Millones de toneladas de soja no valen una sola de sus lágrimas

Señor Director:
Paradójicamente cuanto más años hace que vivimos en democracia, determinados grupos sectarios se empecinan en mantener conductas autoritarias. Nuevamente los iluminados de siempre que creen que el país les pertenece han actuado en consecuencia. Esta vez la conducta antisocial quedó patentizada en un grupo de socios que dicen, son distintos en valores. Estoy haciendo  referencia a la situación vivida en el Club Los Cardos de nuestra ciudad el sábado pasado, donde se disputaba un partido de rugby entre los locales y el club Hindú, donde pertenece el hijo del titular del Oncca.
La verdad es que quienes enviamos a nuestros hijos a practicar este deporte en donde los valores, la fraternidad, la tolerancia y el respeto por el prójimo son más importantes que el juego mismo, en donde todos esperan ansiosos el tercer tiempo, para compartir una hamburgueseada con el equipo oponente, no admitimos ni justificamos bajo ningún aspecto, que se haya vulnerado el derecho de un niño, que se le haya impedido compartir con su padre la experiencia de disfrutar de un encuentro deportivo.
Debo afirmar, con vergüenza, que a algunos de los  adultos anfitriones  que estaban en el club ese día, les importaron más sus intereses económicos, que cuidar y preservar a un nene que había venido a nuestra ciudad a participar de una competencia deportiva..
Tristes debieran estar los protagonistas tandilenses de este suceso, tristes debemos estar todos con esta sociedad tan intolerante, pero el que más triste de todos debe estar, sin lugar a dudas, es ese nene, al que algunos se arrogaron la potestad de hacer ir a su papá por cuestiones ajenas al evento que se disputaba y que resultan inadmisibles desde todo punto de vista.
No existe razón que lleve a alguien a lastimar a un niño, millones de toneladas de soja no justifican una sola de sus lágrimas  ni la dolorosa experiencia de sentir  que su papá es repudiado, declarado persona no grata, y ?obligado a retirarse?, justamente en esta ciudad llena de cartelería que promete un lugar soñado,  pero que seguramente para él, desde este sábado y para toda su vida será ?Tandil, un lugar de pesadilla?.

María Eugenia Poumé
DNI 20296042

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario