Nacho Alvarez Castillo, de Tandil llegó a Florencia

?Estoy en Firenze?, suelta con acento tano y se sorprende ante el llamado de este Diario. Una vez que sabe de dónde proviene la entrevista, la acepta gustoso y no sólo contesta, también pregunta con interés para saber cómo anda todo por Tandil.
-¿La casa te la da el club o la buscás vos por tu cuenta?
-No, me llevan ellos. Eso lo vemos con el club.
-Imagino que no sólo vos, también Richard Zarini (su representante) andaría por las nubes cuando salió la oportunidad de ir a la Fiorentina.
-Seee, él estaba acá conmigo en Italia y seguimos juntos las tratativas. El junto con Gustavo Ghezzi estuvieron cerca y estamos todos contentos. Y fue algo que surgió así, medio de golpe, y cuando salen tratativas así se tiene que cerrar rápido, sino la oportunidad pasa de largo.
-¿Cómo fue tu llegada al primer entrenamiento?
-Lo que pasa que llegué y me detectaron un problemita en la rodilla, el miércoles pasado y me operaron de meniscos. Fue algo que no saltó en la revisión médica y, bueno, ahora me estoy recuperando y espero en unos 20 ó 25 días poder arrancar.
-¿Quién fue el jugador que se te acercó y te tiró buena onda para hacerte sentir cómodo?
-No, vos sabés que todos. Uno por ahí se sorprende, porque no me lo esperaba, pero los jugadores que son figuras son los más macanudos.
-¿Alberto Gilardino? Con el que vas a pelear el puesto.
-Claro, bueno a él es uno de los que me refiero, es una de las figuras del equipo y tiene la mejor onda.
-Se podría decir que aprovechaste al máximo la oportunidad que te dio Lecce de competir en la Serie A, porque si no metías los 6 ó 7 goles que hiciste volvías a la B.
-Siií, ni hablar, ni hablar. La vez pasada me compraron del Pisa porque hice varios goles y después tuve la suerte de empezar bien. Después cuando cambió el técnico, no me quería mucho el nuevo y ya no jugué tanto. Pero ahora estoy tranquilo, esperando aprovechar esta oportunidad.
-Es difícil hacer goles en Italia?
-Defender, si te organizás bien, defienden todos? hacer goles es lo más difícil de todo en el fútbol y acá en Italia debe ser el lugar más complicado del mundo porque no hay ningún técnico que no sepa armarte buenas defensas.
-Te contrataron para ser suplente de Gilardino, ¿una de las claves para vos será estar precisamente muy tranquilo en los pocos momentos en que te toque entrar?
-Sí, me avisaron que tendré que estar atento, preparado y listo para cuando Gilardino no jugara.
-¿Y cuando es así quién te comunica que vas a ser suplente de entrada?
-No, cuando el director deportivo te llama, te explican todo eso y te consultan si estás dispuesto. Vamos a ver cómo sale todo, ahora estamos en fase preliminar de Champions y ojalá entremos así, entre tres competencias (Serie A, Coppa Italia y Champions), tengo un lugar.
-Vas caminando un día por Florencia y te cruzás con Batistuta, ¿qué le decís?
-Creo que no vive acá, je. No pero seguramente cuando viene cada tanto de vacaciones, viene a ver el equipo y lo veré.
-En Pisa te recibieron los tifosis como ?el? refuerzo, ¿ahora la presentación fue más humilde en Fiorentina?
-No, la verdad que me recibieron bárbaro, la gente está entusiasmada porque ya me conocían, Pisa está acá cerquita y los hinchas saben y conocen todo y como en Lecce ya le hice un gol a la Fiorentina, me tienen visto. A mí no me conoce nadie en Argentina, y en Italia, adonde voy, me conocen. De Argentina no me llamó nunca ningún club.
-¿Te enteraste que Independiente ascendió al Argentino B?
-Sí, sí, la otra vez vi un programa argentino que pasaba resúmenes del fútbol de ascenso y me sorprendí con la noticia, una alegría. Ganaron 3-0 la final, si mal no recuerdo.
-¿Y llamaste a alguno de los chicos para felicitarlo?
-No, no porque he perdido el contacto, no tengo los teléfonos ni los mails.
-¿Y que Chopi Izquierdo arregló y vuelve al club?
-Sí, lo leí por internet, entro siempre al diario. Con Chopi además sí estoy en contacto, somos muy amigos, cada vez que llego al país lo llamo y nos juntamos a tomar unos mates.
-¿Seguís manteniendo que te vas a retirar en Grupo o Richard te liberó de esa promesa?
-No, yo dije que si vuelvo a jugar en Tandil voy a hacerlo en Grupo pero no dije que me iba a retirar allá. Es muy distinto.
-Y que vuelvas a jugar en Tandil es muy difícil.
-No lo sé, yo creo que si dejo de jugar al fútbol, hoy en día, voy a dejar acá, en Italia.
-¿Pero a Tandil vas a volver a vivir?
-Sí, sí, sí, de eso no tengo dudas.
-Y por ahí te ponés a dar los últimos 10 finales que adeudás en la carrera de contador público y ya que estás te calzás los botines de nuevo?
-Je, je, je. Voy a estar re viejo ya, me van a re p? no me conviene, mejor que se acuerden de cuando andaba bien, de cuando corría mucho. Cuando vuelva no voy a poder ni correr. Y la carrera de contador tal vez la termine porque mi mujer también le queda poco y con los sacrificios que hicimos en su momento y si uno tiene la posibilidad y las ganas, sería lindo poder aprovecharlo.
-Mucha gente te debe decir: ?¡Qué lástima que no llegaste antes a la Serie A!?
-Ah, sí, sí, mucha. Pero bue? lo importante es que jugué. Antes, después, no pienso mucho en eso. Es como todo, ?éste si no se lesionaba llegaba?, dice la gente y no es así. En el fútbol por más que juegues bien no llegás. No quiere decir que llegues, detrás de un jugador de fútbol hay muchas cosas que no se ven. Ser un profesional no es fácil, hay muchos que juegan pero no son profesionales, es más importante ser profesional que jugar bien, hay gente que sin jugar bien llega a jugar, como creo que es mi caso. Yo no me creo un gran futbolista, soy un profesional y eso a la larga se paga. Vida sana, entrenar, en fin? yo te digo la verdad, cada vez me sorprendo más de mí mismo. Ojo, igualmente tenés que tener capacidad porque no es que las cosas pasan porque uno tiene suerte, pero si tenés constancia, entrenás, tiene buena vida y está bien acompañado, eso es muy importante. Estar tranquilo en ese sentido es lo más importante.
-Te acordás de alguien, estando en Tandil jugando de manera amateur con 23 ó 24 años, que siempre te decía ?vos si te dedicás vas a llegar muy lejos? y te hacía mucho hincapié en eso?
-Nooo, qué sé yo. Del único que me acuerdo siempre es de mi papá que me decía que yo era bueno jugando. Y yo le contestaba: ?Naaa, qué voy a ser bueno, vos me lo decís porque sos mi papá, pero yo no quiero jugar al fútbol, yo prefiero estudiar?. En realidad, creía más mi viejo en mí que yo. Igual eso es normal en los padres, je.
-¿Vos no sos tan apasionado por el fútbol que no te querías dedicar?
-Y? qué sé yo, prefería estudiar porque no me veía mucho futuro. Después cuando vine a Italia, vine porque me acompañó mi mujer, si ella no venía yo tampoco lo hacía.
-¿O sea que la mitad de los goles tuyos en Italia son mérito de la tandilense Carolina Supán?
-Sí, más o menos (risas). Más allá de que estés bien y en un lugar lindo, no es fácil estar lejos de tu familia. En realidad, para el que acompaña siempre es más difícil, porque yo entreno y hago lo que me gusta, pero el que te acompaña? y ahora ella al hacer de mamá (son padres de Tomás y Ana) todavía la tiene más difícil.


Para sugerir personajes a entrevistar o hacer comentarios en esta sección se pueden contactar vía e-mail a la casilla: luispepoibarra@yahoo.com.ar.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario