Murió una nena de 11 años atragantada con un trozo de carne en un comedor escolar

La pequeña falleció en la víspera, como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio mientras era trasladada al hospital de esa ciudad, ubicada en el oeste provincial, cerca de Neuquén.
La noticia del deceso de la pequeña generó gran tensión e incidentes en el centro asistencial hacia el cual había sido trasladada, donde debió intervenir la Policía para calmar la situación. La tragedia conmocionó a la escuela 285 de Puente 83, ya que, al momento de ocurrir, en la institución se encontraban cerca de 150 chicos que almuerzan en el establecimiento. En tanto, se informó que la investigación quedó a cargo del juzgado de Alejandra Berenguer, que dispuso la realización de una autopsia que confirmó que la niña se asfixió con un pedazo de carne que le obstruyó las vías respiratorias medias.
Si bien en la escuela nadie quiso asegurar el tiempo que demoró la ambulancia en llegar, todos coincidieron en que “fue una eternidad”, de acuerdo con una información publicada hoy en el diario Río Negro. La nena, llamada Paola Ayelén, concurría a quinto grado y fue llevada al hospital por una unidad de traslado del nosocomio de Cinco Saltos, que pasaba por el lugar y fue detenida por los docentes.
El director de la escuela, Eduardo Quintero, relató cómo se sucedieron los hechos y explicó que la nena estaba almorzando cuando se dieron cuenta de que se había ahogado. “Se le hicieron los primeros auxilios e inmediatamente la llevamos al centro de salud que está al lado”, explicó. En ese lugar, “el enfermero intentó que expulsara lo que le obstruía las vías respiratorias pero sin suerte”, explicó el directivo. Mientras tanto, otros docentes se encargaron de llamar al 109 solicitando una ambulancia y también al servicio privado que contrata educación para la cobertura en las escuelas.
“Desde la salita, la mamá, que ya estaba en el lugar, y otros maestros salieron corriendo a la ruta porque no llegaba ninguna ambulancia. Fueron un montón de minutos, no sabemos cuántos, pero para nosotros fue una eternidad”, aseguró el director. En tanto, sus dichos fueron apoyados por personal del establecimiento que aseguró que “cuando subió (a la ambulancia) la nena estaba viva”. Sin embargo, esa ambulancia no era ninguna de las que habían solicitado sino una que venía de Fernández Oro y fue detenida en la ruta “Chica”, a unos 100 metros de la escuela.
Esta situación, sumada a la tensión del momento, produjo incidentes en el hospital “Pedro Moguillansky”: cuando los médicos salieron a informar a la familia sobre la muerte de la niña, hubo peleas, gritos y la agresión a uno de los profesionales, por lo que debió intervenir la Policía.
El jefe del distrito, Mario Villalba, justificó los incidentes “en el marco de desesperación que produjo la muerte de la niña”, aunque aseguró que por esos hechos no había ninguna denuncia policial. Por su lado, desde el Ministerio de Educación “se dispuso la inmediata instauración de la prevención sumarial para establecer las causas que originaron la dolorosa pérdida”, informaron en un comunicado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario