Municipios bonaerenses pusieron en marcha relevamientos de comercios para identificar los negocios más baratos

El relevamiento es impulsado por la Federación Argentina de Municipios (FAM) y su ejecución está a cargo del intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi.
Participan además comunas de la zona norte, oeste y sur del Gran Buenos Aires, a las que en poco tiempo más se sumarán La Plata y el Gran La Plata, además de Bahía Blanca y Mar del Plata.
Si bien existe cierta uniformidad en los precios de los productos, los inspectores detectaron fuertes diferencias -del orden de 30%- en comercios que se encontraban a apenas una cuadra de distancia entre sí.
La directora de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial de Florencio Varela, Romina Barba, dijo a Télam que “hacemos un seguimiento de precios, pero no somos autoridad de aplicación” para sancionar en caso de observar variaciones exageradas.
“La autoridad de aplicación es la secretaría de Comercio Interior y ese poder no está delegado en los municipios”, aclaró.
Diego Fernández Garrido, secretario de Producción y Desarrollo de Almirante Brown, detalló por su parte que los controles en el distrito comenzaron a comienzos de mayo.
El funcionario dijo que los operativos abarcan a un centenar de comercioa, se hacen semanalmente y están a cargo de 24 empleados de las 11 delegaciones comunales que posee el municipio.
“Se relevan 440 productos de la canasta familiar, que incluyen alimentos, bebidas, artículos de higiene, limpieza y tocador”, comentó Fernández Garrido.
Las diferencias de precios suelen observarse al cotejar los principales centros urbanos -como Adrogué en el caso de Almirante Brown- con otras localidades importantes de partidos con estratos sociales más humildes.
“Esta diferencia de precio no tiene explicación y sólo refleja el aprovechamiento de parte de los comerciantes”, evaluó el funcionario comunal.
“Nosotros le pasamos los datos a la FAM y de allí luego surgirán listados y recomendaciones que esperamos que lleguen a distintas organizaciones para difundir la información”, manifestó Fernández Garrido.
Tras el proceso inicial de seguimiento y chequeo, el próximo paso será publicar -en Internet y otros medios- los lugares en los que la gente puede acceder a los productos a precios más bajos.
Fernández Garrido remarcó que el trabajo de los municipios no debe ser calificado como un “control de precios”.
“Se trata de un seguimiento con el cual los municipios contribuimos con el gobierno nacional en la defensa del salario de los trabajadores”, agregó el funcionario.
Barba recordó que en Florencio Varela los relevamientos se vienen haciendo desde 2005, e indicó que ahora se añadió el cotejo de precios de una serie de productos -en especial alimentos- a partir de un softwarte surgido de un convenio realizado entre la FAM, la secretaría de Comercio Interior y la UTN.
“Relevamos dos veces por semana los precios de 160 productos, principalmente alimentos, en 40 comercios, ya sean mercados, autoservicios, supermercados y almacenes”, señaló la funcionaria.
Por su parte, Ariel Pesachovich, director de Usarios y Consumidores de la Municipalidad de Lanús, dijo a Télam que también comenzó con los relevamientos de precios, aunque todavía no de forma periódica y sistemática.
Pasachovich advirtió sobre las “distorsiones” que se detectan en los comercios, aún cuando los proveedores mayoristas son los mismos, y destacó que en los operativos se comprobó la carencia de stock de aceites en los comercios.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario