Muestra homenaje a Osvaldo Attila, en el Mumbat

El próximo sábado, a las 19.30. en el Museo Municipal de Bellas Artes, quedará inaugurada una  muestra retrospectiva  del maestro Osvaldo Attila.
Artista contemporáneo, profesor nacional de pintura y maestro nacional de artes visuales, estudió con Naum Goijman. Fue alumno de Gramajo Gutiérrez,  Ideal Sánchez, Albino Fernández, Antonio Pujía, Luis Barragán, Aída Carballo, Aurelio Macchi, Pablo Edelstein, Osvaldo López Chuhurra.
Actualmente se desempeña como profesor titular -por concurso- de la Facultad de Bellas Artes de La Plata; profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes ?Prilidiano Pueyrredón?,  nombrado por el Consejo Directivo; interventor de la Escuela de Bellas Artes ?Manuel Belgrano?; y director del Departamento de Dibujo de la Escuela Nacional de Bellas Artes ?Prilidiano Pueyrredón?, cargo que ocupó en nueve oportunidades votado por el claustro.
Fue jurado de distintos salones nacionales, provinciales y municipales en más de cincuenta oportunidades, la mayoría de ellas por el voto de los participantes. Realizó ocho muestras individuales y doscientas colectivas.
Sus obras figuran en museos nacionales y del exterior, entre ellos la Pinacoteca del Senado de la Nación, el Museo Nacional de Arte Moderno de Asunción del Paraguay, el Museo Provincial de la ciudad de Quilmes (donación del Fondo Nacional de la Artes), la Secretaría de Cultura de la Nación, Salas Nacionales de Exposiciones, el Museo de Arte Marino y el Museo de Puerto San Julián, entre otros.
Entre las distinciones que ha obtenido el artista se pueden señalar: Gran Premio de Honor ?Presidente de la Nación?; Primer Premio Nacional de Dibujo; Primer Premio del ?Salón Nacional de Santa Fe?; Adquisición Fondo Nacional de las Artes; Primer Premio ?Van Riel? dibujo CEAP; Premio Discepolín (Partido Justicialista, Capital) en reconocimiento por su actividad en el área cultural en el campo nacional; y Segundo Premio Bienal de Arte de Morón, entre otros.
También es socio honorario de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (SAAP). Además ha sido conductor en Radio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, de los ciclos ?La música y la plástica?, ?La música y el color? y ?Plástica?, desde 1968 hasta 1975.
Su obra fue analizada en distintos medios de comunicación por personalidades del arte y de la crítica entre los cuales podemos citar a Rafael Squirru; Sigwart Blum; Juan Carlos Hermes; Vicente Caride; César Magrini; Osvaldo Garde; Horacio Safons; Ernesto Baliari; arquitecto Luis Diego Pedrerira; Córdoba Iturburu; Tito Livio La Rocca; y los cineastas Jorge Coscia y Jorge Abad, realizaron dos videos en distintas medios televisivos.

Sobre el artista

Rafael Squirru, crítico de arte, poeta, se refirió a la obra del artista diciendo: ?Sabemos que dibujo viene de ?boj?, el nombre del árbol que por la condición aterciopelada de su madera resulta ideal para grabar. Del grabado entonces se extendió luego al dibujo.
Condición de arte autónomo adquirió esta noble expresión plástica desde el Renacimiento, con nombres como Pisanello y Gentile da Fabriano. Ya entonces se distinguía entre ?delineare? y ?adumbrare? que corresponden a lo que hoy llamamos ?dibujo lineal? y ?dibujo tonal?.
Podríamos,  siguiendo a Wölfflin hablar de estilos clásicos en el primer caso y barroco en el segundo.
Dentro de la primera de las modalidades ha prevalecido la mayor parte de la tradición de nuestro país, con figuras de la talla de Spilimbergo, Berni o Carlos Alonso, y Osvaldo Attila. Los dibujantes tonales son más raros entre nosotros aún cuando cuentan con dignísimos representantes como Guillermo Roux, entre otros.
En la mayoría de los casos, los dibujos de Attila añaden complemento de tintas, lo que los transforma en verdaderas pinturas. Lo que quiero destacar es que aún en las circunstancias más extremas en que entintó sus dibujos, en ningún momento perdieron la pureza lineal como para recordarnos esa maestría de lo clásico, que los menos avezados confunden con lo académico. Lo clásico implica sentimiento y pensamiento llevados a su máxima intensidad, privilegio de los menos.
En 1962 Berni, al obtener el Gran Premio de Dibujo y Grabado en la Bienal de Venecia, dejó establecido de modo definitivo hasta donde llegaba nuestra excelencia a nivel mundial.
La crisis de valores postergó a los grandes artitas como Attila, dando preferencia a cualquier forma de facilismo que evite el tesón y el esfuerzo que define el carácter de las personas. A esas condiciones deberá unirse ese talento que ?lo que natura non da, Salamanca non presta?. Osvaldo Attila poseyó ambas virtudes; por ello mi adhesión sin restricciones a un reconocimiento que le valió las más importantes distinciones y su labor sin claudicaciones de creador y maestro?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario