclos y velocípedos con motor, embarcaciones de recreo o deportes, motores fuera de borda y aeronaves concebidas para recreo o deportes”.

El FpV introdujo una modificación al proyecto original, segmentando el impuesto, de acuerdo al valor de los automóviles, ya que en la letra inicial todos los que superaban los $170.000 debían pagar un 50%.

Tras el cambio, el texto estableció una alícuota del 30% sobre los vehículos concebidos para el transporte de personas (excluidos los autobuses, colectivos) los preparados para acampar y los chasis con motor y motores para los vehículos precedentes, cuyo precio sin impuestos sea entre $170.000 y $210.000.

En tanto, se fijó que para los automóviles que superan los $210.000 la alícuota será del 50%.

En el caso de las motos, se aplicará una alícuota de 30% cuando su precio sin impuestos se encuentra entre los $22.000 y $40.000 y en 50% cuando su precio sin impuestos supere los $40.000.

Para las embarcaciones concebidas para recreo o deportes y los motores fuera de borda se establece una alícuota del 30% cuando su precio sin impuestos se encuentre entre los $22.000 y $170.000 y del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000.

En el caso de las aeronaves, aviones, hidroaviones, planeadores y helicópteros concebidos para recreo o deporte, se establece una alícuota del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario