Necrológicas

ELVIRA GONZALEZ de IDIART
 El pasado lunes 3 del corriente se apagó la vida de Elvira González de Idiart, una querida y estimada mujer que contaba con 92 años de edad.
?Julia?, como la llamaban sus seres queridos, nació el 2 de junio de 1916 en Balcarce, en el seno de una familia rural, donde transcurrió su infancia y parte de su juventud, junto a sus padres y a sus siete hermanos.
En 1949 se casó con don Arturo Idiart y  ambos se radicaron en esta ciudad. A partir de ese momento, ella se dedicó a las tareas del hogar y al cuidado de sus dos hijos: Norma y Omar.
Con el paso de los años, el cariño y la dedicación que ?Julia? brindó a sus hijos, se hicieron extensivos a sus hijos políticos, a sus tres nietos y a sus dos bisnietos.
Quienes la conocieron durante el largo tiempo que transcurrió entre nosotros, recordarán por siempre su amabilidad, su simpatía, su sentido del humor y su infatigable voluntad por atender a todos sus familiares y amigos que se acercaban a su casa. Su ausencia dejará en los corazones un espacio muy difícil de ocupar.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ELISA NOEMI ESQUIROS de RODRIGUEZ
 Cuando contaba con 56 años de edad, el pasado jueves 30 de octubre se produjo el fallecimiento de Elisa Noemí Esquiros de Rodríguez, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
Tras soportar varios días de internación, dejó sin consuelo a sus hijos Marcelo, Marcela, Nancy, Juan y Matías, quienes recuerdan a ella como a una persona sencilla, compañera, activa, trabajadora, humana y con muchas ganas de vivir.
Sus tiempos libres los disfrutaba con su familia y allegados, que la extrañan mucho, la quieren y la echarán de menos.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

ARNOLDO OSCAR BERTOTTI
 Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia de la desaparición física de Arnoldo Oscar Bertotti, un querido y respetado hombre que contaba con 81 años de edad
?Toto? Bertotti había nacido en Junín el 10 de marzo de 1927; cuando cumplió la mayoría de edad ingresó al Ferrocarril General Roca, en los talleres de Remedios de Escalada.
A los 20 años se trasladó a esta ciudad para cumplir con el servicio militar obligatorio, en la Base Aérea Militar. Aquí conoció a quien sería su esposa, Adela Calvi (f),  con quien tuvo cinco hijos: Olga, Oscar. Néstor (f), Mirta y Norma, que con el tiempo le sumaron a la familia a sus hijos políticos y más tarde, la alegría de disfrutar de sus nietos y bisnietos.
Desempeñó su actividad laboral en la Estación local, hasta alcanzar su merecida jubilación.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

PEMEÑIA FLORENTINA GUTIERREZ de GAUDEANO
 El pasado sábado 1 de noviembre se apagó la vida de Pemeñia Florentina Gutiérrez de Gaudeano, y sus seres queridos la recuerdan así:
?Cuando falleció mi tía Inés, la herida de nuestro corazón se mitigó con la fraternal solidaridad con que nos colmó el generoso aliento de nuestros amigos.
Hoy tras la muerte de mi madre, única sobreviviente de esta querida familia, esa misma manifestación de sincera  amistad multiplicada en incontenibles expresiones de dolor compartido, atenúa nuestra pena y fortalece nuestro consuelo frente a la vida que nos convoca. 
Por eso, deseo expresar públicamente mi agradecimiento al Hogar IAM, al esfuerzo de los médicos de la Clínica Chacabuco y a su plantel incansable de enfermeras y mucamas del tercer piso,  que se prodigaron hasta límites que exceden los del deber profesional para confundirse con los del sentimiento humanitario que ennoblece toda profesión y jerarquiza a quien la ejerce. A todos, ¡mi profunda gratitud!?.
      Tu hija, nietos y bisnietos.     

LUIS MARIA ?CACHO? DEL FRESNO 
 El pasado lunes 3 del corriente dejó de existir Luis María ?Cacho? Del Fresno y sus seres queridos lo recuerdan así:
?Nosotros lo sabemos, pero a su vez nos llena de orgullo escuchar de tanta gente decir que fuiste un símbolo de responsabilidad y decencia, un joyero artesano dedicado a tu habilidoso trabajo durante más de 50 años? y, como un juego del destino, para hacerle honor a tu querida profesión elegiste justo el día del joyero para dejarnos. ¡Y cuánto nos dejás! ¡Tantos recuerdos, tantas anécdotas, tanta dedicación, tanto amor!
Aún no podemos creer que te hayas ido, pero poquito a poquito nos vamos donde cuenta que no pudiste seguir sin tu compañera de vida que sólo hacía 10 días que había partido y que tampoco ella pudo gozar de la felicidad eterna sin vos y te llamó. ¡Qué historia de amor! y qué orgullo para nosotros, ser descendencia de ese amor.
Cachito, viejito querido? ¡te vamos a extrañar tanto!
Te recordamos con todo nuestro amor: tu hija Mirta Mariana, tu hijo político Daniel Miranda, tus nietas Maria Carolina, Maria Natalia y Maria Eugenia, tus nietos políticos Marco De Luca y Santiago Rasmussen, tus bisnietos Ángeles, Martín e Ignacio Rasmussen, demás familiares y amigos?.
Sus restos, previo oficio religioso, fueron inhumados en el cementerio Praderas de Paz. Su alma descansa en compañía del Señor.

MARGARITA BEATRIZ ORONS de SIMONETTA
De forma inesperada, el pasado martes 28 de octubre se apagó la vida de Margarita Beatriz Orons de Simonetta, que nació en Rauch el 28 de mayo de 1947; desde muy chica se radicó en esta ciudad junto a sus padres Alejandro Orons y Margarita Islas de Orons, al igual que sus dos hermanas: Mirta y Olga.
Muy joven contrajo matrimonio con Juan Salvador Simonetta, su compañero amado quien estuvo a su lado hasta el último minuto de su vida; madre protectora, consejera y amiga de Sebastián Alejandro, Juan Esteban y Maximiliano Andrés, a los cuales amó y cuidó, hasta que Dios se la llevó.
La vida le brindó para su felicidad dos nietos que amó con el alma: Tobías y Manuela, y a sus nueras: Paula, Natalia y Valeria. Entre los seres queridos también están sus sobrinas, sobrinos y cuñados.

?Hola mamá: Te fuiste diciendo que en un par de días regresabas, te esperamos, sé que Dios te llevó por ser una persona muy especial, pero también me pregunto, ¿por qué tan lejos?  ¿No imaginó que nosotros también te necesitábamos?
Nos quedamos con la angustia de que ya no podremos verte, tocarte ni besarte más.
Por si no lo sabías yo te amé y te amaré siempre, me hacías reír, llorar, a veces enojar, pero al cabo de cinco minutos volvíamos a ser amigos.
Ya te extrañamos todos, no se explica cómo es tan grande el vacío y el dolor?no se sabe cómo seguir, cómo superarlo.
Te adoro tanto que no me doy cuenta y pienso que un día, al llegar a casa, vas a estar ahí, esperándome, para charlar entre mates y me cuentes cómo se porto Tobi? El también va a extrañarte mucho y Maxi, que estando lejos, no le faltaban ni aun así, tus mimos y cuidados; Seba te ama y tampoco entiende el porqué, y mucho menos tu amado compañero del alma, papá. Nada, ni siquiera estas palabras, alcanzan para decirte lo que te amamos y que seguirás siendo la mejor mamá y esposa.
Un beso grande y acordate que ? te esperábamos?.  Juan E.

?Abuelita: Hoy pregunté, cómo es que en el Cielo había una estrella más. Mami y papi me contaron que era el brillo de un ángel que subió para seguir cuidando de mí, desde el Cielo y que ese ángel me amaba?
Entonces me di cuenta de que eras vos, mi abuelita querida, tenés que saber que nunca voy a olvidarte, voy a extrañarte y nunca voy a dejar de quererte mucho, mucho.
Un besotote y un abrazo gigante?. Tobías.

Dedicatoria

?Te fuiste inesperadamente, querida amiga. Toda nuestra familia te va a extrañar.
Con mi madre, casi todas las mañanas la llamabas por teléfono y pasaban largo rato hablando y a mí todos los sábados me decías ?hola Nena? y también charlábamos muchísimo de la familia que tanto querías (tu marido, hijos y nietos), estabas siempre pendiente de ellos: ¡madraza total!
Esposa increíble, desde el Cielo igualmente los estarás cuidando como siempre.
En nosotros dejaste un gran vacío difícil de reemplazar. Jamás te olvidaremos?. Gladys, Carlos, Mónica, Cecilia, Roberta, José Luis, Roxana y Lorena Jiménez.

CESAR FADON
El pasado viernes 24 de octubre se produjo el fallecimiento de César Fadón, un querido y respetado hombre que contaba con 93 años de edad.
Don César había nacido el 2 de diciembre de 1914 en nuestra ciudad, era hijo de Alberto y Elena, inmigrantes italianos, en el seno de una familia con cuatro hermanos.
Cuando tenía 12 años, su papá falleció y él comenzó a trabajar como picapedrero hasta el año 1950, cuando pasó a desempeñarse como camionero transportando piedra, participando con su trabajo en la construcción del dique de nuestra ciudad.
Luego ingresó en la empresa Loimar, donde estuvo hasta 1983, momento en el que obtuvo su tan merecida jubilación luego de muchos años de arduo trabajo.
En su juventud contrajo matrimonio con Nilda Rosa Moizze (f), con quien conformó una familia con dos hijos: Héctor y Jorge. Más tarde, la vida le dio la posibilidad de poder disfrutar de cuatro hermosos nietos: Claudia, Jorge, Natalia y Juan Manuel y también de su bisnieta Valentina.
Sus últimos años se los dedicó a la familia y al cuidado de su quinta, actividad que disfrutaba mucho.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

JOSE ANTONIO RODICIO
 Cuando contaba con 62 años, el pasado lunes 27 de octubre dejó de existir José Antonio Rodicio, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
José Antonio había nacido en esta ciudad el 25 de mayo de 1946, cursó estudios primarios en la Escuela 21 de Villa Italia y luego egresó de la Escuela Técnica ?Ing. Felipe Senillosa? como mecánico.
Desde muy joven comenzó con su actividad laboral, como repartidor de leche para la firma Magnasco, manejó un taxi y después ingresó al Automóvil Club Argentino, donde estuvo trabajando por espacio de treinta años. Actualmente era el encargado del camión de auxilios.
Era buen padre de tres hijos: José Javier (f), Mauricio Alberto y Fernando José, que más tarde le dieron la alegría de disfrutar del cariño de cinco nietos: Ezequiel, Nahuel, María Victoria, Joaquín y Camila.
Su pasión era la pesca de pejerrey, actividad que solía practicar periódicamente junto a su grupo de amigos, quienes hoy lamentan profundamente su partida.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el cementerio parque Pradera de Paz.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario