Murió ?Moncho? Techeiro, sinónimo de música

Con suma consternación se conoció ayer la lamentable noticia del fallecimiento de Ramón Daniel “Moncho” Techeiro (75), vecino entrañable en la ciudad que supo ganarse el respeto y admiración por su trayectoria comercial y artística, fundamentalmente por su relación con la música y el culto de la amistad que supo ostentar con los más destacados del rubro.

El deceso se produjo ayer por la tarde en su casa de calle Rodríguez 457, por causas naturales,  y tomó intervención la casa velatoria Alessi y Manna, de calle Mitre 451, donde anoche iniciaba el velatorio en el depto. B, mientras que a las 11 se realizará la inhumación en el cementerio Pradera de Paz.

El apellido Techeiro estuvo desde siempre ligado al arte en general y a la música en particular, y Vereda Musical ha sido, sin lugar a dudas, la disquería preferida de los tandilenses. Cuando todo hacía parecer que con la masiva  piratería y la evidente caída del CD las disquerías comenzarían a bajar las persianas, regresaron los vinilos no sólo para los coleccionistas.  De allí que Moncho Techeiro se resistía a dejar su mundo, la música, ideando nuevas formas de atraer a los clientes, porque a los amigos nunca fue necesario llamarlos… van todos los días.

En una nota publicada el año pasado en La Vidriera se reseñaba sobre el personaje y su familia, que no sólo fueron vendedores de música sino actores, productores, cantantes, amigos de estrellas famosas del mundo del espectáculo y personas muy queridas en la ciudad y en los lugares donde todos supieron destacarse. Es que en esta familia: matrimonio con sus cuatro varones: Domingo Alberto “Mingo” y Ramón Daniel “Moncho”, los gemelos, Héctor “Pibe” y “Tati”, decidieron que éste sería su lugar en el mundo y en Tandil llegaron los últimos hijos: dos mujeres,  Graciela y Elvira. Todos destacándose por su amor por las cuestiones de la educación y el mundo del arte.

En aquel informe del suplemento dominical de este Diario, se describía la visita al subsuelo de la calle Rodríguez al 400 donde “Moncho” atendía su disquería,  Vereda Musical.

Allí se lo encontraba charlando con amigos, jóvenes, recorriendo las mesas de pósteres, mujeres mirando las hermosas reproducciones de Cezzane, Miró, Picasso, entre otras, en el marco de un fondo musical que llevaba a los setenta.

“En mi casa siempre estuvimos en un ambiente musical. Cantaba toda la familia. Muy chiquito conocí a Mario Clavell. Mucho más adelante, mi hermano mayor, Héctor ‘Pibe’, fue productor en la discográfica Columbia, actual Sony Music. Por eso conocimos cantidad de artistas junto con mis hermanos ‘Mingo’ y ‘Tati’”, supo recordar en aquella entrevista Moncho, y luego haría gala de sus amistades, tales como Sandro, Charly García, Marilina Ros, Hernán Figueroa Reyes, Jorge Cafrune, José Larralde, Miguel Saravia, Horacio Guaraní, Atahualpa… entre muchos otros.

En aquella extensa entrevista, La Vidriera le preguntaba si había pensado alguna vez en dejar Vereda Musical, y la respuesta fue tajante: No.

-¿Por qué no ha dejado el negocio?

-La música es mi vida.

Desde ayer, Moncho se llevó su música a otra parte, donde seguramente lo aguardan aquellos amigos y artistas que supieron conocerlo y disfrutar de su pasión. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario