Motociclistas se manifestaron en contra de la visualización de la patente en el casco y chalecos

Anoche en un sector de la Plaza Independencia, frente al Municipio, un nutrido grupo de motociclistas de la ciudad se autoconvocó, como también aconteció en diferentes puntos del país, para oponerse al decreto que establece la obligatoriedad de que el número de patente sea visible en el casco que utilicen ya que el Gobierno entiende esta acción como parte de una política para prevenir la acción de los denominados motochorros.

Hernán Istillarte y Carlos Rodríguez fueron las personas que dialogaron con los medios de prensa y dieron su versión de lo resuelto, ante el acompañamiento de un buen número de motociclistas que apoyaron la protesta.

Rodríguez señaló que “estamos haciendo un reclamo en contra de las determinaciones que se han tomado. Para número tenemos el del DNI y en cuanto a las patentes grabadas en los chalecos y en los cascos, un delincuente de los tantos que hay, pone una patente nuestra en el casco y sale a robar y seremos nosotros los que tendremos problemas. Estamos en contra de ese decreto que han realizado, porque tenemos toda la documentación que nos piden”.

Istillarte indicó que “nos adherimos a lo que se está llevando a cabo en todo el país. Surgió una primera ley en el 2009, luego en el 2014 se agudizó por una ley de seguridad provincial por los siniestros. Es una ley demagógica, a nuestro criterio, que estigmatiza al motociclista como un posible delincuente. El hecho de identificar a las personas con el número de un vehículo te marca ante la sociedad como un posible delincuente, que ese es el criterio y la forma de querer separarnos del resto”. Aseveró que “quienes van a delinquir no creo que usen un chaleco con toda la identificación. Quizás un grupo de la sociedad piensa que esto sirve y no será así, porque aquel que quiera salir a robar lo seguirá haciendo”.

Identificados

Remarcó que “los vehículos están todos identificados y en regla, no estamos en contra de los controles de hecho exigimos más porque somos señalados como los que hacen picadas o ruidos molestos. El motociclista de ley no tiene esa práctica y no la disfruta de esa forma, por eso estamos en contra de algo que es demagógico. Quizás la persona común que no anda en moto no lo entienda”.

Argumentó que “identifican de una manera absurda porque ahora se van a empezar a mirar los chalecos sin prestar atención de la chapa patente, que es la legal. Y si pudieran ver la chapa patente o el chaleco o el casco, la única manera de identificar a un conductor es pararlo y solicitarle la documentación pertinente”.

En cuanto a si creen que podrán revertir la situación dijo que “si entre todos nos manifestamos y la sociedad lo entiende, creo que no deberían poder hacerlo”.

Decreto

El decreto 171/2017 fue publicado en el Boletín Oficial, pero entrará en vigencia recién el próximo 15 de junio, desde cuando será obligatoria “la identificación de dominio del motovehículo, adherida en letras y números reflectantes, sin que coincida con el color de fondo del casco”.

Se expresó que “la identificación dominial será adherida en los laterales derecho e izquierdo del casco reglamentario, debiendo dicha identificación ser indeleble e inviolable, de conformidad con las características técnicas establecidas”, se indicó en la norma que llevó las firmas del presidente Mauricio Macri y los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich, y de Transporte, Guillermo Dietrich.

En tanto el acompañante que se desplace en moto deberá usar un chaleco reflectante, también con la identificación del dominio del vehículo. “La obligación de portar el casco y, en su caso, el chaleco con identificación, se extiende al momento del ingreso, egreso y circulación por el interior de las estaciones de servicios, siendo su uso obligatorio a los fines de la carga de combustible”, señaló el decreto.

El decreto justificó la medida al indicar que “la espiral creciente del delito lesiona los principales bienes jurídicos de quienes son víctimas de actos criminales, cercenando así sus Derechos Humanos básicos y fundamentales”.

Se advirtió que “la masividad del uso de motovehículos a lo largo del territorio de la Nación, y más allá de la comodidad que proporciona este medio de locomoción, su accesible adquisición y su economicidad, ha facilitado de modo paralelo la concreción de hechos delictivos en la vía pública, altamente reprochables por la sociedad”.

También el Gobierno argumentó que “en la mayoría de los casos se produce la impunidad del delito, debido a la dificultad que se suscita para identificar y aprehender a los delincuentes al momento del atraco ya que, muchas veces, no pueden ser identificados por sus víctimas porque el casco, de uso obligatorio, oculta el rostro del agresor”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario