Necrológicas

 

 

NECROLOGICAS

MARIA EMILIA DE ANGELIS DE RETEGUI
El pasado sábado 4 del corriente se apagó la vida de María Emilia De Angelis de Retegui, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
María Emilia, nacida en María Ignacia (Vela) hace 85 años; su infancia transcurrió en el campo que poseían sus padres, y junto a sus hermanos.
Formó su hogar junto a su esposo Aniceto Retegui (f), instalándose también en el campo en la zona de Fulton, en el cual nacieron sus tres hijas.
Su vida fue de intenso trabajo y honradez, dedicada al hogar y a su familia. De profesión modista, en la cual supo cosechar amistades y ayudar a quien lo necesitara, siempre rodeada de sus nietos.
Fue una mamá y abuela que siempre esperaba en su mesa con ricas comidas a todos.
Con un patio lleno de frutales y flores perfumadas era su hogar alegre. Ya de mayor compartió el negocio de venta de lanas junto a una  de sus hijas, donde también dedicó su tiempo a los tejidos de punto.
Llega su partida y deja a sus hijas y seres queridos sumidos en el dolor, pero sabiendo que sembró buenas semillas. ¡Nos deja un rico recuerdo!
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.

MARIA COBREROS DE JULIARENA
 A los 98 años de edad, el pasado sábado 11 del corriente falleció María Cobreros de Juliarena, dejando tristeza y dolor entre sus seres queridos.
María nació en Mazza (La Pampa) el 18 de junio de 1910, era hija de descendientes españoles, siendo la mayor de sus hermanos Delfina, José, Alberto y Antonio (todos ya fallecidos).
Se crió y vivió en el campo la mayor parte de su infancia y juventud. Sus mayores recuerdos estaban ligados al paraje La Pastora del partido de Tandil.
Se casó con Matías Juliarena (a) el 20 de agosto de 1938 y unos diez años después se radicaron con sus tres hijos: Carlos, Miguel (a) y Ana María, en San Manuel (Lobería), donde instalaron el Bar y Confitería Ideal y una despensa anexa.
En 1959, el matrimonio se traslada a esta ciudad, abriendo una despensa en avenida Machado; al enviudar en 1978, continúa durante algún tiempo al frente del comercio hasta su retiro definitivo.
Fue una mujer de fuertes convicciones y principios firmes e inclaudicables. Los valores a los que adhería fueron la honestidad, la justicia y la ?fortaleza de carácter? que constituían para ella ?la dignidad de la persona?. Probablemente estas características le permitieron soportar tantas pérdidas de vida y sobre todo la de su hijo Miguel, fallecido a la temprana edad de 60 años, de cuya ausencia nunca se recuperó.
Fue una apasionada lectora y hasta casi el final de su larga vida se mantuvo muy informada y preocupada por las cuestiones sociopolíticas de nuestro país.
El pasado 18 de junio celebró su cumpleaños rodeada de sus hijos, nueve nietos, diez bisnietos, sobrinos y demás familiares.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el Cementerio Municipal.

RUBEN MIGUEL FERRARI                                           
El pasado jueves 2 del corriente falleció Rubén Miguel Ferrari y su hija Mónica escribió este recuerdo:
?Querido viejo, gracias a Dios este simbronazo que nos da a veces la vida me llegó en un momento en que estoy tan fortalecida espiritualmente que mi tristeza por tu desaparición física no es más grande que la alegría de saber que estás junto a tus seres queridos, junto a tu adorado Negro y sé que ahora en más voy a tener tres ángeles protectores que guiarán mis pasos hasta el final de mis días.
Le doy gracias a Dios por haber tenido un papá como vos y como dice San Agustín: ?Nos volveremos a ver en transfiguración avanzando por los senderos nuevos de la vida, bebiendo a los pies de Dios, un néctar del cual nadie se saciará jamás?.
Sus restos recibieron cremación en el cementerio de Necochea.

AGUSTINA NELIDA MARTINELLI
Pesar y tristeza ha provocado la noticia del fallecimiento de Agustina Nélida Martinelli, una querida y estimada mujer que contaba con 83 años de edad.
La ?Abuela Tota? había nacido el 11 de agosto de 1925 en Olivos, provincia de Buenos Aires, lugar donde residió hasta febrero de 1990, momento en el cual se mudó a la ciudad de Tandil.
A pesar de su limitada condición, el 2 de abril de 2006 ?Tota? decidió dedicar su vida a ser ?testigo de Jehová?.
Hoy es recordada con mucho amor, por haber sido una madre excepcional y una gran suegra y abuela por sus hijas: Mabel y Alicia, su yerno Marcelo, sus nietos: Karina, Marito, Paola, Alejandro, Romina, Ariel, Sol, Jorge, Yanina y Belén; además de su bisnieto Agustín.
Todos ellos le cumplieron su deseo de ser cremada y sus restos depositados en la ciudad de Necochea.
Su familia agradece el consuelo y apoyo brindado por seres queridos, amigos y hermanos espirituales.

ARGIMIRO IRENE PACHECO
El pasado martes 14 del corriente dejó de existir Argimiro Irene Pacheco, un conocido y respetado hombre que contaba con 87 años de edad.
?Coco? Pacheco había nacido el 23 de julio de 1921 en Tres Arroyos, pero desde muy joven vivió en esta ciudad, dedicando su actividad laboral por espacio de más de treinta años en la Oficina de Obras Públicas de la Municipalidad.
También incursionó en el deporte, jugó al fútbol defendiendo los colores de su amado Ramón Santamarina y además fue entrenador del básquetbol femenino, actividades todas donde era muy querido.

Dedicatoria
?Coco nuestro: pocos han leído lo que escribo. Uya, mirá ahora. A vos también te gustaba escribir. Sobre la mesa quedaron tus lapiceras y tu cuaderno.
Y nosotros todavía vagamos por la casa buscando quién arregle enchufes, alguien que ponga clavos y tornillos, o que simplemente riegue las plantas o traiga el pan calentito para el desayuno y nos lleve en el Jeep o nos reciba en su oficina como cuando éramos chicos.
Estos eran tus actos de amor, pero el más grande fue dormirte el mismo día que decidiste  hacer feliz a tu ?Pety? hace más de cincuenta años. ¡Sabemos que nos estás cuidando!
Los tuyos   

ESTHER JULIA DIAZ DE CONTI
A la edad de 70 años se produjo la desaparición física de Esther Julia Díaz de Conti, causando dolor y pesar entre sus familiares y amistades.
Julia nació 19 de abril de 1938 en Indio Rico; junto a sus hijas, hijo político, nietos, nietas políticas y bisnietos formó una hermosa familia en esta ciudad.
El pasado  miércoles 8 del corriente partió de este mundo dejando un vacío muy grande en el corazón de cada integrante de su familia, quienes la recuerdan con mucho amor y ruegan que descanse en paz. Su alegría permanecerá junto ellos por siempre.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ARMANDO ALBERTO DI SANTORO
Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Armando Alberto Di Santoro, un querido y respetado hombre que contaba con 56 años de edad.
Alberto nació en esta ciudad el 5 de junio de 1952, cursó sus estudios en la Escuela 11 y más tarde comenzó a trabajar en la empresa Transporte Villa Aguirre; luego se fue a Rosario, desempeñándose en una compañía de seguros; después volvió a su terruño y ayudó a su padre Domingo en una empresa de venta de camiones. Cuando su progenitor falleció, desarrolló su actividad laboral en Remís Tandil. Era una persona apasionada de la pesca y del fútbol.
Estaba casado con Marta Magdaleno y fue buen padre de sus hijos Gastón, María Belén y Fernando (f); que más tarde se sumó a la familia su hijo político Alejandro Pagliaro y sus nietos Sebastián y Estefanía.
Su partida de este mundo también es lamentada por su madre Cecilia Fernández de Di Santoro y sus hermanos Alicia y Hugo; sus suegros René y Enrique; al igual que sus cuñados Graciela, Cristian, Mariela y Daniel; sus sobrinos Esteban, Mercedes, Hugo, Nicolás, Martín, Marcos y Alejo, quienes piden una oración en su memoria.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

NILDA MARGARITA ROLON DE GOÑI
Inesperadamente, el pasado viernes 10 del corriente, a la edad de 50 años, se apagó la vida de Nilda Margarita Rolón de Goñi, causando dolor y pesar entre sus familiares y amigos.
Nilda nació en La Negra, partido de Necochea, el 22 de octubre de 1957; era hija del matrimonio integrado por Vicenta Videla y Cornelio Rolón, viviendo en la localidad de Barker hasta que conoció a Rodolfo Goñi, con quien luego de cuatro años de noviazgo se casaron y se radicaron definitivamente en esta ciudad, donde luego fueron naciendo sus hijos: Verónica, Rodolfo y Jorgelina.
Laboralmente, se desempeñó como una eficiente empleada comercial y ama de casa. Trabajó toda su vida y la muerte la sorprendió en la plenitud de sus sueños.
Fue una mujer luchadora, con un corazón grande, humilde y generoso. Una gran persona, querida y respetada por quienes tuvieron la suerte de conocerla, siempre alegre y cordial.
?Bruscamente, nos deja sin su presencia física, pero con un hermoso testimonio de ganas de vivir y un gran ejemplo de lucha y fortaleza.
Quizá deba ser ésa la lección de vida que nos dejó: luchar cada momento con trabajo honesto y pensar en el futuro de los nuestros.
Queremos que sepas que siempre te recordaremos como lo más grande y sobre todo como un ejemplo de vida.
Tu partida nos ha dejado una gran tristeza y un gran dolor a todos, pero sabemos que desde donde estés vos vas a seguir cuidándonos y guiándonos por el mejor camino. Siempre te vamos a amar… fuiste una gran hija, madre y esposa.
Te vamos a extrañar mucho: tus hijos: Verónica, Rodolfo, Jorgelina y tu esposo Rodolfo?.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el cementerio parque Pradera de Paz.

ESTEBAN OLINTO BONEPELCHE
Pesar y angustia  ha provocado el fallecimiento de Esteban Olinto Bonepelche, un querido y respetado hombre que contaba con 80 años.
Esteban nació el 23 de noviembre de 1927 en Rauch, donde vivió hasta 1947 cumpliendo tareas rurales. Más tarde se trasladó a esta ciudad, dedicando su actividad laboral a la construcción, la que realizó con dedicación, eficiencia y entusiasmo.
Conformó su hogar en 1958 junto a su esposa Nelly de Caso, con quien compartió alegrías y tristezas, estando muy pronto a celebrar sus Bodas de Oro. Fue padre de tres hijos: Vilma, Cristina y Javier, disfrutando del cariño de sus nietos: Florencia, Santiago, Irene, Victoria, Matías y Esteban.
Durante su existencia, pasaron muchas anécdotas, muchos momentos compartidos, nostalgias del ayer, enseñanzas para hoy y que mañana quedarán en la memoria de su descendencia y de sus amigos.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

Dedicatoria
?Hasta siempre abuelo querido. Descansa en paz ¡Te vamos a extrañar mucho!
          Tus nietos

MARTA LUISA ELISSONDO DE TUCULET
A la edad de 82 años, el pasado viernes 3 del corriente falleció Marta Luisa Elissondo de Tuculet, causando tristeza y pesar entre sus familiares y amistades.
Marta Luisa había nacido en esta ciudad el 25 de abril de 1926, era hija de Pedro Elissondo y Chichina Brivio, criándose junto a dos hermanos.
En su juventud contrajo matrimonio con Eduardo Martín Tuculet, con quien tuvo a sus cuatro hijos: tres mujeres y un varón, quienes con el transcurrir del tiempo le dieron la alegría de disfrutar a 13 nietos y más tarde a ocho bisnietos.
Fue una gran mujer abocada a la crianza y educación de sus hijos, siempre atendiéndolos. Sus días los disfrutaba en el cuidado de su jardín y jugando al golf, o practicando equitación, siempre le gustó combinar el deporte con la vida al aire libre.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

BRUNO MANUEL DIEGUEZ
Tras no poder soportar una tercera operación a su corazón, en la media mañana del pasado domingo 12 del corriente, en el Hospital ?Sor María Ludovica?, de La Plata,  se apagó la vida de Bruno Manuel Diéguez, de tan sólo ocho años de edad.
Bruno había nacido en esta ciudad el 10 de agosto de 2000, concurriendo desde niño al jardín de infantes Trompita, del Sindicato de Trabajadores Municipales y luego al jardín San Francisco de Asís; comenzando después sus estudios primarios en la Escuela 44 de Fulton, donde cursaba el segundo año.
Le gustaban los videojuegos, que practicaba asiduamente; su programa preferido eran ?Los Simpsons? y era un fanático de Michael Jackson y también hincha de Boca Juniors, especialmente del mellizo Guillermo Barros Schelotto, con quien tenía fotos autografiadas. Además visitó La Bombonera y el museo del club de sus amores.
A pesar de su corta edad y sus continuos viajes a la capital provincial para atender su salud, fue un niño que viajó intensamente para conocer distintos paisajes bonaerenses, tales como Necochea, Mar del Plata y Claromecó, cuyas playas supieron de sus andanzas; también visitó los lagos de Bariloche y disfrutó de sus picos nevados.
Aquí ha dejado sin consuelo a su mamá Paula Diéguez; a sus abuelos Rosa y Eduardo; a sus tíos Francisco y Marcos, Guillermo, Natalia y Enrique, y Andrés, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

JUAN RAMON ORELLANA CANALES
A los 74 años de edad, el pasado martes 14 del corriente dejó de existir Juan Ramón Orellana Canales, causando dolor y angustia entre sus seres queridos.
Juan nació el 9 de septiembre de 1932 en la ciudad chilena de La Moneda; cuando contaba con tan sólo 16 años, junto a sus tres hermanos decidieron afincarse en Argentina, país que adoptaron como suyo.
Aquí conformó su familia junto a Blanca Eva Lendi y de esa unión nacieron sus diez hijos: Carlos, Cristina, Luis, José, Víctor, Daniel, María, Fabio, Angeles y Paola.
Con el paso del tiempo se fueron sumando sus hijos políticos: Rubén, Rosa, Jorgelina, Gladys, Raúl, Hugo y Elida; además de 19 nietos y cinco bisnietos.
Su actividad laboral, desde muy joven, la dedicó a la minería y más tarde a la construcción, hasta recibir su merecida jubilación.
?Su ausencia nos provoca mucha tristeza, ya que fue un padre ejemplar. Ahora, al saber que estás con Dios, siempre te llevaremos en nuestros corazones y jamás te olvidaremos. El amor, nuestro amor hacia vos no muere, Papito, como tampoco desaparecerá tu esencia y siempre tu espíritu luchador no acompañará y desde el cielo nos guiará?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

Dedicatoria
?Con tus ojos color marrón, y tu risa brilla en mi corazón.
A la noche cuando me duermo, siempre sueño con vos, la primera estrellita que sale en el Cielo, es la tuya, que nos estás sonriendo.
Tus nietitos y bisnietos: Ruth, Benjamín y Carolina, Cristian, Facundo, Bruno y Agustín?.

HEBE NILDA RIPOLI DE PICASSO
El pasado sábado 4 del corriente falleció Hebe Nilda Rípoli de Picasso, una querida y estimada mujer que contaba con 76 años.
Nilda había nacido en Laprida el 8 de marzo de 1932, en el seno de una familia con tres hermanos.
Formó una hermosa familia junto a sus dos hijos, Silvia Graciela y Alberto Carlos, a los cuales amó y cuidó hasta el cansancio, cuidando que nunca les faltase nada. La vida le dio la dicha de los nietos, Octavio, Sofía, María Laura, Marcelo y Andrea, y la alegría fue más grande con la llegada de su bisnieto, Agustín.
Laboralmente, durante muchos años se desempeñó en la peluquería De Marco.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario