Multitudinaria marcha en San Isidro para pedir más seguridad

Los vecinos se autoconvocaron frente a la municipalidad local, donde rindieron homenaje a las víctimas de la inseguridad y firmaron un petitorio en el que se solicitaron normas de “inmediata aplicación”, como la baja en la edad de imputabilidad y “profundizar la batalla contra las drogas”.
El éxito de la convocatoria, que desbordó varias calles en los alrededores del palacio municipal, derivó en el llamado de Juan Carlos Blumberg a una nueva marcha para el próximo 13 de noviembre en la Plaza de Mayo, mientras que la asociación Vecinos en Alerta de Lomas del Mirador convocó a una manifestación para este martes a las 19.00 en el mismo lugar.
El asesinato del ingeniero Ricardo Barrenechea, ocurrido hace menos de una semana y por el cual permanecen detenidos tres jóvenes, fue el detonante para que los habitantes de San Isidro se convocaran ante el municipio local, que también recibió la adhesión de cientos de vecinos de partidos aledaños.
“Las calles deben ser nuestras, de los que queremos construir, no de los delincuentes”, sostuvo durante el acto el director de la Red Solidaria, Juan Carr, quien además pidió por la aparición con vida de Sofía Herrera, la nena de 3 años que habría sido secuestrada en Tierra del Fuego hace casi un mes. En un mensaje dirigido a las autoridades del área, Carr advirtió que “la sensación de inseguridad es producto de la realidad” y aseguró que es necesario “evitar que los delincuentes anden libres”.
“Estamos cansados de sufrir tragedias: que nos roben, violen y nos maten. Reclamamos lo que nos corresponde como ciudadanos, entre los que se destaca el respeto a la vida”, expresó Carr en nombre de los familiares víctimas.
El reclamo de los vecinos estuvo destinado a la presidenta Cristina Kirchner y a su Gabinete, así como al gobernador bonaerense Daniel Scioli y al intendente de San Isidro, el “radical K” Gustavo Posse, quienes fueron blanco de masivos silbidos al ser nombrados desde el escenario principal. Sin embargo, de la concentración no sólo participaron Juan Carlos Blumberg y el rabino Sergio Bergman, sino que se sumaron entrada la tarde el propio intendente Posse y el jefe de la Policía bonaerense, Daniel Salcedo, aunque no pudieron permanecer en el escenario y fueron despedidos con insultos.
“Nosotros nos hemos acostumbrado a esta situación de violencia. Y esto no nos puede pasar. Alguien tiene que hacer algo”, dijo Viviam Perrone, presidenta de las Madres del Dolor, presente en la manifestación en reclamo de mayor seguridad.
Antes de desconcentrarse, los vecinos pidieron “normas de emergencia de inmediata aplicación”: “la reeducación social efectiva para menores que delinquen; una batalla real contra el tráfico de drogas y armas; la finalización de la morigeración de penas para delincuentes peligrosos y la articulación entre instituciones estatales y ONG en la lucha contra la inseguridad”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario