Iniciarán una investigación por el caso del niño que murió hace cinco meses por presunta mala praxis

Los familiares de Lisandro, el niño de dos años que murió una semana después de ser atendido en el Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”, el pasado 17 de enero, por presunta mala praxis, marcharon por las calles de la ciudad y alzaron su voz para reclamar justicia.

Al cumplirse cinco meses del trágico hecho, la madre, tíos y abuelos del niño, acompañados por alrededor de un centenar de personas, encabezaron la movilización que se inició en el centro asistencial pediátrico y concluyó frente al Municipio.

Allí fueron atendidos por el intendente Miguel Lunghi y un grupo de funcionarios, en un intercambio que se extendió cerca de una hora y en el que lograron el compromiso del inicio de una investigación que permita avanzar en el esclarecimiento del hecho, ya que consideran que hubo “falta de sospecha” de parte del médico de guardia que atendió al niño inicialmente.

“Pasaron cinco meses y por eso decidimos hacer esto. No es político sino un pedido para que el médico que atendió a Lisandro por primera vez no esté en el Hospital”, definió la tía del niño, Paola Caro Serventi.

La marcha

El punto de encuentro fue la esquina de Alem y Uriburu, en las inmediaciones del Hospital de Niños, donde los primeros asistentes comenzaron a concentrarse desde las 16 y a mostrar su acompañamiento al reclamo encabezado por la madre del pequeño.

Allí, los familiares, allegados y amigos, que en su mayoría vestían remeras blancas con una foto de Lisandro, se unieron bajo una misma consigna: el pedido de justicia por una muerte causada, según denunciaron, por el mal desempeño de un profesional.

La movilización también fue acompañada por referentes de la agrupación 1 de Octubre, que hicieron sonar los bombos y redoblantes a lo largo del trayecto.

Encolumnados detrás de una enorme bandera con la palabra “justicia”, y carteles bajo el mismo lema, la tía del niño tomó el megáfono y pidió a los asistentes que la marcha “sea pacífica” por respeto “al dolor que sentimos”.
En tanto, la previa se desarrolló bajo la atenta mirada de efectivos policiales que se apostaron en el lugar para garantizar el normal desarrollo de la movilización.

Una vez hecha la aclaración a las 16.30 la columna avanzó por Alem en dirección a avenida España, y una vez que cruzó Pellegrini comenzó a sentirse el sonido de los elementos de percusión aportados por la agrupación, mientras su máxima referente, Griselda Altamirano, hizo uso del aparato para amplificar su voz y exigir “justicia por Lisandro”.

Asimismo los familiares más directos del niño se ubicaron en primera fila y encabezaron la marcha durante todo el trayecto, detrás de carteles que mostraron el reclamo.

Escoltados por un móvil policial, los manifestantes caminaron a paso lento con dirección a calle Rodríguez y su marcha fue observada por comerciantes, vecinos e incluso turistas que llegaron a la ciudad por el fin de semana largo.

El trayecto fue supervisado por personal policial, que cortó la circulación vehicular en las inmediaciones para evitar inconvenientes durante un feriado que registró importante movimiento.

Bajo ese esquema caminaron hasta que a las 17.20 llegaron a las puertas del Municipio, que lució custodiado en sus accesos por efectivos policiales.

__res_marcha1

La nota de la madre

Una vez llegados al punto final del recorrido los familiares fueron recibidos por el jefe de Gabinete, Mario Civalleri, y por el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, que los invitaron a pasar al despacho donde los esperaba el intendente Miguel Lunghi con el presidente del Sistema Integrado de Salud Pública Ente Descentralizado, Vito Mezzina, y la directora del Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”, Marta Brea.

Sin embargo, antes de ingresar la madre del pequeño solicitó unos minutos para concretar la lectura de la carta dirigida al jefe comunal.

Fue el tío de Lisandro, Daniel Oscar Pourtale, quien compartió con los presentes la nota firmada por Ayelén Alvarez, en la cual contó el modo en que se sucedieron los hechos desde sus ingresos al centro asistencial pediátrico, la atención que recibió su hijo y la posterior derivación al Hospital Materno Infantil “Victorio Tetamanti”, de Mar del Plata, donde dejó de existir el 17 de enero.

En el escrito la madre exigió al Intendente que inicie una investigación en torno al médico que aparentemente actuó con negligencia. “No bajaré mis brazos, hijo de mi alma, hasta que no sienta que descansas en paz”, expresó con dolor.

Completada la lectura ingresaron a las oficinas donde mantuvieron un “cordial” diálogo con el jefe comunal.
Una vez que concluyó la audiencia, a las 18.15, la madre, la tía y la abuela, Nelly Castaño, se retiraron de la sede de Gobierno. En el veredón volvieron a tomar contacto con sus familiares y allegados, a quienes les transmitieron las novedades. Y con un cerrado aplauso, dieron por concluida la marcha.

“Tranquilidad”

En una primera evaluación sobre el diálogo mantenido con el Ejecutivo Paola Caro Seventi destacó el “respeto” con que fueron tratadas y que “nos dieron tranquilidad porque nos dijeron que se van a ocupar, que van a investigar lo que nosotros le pedimos”.

“Nos vamos conformes”, definió e insistió en que “se va a investigar y eso nos da tranquilidad”.
Para finalizar dijo que aguardarán por avances en la etapa administrativa para concretar la denuncia penal, una posibilidad que la familia no descarta. “Primero queremos ver cómo actúan”, cerró.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario