Necrológicas

 

 
 
 
MARIA CARMEN CEIDE de LUCERO
Cuando contaba con 83 años de edad, el pasado miércoles 10 del corriente se apagó la vida de María Carmen Ceide de Lucero, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
María nació en esta ciudad el 11 de marzo de 1929; en su juventud conformó su familia junto a sus hijos Stella Maris y Laura Mabel, que luego sumaron a sus hijos políticos y sus nietos Juan Marcelo Olivera, Lucía Berenier Olivera y Juan Francisco Sánchez. 
Sus hobbies eran trabajar en su quinta y cuidar de sus flores; además era muy querida por su familia y amigos.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
EDUARDO FLORENCIO HECTOR GARCIA
El pasado sábado 29 de setiembre dejó de existir Eduardo Florencio Héctor García, un querido y respetado hombre que contaba con 76 años de edad.
Eduardo nació en Las Flores el 28 de setiembre de 1936; pero hace muchos años que estaba radicado en esta ciudad, donde descansaba tranquilo y siempre se lo veía sentado en la puerta de su casa en los atardeceres de verano.
“Dejaste un vacío muy grande para todos los que te conocimos, hombre honesto, recto, pacífico, buen esposo que durante cuarenta años remamos juntos siempre, y por sobre todo muy buen padre. Siempre estarás presente”.
Tu esposa Rosa y tus hijos Lorena y Juan Manuel.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.
 
 
VICENTE LOZANO
Pesar y tristeza ha provocado la noticia del fallecimiento de Vicente Lozano, un querido y respetado hombre que contaba con 91 años de edad.
Don Vicente nació en esta ciudad el 30 de octubre de 1920 en un campo del paraje El Gallo, donde vivió toda su vida; era hijo de Vicenta Fernández y José María Lozano; fueron once hermanos, de los cuales hoy, sólo Dora queda con vida.
Cumplió con la conscripción en el Haras “General Lavalle”; luego contrajo enlace con Noemí Lanestosa, con que vivió 52 años de matrimonio y de cuya unión llegaron sus hijos: José, Graciela y Raúl.
Dedicó toda su vida a las tareas rurales en el campo “Santa Inés de la Sierra”, donde también disfrutó del cariño de sus siete nietos: José, Santiago, Milagros, Macarena, Luis, Juan y Martina.
Su gran pasión fueron los caballos y las jineteadas, era hincha de Boca Juniors y de Ford.
El pasado martes 9 del corriente murió a los 91 años, rodeado de sus seres más queridos que siempre lo recordarán, por buena persona, con mucho amor y cariño.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
EDUARDO BERNABE ROMERO
A los 70 años de edad, el pasado martes 9 del corriente se produjo la desaparición física de Eduardo Bernabé Romero, dejando pesar y dolor entre sus seres queridos.
Eduardo nació en Conscripto Bernardi (Entre Ríos) y desde muy joven se radicó en esta ciudad, dedicando su actividad laboral en tareas rurales, durante más de treinta años hasta alcanzar su merecida jubilación.
En plena juventud contrajo matrimonio con Dionisia Argentina Ayala y tuvieron dos hijos, uno de los cuales le dio tres nietos.
Será recordado eternamente por su esposa, sus hijos Analía Mabel y César Eduardo; sus hijos políticos Soledad y Esteban, junto a sus nietos Agustina, Benjamín y Franco.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
ANGELA MARIA RUIZ de CHAVEZ
Pesar y tristeza ha provocado la noticia del fallecimiento de Angela María Ruiz de Chavez, una querida y apreciada mujer que contaba con 88 años de edad.
Angela nació en esta ciudad el 24 de septiembre de 1924; estudió pero ya desde chica comenzó a trabajar.  Pasaron los años y conoció a Juan Angel Chavez con el que conformó su hogar y tuvieron tres hijas: María Cecilia, Susana Beatriz y Silvia Patricia.
Más tarde se separó de su esposo y ella se caracterizó por la crianza de sus hijas, tratando de brindarle todo lo que pudo; se destacó por ser una mujer dedicada, trabajadora, pura de corazón, que siempre trató de ayudar a todo aquel que lo necesitaba.
Así transcurrió su vida y aún después de jubilada dedicó unos años más a trabajar, era de esas personas que siempre, a pesar de todo, se mantenía ocupada.
Fiel madre, abuela de ocho nietos y bisabuela de tres bisnietos, vivió, disfrutó de la vida, plena y rodeada de gente que siempre la querrá y la recordará.  
Falleció el martes 9 del corriente y su familia agradece al personal de la Clínica Chacabuco y del Hospital Santamarina, por su amor incondicional.
“Hoy y siempre te recordaremos, te  amamos. Angela cuídanos desde donde estés”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
MARIA FORTINI
A los 93 años de edad, el pasado miércoles 3 del corriente se apagó la vida de María Fortini, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
María nació el 13 de abril de 1919; era hija de padres italianos, conformando una familia numerosa, con seis hijos, quince nietos y bisnietos.
“Dios me dijo: vas a llegar a la Tierra y te encontrarás con un ángel y le pregunté cómo lo voy a conocer y cómo lo voy a llamar. Dios me dijo: sólo dile mamá.
Te recordaremos con todo el amor, igual que el que vos nos diste todos estos años. Mamá, te amo”. 
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
NORMA LENI GOPAR de COCOLA
El pasado viernes 5 del corriente falleció Norma Leni Gopar de Cocola, una querida mujer que contaba con 73 años de edad, tras soportar los procesos de una larga enfermedad, con la cual peleó sin descanso y dignamente hasta el final.
Norma nació en Las Flores el 26 de noviembre de 1938; su papá Joaquín y su mamá Petrona, junto a sus hermanos Ada, Lia y Daniel.
Se vino a Tandil a los 21 años con su familia, para después hacer inmigrar también a Eduardo Cocola, su compañero de toda la vida y conformaron una familia con sus dos hijos: Adrián y Pablo, al igual que sus nietos Francisco, Pablo, Dana y Lucía a los cuales les dedicó todos sus esfuerzos.
Trabajó de modista y fue ama de casa  siempre; se vinculó desde muy joven con la vocación de servir a su iglesia de Luján, donde fue catequista, guía y colaboradora incansable, compartiendo y haciendo un gran número de amigas y amigos que la acompañaron hasta el final de sus días. También fue devota de la Virgen de Shoenstatt, donde siguió cosechando numerosas amistades.
Todos sus familiares y amigos lamentan con mucho dolor su desaparición física, pero saben que desde algún lugar del Cielo los cuida junto con Eduardo y que siempre estará en su corazón y en todos los lindos recuerdos que nos dejó.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.
 
 
BLANCA NELIDA DUPLEIX de LEGARRA
Tras soportar una breve dolencia y cuando contaba con 90 años de edad, falleció Blanca Nélida Dupleix de Legarra, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
Blanca nació en esta ciudad el 6 de agosto de 1922 y desde muy joven trabajó como tejedora; luego contrajo matrimonio con Dionisio Legarra (f) y tuvieron un hijo: Rodolfo Jorge Martin, que más tarde sumó a su nuera Mabel Susana Burgos y sus nietos María José, Rosario y Martín, destacándose con una laboriosa y trabajadora ama de casa.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
JESUS ANTONIO  MARQUEZ
A la edad de 68 años, el pasado sábado 29 de setiembre falleció Jesús Antonio Márquez, dejando tristeza y angustia entre sus familiares y amistades. 
“Cacho” Márquez nació en María Ignacia (Vela) y contaba con nueve hermanos.
Por razones de trabajo se radicó en Villa Cacique – Barker, donde conformó una hermosa familia junto a Irma, y tuvieron cinco hijos: Fabián, Sandra, Natalia, Ezequiel y Jorgelina, quienes junto a sus hijos políticos: Carola, Luis, Pablo y David, le dieron cuatro hermosos nietos: Solange, Franco, Luz y Gianna.
Pero en el año 2005, la vida le jugó una mala pasada, una cruel enfermedad le quitó a su hijo Ezequiel, lo cual le significó una gran pérdida que nunca pudo superar y que de a poco le fue quitando su hermosa sonrisa y la alegría de vivir. 
“Hoy están juntos como él quería y nosotros extrañándolos. Te queremos mucho y no te olvidaremos jamás”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
ROBERTO VICTOR SOTTOSANTI
El pasado viernes 5 del corriente dejó de existir Roberto Víctor Sottosanti, un querido y respetado hombre que contaba con 81 años de edad.
Roberto nació en Cacharí el 11 de marzo de 1931; transcurriendo su infancia junto a sus hermanos Héctor, Angela y Cristina.
Muy joven comenzó a trabajar como ayudante de cocina, lo cual después fue su oficio, en el que desarrolló su gusto por la cocina, alcanzando a ser chef de eventos y hoteles. Fue por ello que se radicó en esta ciudad,  conformando su hogar junto a su esposa Elvira y tuvieron dos hijos. Era un apasionado hincha de River Plate.
Hombre respetuoso, amable, de pocas palabras pero certeras, sabio y hombre de bien.
“Nos dejó su amor, sus ejemplos, su sabiduría, soportó el dolor en silencio, solo él supo cuanto.
Pasó unos días duros, en los que no alcanzó todo lo que hicimos para fortalecerlo… se fue un ser de luz.
Lo amamos y amamos tanto en su recuerdo, su esencia, estarán siempre guiando nuestros pasos. Dios así lo quiso y junto a él hoy estarás en paz, sin dolor.
Y nosotros recordando tu sonrisa franca y sincera. Se fue un gran hombre”.
Elvira, María Laura, Pablo, María y su nieta Camila.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.
 
 
JORGE OMAR VALLS
El pasado miércoles 10 del corriente, se fue de este mundo Jorge Omar Valls, un querido y conocido hombre que contaba con 73 años de edad.
“El Flaco” Valls –como lo conocían sus amigos- había nacido en esta ciudad el 1 de octubre de 1939, siendo el menor de seis hermanos; cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 2 “Carlos Pellegrini” y en la Academia Vulcano recibió su título de Tenedor de Libros.
Su primer trabajo fue el de cadete en Tienda La Capital, y más adelante trabajó durante 25 años en la Imprenta y Librería Tandil, posteriormente formó su propio proyecto hasta su merecida jubilación.
En 1971 contrajo enlace con Elsa Tita Sanz y formaron juntos una hermosa familia, manteniéndose unidos en las buenas como también en las malas. Tuvieron dos hijas: María Julia y Laura, que más tarde sumaron a sus hijos políticos Diego Espinar y Vladan Bronzobich; regalándoles cuatro hermosos nietos: Agustina y Rosario Espinar, Yerka y Mirko Bronzobich.
Fue un hombre muy querido por todos los que tuvieron la fortuna de conocerlo.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.
 
 
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario