Necrológicas

CARLOS OSCAR BRUNI
 Tras soportar los procesos de una prolongada dolencia y cuando contaba con 78 años de edad, el pasado domingo 9 del corriente dejó de existir Carlos Oscar Bruni, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
?Carlitos? Bruni había nacido en esta ciudad el 11 de septiembre de 1930. Desde muy joven se dedicó a la actividad comercial, donde había cosechado innumerables amigos y actualmente estaba disfrutando de su merecida jubilación.
También incursionó en el deporte, defendiendo los colores de su querido club Gimnasia y Esgrima.
Conformó un cálido hogar junto a su esposa Mónica Etchecopar y su hijo Germán Bruni Etchecopar, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el Cementerio Municipal.

MARGARITA LUISA MALERBI de GARCIA
 Con pesar y tristeza ha sido recibida la noticia del fallecimiento de Margarita Luisa Malerbi de García, una querida mujer que contaba con 88 años de edad.
Margarita era nativa de esta ciudad. En 1941 contrajo matrimonio con Luis Segundo García, de profesión mecánico, dedicándose a la crianza y educación de sus hijos Mirta Haydee G. de Bertolotti (f) y Rubén Edgardo, que con el tiempo sumaron a la familia a sus hijos políticos Mauricio Bertolotti (f) y Graciela Amalia Vaz de García.
Su partida es lamentada por sus nietos: Silvina Marisa y Gemma Mariela Bertolotti García de Martínez; María José, María Noé, María Fernanda y Martín Javier García Vaz; además de sus bisnietos Florencia y Diego Martínez Bertolotti; al igual que su nieto político Alberto Martínez.
Era una persona a la que le gustaba mucho las plantas, cuidar de su jardín y estar rodeada de gente querida en su hogar.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

SATURNINA POCORENA SANTISTEBAN
 Con sus 104 años, el pasado viernes 7 del corriente partió para reunirse con el Señor, doña Saturnina Pocorena Santisteban, causando dolor entre sus familiares, amigos y vecinos del barrio de 14 de Julio al 900.
Saturnina había nacido en Linsuain, Navarra (España), el 10 de febrero de 1904. Al comenzar la Primera Guerra Mundial, sus padres decidieron venirse a la Argentina, viviendo en distintos lugares, hasta que en plena juventud se radicaron en esta ciudad, donde se casó y se dedicó a la crianza de sus hijos Nélida, Francisco, Raquel y Jorge.
Fue una mujer que tuvo una vida de lucha y muchos sacrificios, que ella supo llevar adelante con su trabajo y su bonhomía. También integraba la Tercera Orden Carmelitana.
Su partida de este mundo, también es lamentada por hijos políticos, nietos, bisnietos y tataranietos.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

JULIO PEDRO IOCCA
 El pasado lunes 10 de noviembre falleció Julio Pedro Iocca, un conocido y respetado hombre que contaba con 73 años de edad; sus seres queridos lo recuerdan así:
?Fue llevado al país de la vida. ¿Para qué hacer preguntas? Su morada, desde ahora, es el descanso, y su vestido, la luz. Para siempre.
Silencio y paz. ¿Qué sabemos nosotros? Dios mío, Señor de la historia y dueño del ayer y del mañana, en tus manos están las llaves de la vida y de la muerte.
Sin preguntarnos, lo llevaste contigo a la morada santa, y nosotros cerramos nuestros ojos, bajamos la frente y simplemente te decimos: está bien.
Silencio y paz. La música fue sumergida en las aguas profundas, y todas las nostalgias gravitan sobre las llanuras infinitas. Se acabó el combate. Ya no habrá para él lágrimas, ni llanto, ni sobresaltos.
El sol brillará por siempre sobre su frente, y una paz tangible asegurará definitivamente sus fronteras.
Señor de la vida y dueño de nuestros destinos, en tus manos depositamos silenciosamente este ser entrañable que se nos fue.
Duerma su alma inmortal para siempre en la paz eterna, en tu seno insondable y amoroso, ¡oh Padre de la misericordia!
Silencio y paz?.
           Marta

NELIDA ESTHER PETTERSSON de MAROCCHI
 A los 81 años de edad, el pasado jueves 6 de noviembre falleció Nélida Esther Pettersson de Marocchi, causando profundo dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
?Nené? había nacido en Necochea el 16 de julio de 1927. En Tandil, egresó en la promoción ´47 de la Escuela Normal Mixta ?Gral. José de San Martín?, como maestra y un promedio de 8,75. Luego continuó sus estudios para alcanzar el profesorado e hizo cursos de capacitación directiva en el ISER.
Obtuvo el profesorado técnico del 74 al 77 y había realizado numerosos cursos de perfeccionamiento docente en psicología educacional del adolescente, planeamiento, docente en teoría del aprendizaje, planificación y evaluación, didáctica general, seguridad e higiene industrial, etcétera.
Desempeñó su actividad laboral como maestra. Ganó por concurso el cargo de inspectora de Enseñanza Primaria; fue profesora de la Escuela Nacional de Educación Técnica ?Felipe Senillosa?, dictando geografía humana, historia, moral y cívica.
Había conformado su hogar junto a su esposo, el profesor Omar Américo Marocchi y también libró una dolorosa e imparable lucha para encontrar a su hijo Omar, desaparecido el 18 de septiembre de 1976. Integró entidades defensoras de Derechos Humanos, participando del grupo Madres de Plaza de Mayo, cuando aún no portaban los pañuelos blancos.
Sus nietos fueron la compensación que el destino les entregó tras la pérdida de su hijo y a ellos se apegó con toda su pasión de abuela.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.
?Porque nos enseñaste a no darnos por vencidos ni aún vencidos. Y que más allá de las circunstancias que nos toquen vivir hay que ser una buena persona.
Sos un regalo que nos dio la vida.
Vas a vivir por siempre en nosotros. Y los nietos de tus nietos van a saber de todas y cada una de tus historias.
Dentro de nosotros hay una luz que es tuya y sólo tuya y jamás se va a apagar. Te amamos?.
                                                  Palabras para Nené, la Yayi.
        Hamlet Lima Quintana

Dedicatoria

?Después de todo, la muerte es una gran farsante.
La muerte miente cuando anuncia que se robará la vida, como si se pudiera cortar la primavera.
Porque al final de cuentas, la muerte sólo puede robarnos el tiempo, las oportunidades de sonreír, de comer una manzana, de decir algún discurso, de pisar el suelo que se ama, de encender el amor de cada día.
De dar la mano, de tocar la guitarra, de transitar la esperanza.
Sólo nos cambia los espacios. Los lugares donde extender el cuerpo, bailar bajo la luna o cruzar a nado un río. Habitar una cama, llegar a otra vereda, sentarse en una rama, descolgarse cantando de todas las ventanas.
Eso puede hacer la muerte.
Pero, ¿robar la vida? Robar la vida no puede.
No puede concretar esa farsa porque la vida, la vida es una antorcha que va de mano en mano, de hombre a hombre, de semilla en semilla, una transferencia que no tiene regreso, un infinito viaje hacia el futuro, como una luz que aparta irremediablemente las tinieblas?.
 

ADELINA SOFIA
 El pasado martes 11 de noviembre se apagó la vida de Adelina Sofía Passucci, y sus seres queridos la recuerdan así:
?Choli: Sos y serás tía, mamá, hermana, amiga y maestra de cada uno de nosotros.
Nos dejás el más hermoso legado: ser tolerante, ponerse en el lugar del otro, encontrar lo positivo, dar con alegría sin esperar nada a cambio, amar sin límites. Simplemente honrar a la vida.
Durante tus noventa años supiste hacer de tu compañía y de tu casa un pequeño paraíso en la tierra que tenía sus puertas siempre abiertas para cada uno de nosotros.
Tus sobrinos, sobrinos políticos, sobrinos nietos, sobrinos nietos políticos y sobrinos bisnietos y amigos le rogamos a Dios que te recompense con su amor y paz. Hoy y siempre te amamos y te amaremos mucho, mucho, mucho?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

OSCAR JAVIER CACCIATO
 Con muestras de congoja y consternación fue recibida la noticia del inesperado fallecimiento de Oscar Javier Cacciato, cuyo deceso ocurrió el pasado sábado 1 del corriente a la temprana edad de 39 años.
Oscar era una persona muy respetuosa, alegre y con un gran corazón; sus seres queridos ruegan una plegaria para que su alma esté con Dios y en paz descanse.
Su hija, su nieta, su hijo político, sus hermanos Guillermo, Jorge, Liliana, Julio y Rosana, sus sobrinos y sobrinos nietos lo recordarán eternamente.

MIGUEL EUSTAQUIO SANTIAGO HUTTON
 A la edad de 73 años, el pasado domingo 9 del corriente falleció Miguel Eustaquio Santiago Hutton, un querido hombre nacido en Inglaterra pero con gran arraigo en esta ciudad. Sus seres queridos lo recuerdan así:
?Mike, mi amigo: Gracias por ser valiente, por ser un caballero, por ser sabio, por ser un gran amigo.
Gracias por haber amado tanto a tu familia pero, también, a todos nosotros.
Gracias por haber amado tanto a la Argentina, por haber venido a la Argentina,
¡Fuiste el más correntino de los argentinos!
Gracias por ser pionero, por los surcos que abriste, por la galería con que nos protegiste.
Gracias por haberte comprometido a fondo.
Gracias por tu compromiso con la realidad que en cada caso te tocó vivir. Desde la Argentina profunda.
Gracias por fin, por tu familia, por nuestra querida familia que te quiso con devoción y que te admira con esa introspección y sencillez que has encarnado mejor que nadie.
Es curioso, hablamos mucho pero no de Dios. Ahora, me doy cuenta, no hacía falta. ¡Dios hablaba a través tuyo, de cada gesto, de cada acción, de tu misma vida!
Y no me despido.
Porque los que creemos que esto es un paso a la vida eterna, confiamos, esperanzadamente, compartir contigo la Gloria de Dios, igual que en tus atardeceres correntinos, cuando a nosotros, también, se nos junten el Cielo y la Tierra.
Gracias, Mike. Gracias?.

– – – – – –

Predica del pastor Martín Olesen, acerca de Michael Hutton

(Génesis 2: 4-9)
?Alabado sea Dios, padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos.
Dios ha creado a cada uno de sus hijos, ha soplado sobre ellos, y les ha dado su espíritu animándolos a vivir la gran aventura de la vida.
Cada uno de nosotros puede sentirse impulsado por Dios para vivir, para dejarse llevar por el espíritu de Dios, para disfrutar de tantas bellezas que se nos ofrecen, para contemplar tan diversos amaneceres, para disfrutar del viento fresco de la tarde, para sentir el arrullo del agua o la tibieza del sol.
Si no podemos disfrutar de estas cosas estamos en problemas. Pues todo esto está hecho para todos, algunos logran disfrutarlo, otros no.
Michael supo disfrutarlo, y esto daba sentido a su vida. Disfrutar los regalos de Dios, ya sea en Inglaterra, en Corrientes, en Tandil o donde fuese. En todos lados Dios le daba la oportunidad del goce que entrega el disfrute, y él lo hizo. A veces pienso que sino disfrutamos de la vida estamos ofendiendo a Dios, que nos ha hecho tan maravilloso regalo.
Es cierto, no todo es tan sencillo en la vida, solemos decir cuando nos ponemos pesimistas. ¿Qué hacemos con las dificultades, con los problemas? ¿No son estas situaciones obstáculos para el disfrute?
Nadie está exento de dificultades. Algunos más, otros menos.
Tampoco estuvo exento Michael de estas dificultades.
Llevar el título de ?Chico de la guerra? seguro que fue un obstáculo. Tener que vivir en la casi austeridad total, donde papas y carne seguro que eran un lujo, no le impidieron disfrutar de la vida. Ser el chofer de un carro tirado por un chivo para llevar a sus hermanos al colegio seguro que fue para él un regalo de Dios. Y más aún, recibir un subsidio del estado para alimentar al chivo.
Aquí también podríamos hablar de bombas y de hambre, pero Michael contó a sus hijos sobre el chivo, y ellos recuerdan esa bella historia.
Conocí algunas de sus desventuras al llegar a Corrientes, un lugar tan diferente a su Inglaterra natal, un lugar tan alejado de la civilización, un lugar inhóspito pero, a su vez, fascinante para una pareja inglesa. Pero también conocí sobre un  Michael pleno y feliz arriba de su caballo, disfrutando de la inmensidad de una tierra que no parece tener fin, pudiendo disfrutar de los nuevos regalos que Dios le hacía. Logró su sueño llegando a ser administrador de la Cabaña Garruchos, la primera Cabaña de Brahman  registrada en el país. Por ultimo, pasó 20 años en Murucuyá concretando la donación de 17.500 hectáreas por el botánico danés, ?Dr. Troels Myndel Pedersen?, a la Administración de Parques Nacionales. 
También  conocí a un Michael que llegó a Tandil, tan diferente a Corrientes. Y aquí también pudo disfrutar de los beneficios de la ciudad, aunque nunca sin dejar de extrañar la inmensidad correntina. Cambió caballo por auto, y esto no fue sencillo.
La vida de Michael fue de cambios, y cambios radicales. Los cambios no fueron gratuitos, debió trabajar muy duro para alcanzar sus objetivos.
Trabajó y trabajó, subiendo la cuesta, con fuerza y tenacidad, hasta llegar a la cima tan esperada, tan ansiada. Y disfrutar, no sólo de estar en la cima, sino también de subir la cuesta. No siempre es sencillo disfrutar de esto, y recordar con cariño y alegría el esfuerzo realizado.
¡Cuántas cimas debió escalar Michael!
Algunas solo, otras junto a sus hermanos, otras con su esposa, otras con sus hijos, también escaló con sus nietos. Muchas las escaló con amigos. El podía empujar, pero también disfrutar. El conducía el chivo, pero también disfrutaba.
Para muchos lo más difícil no es escalar, sino bajar la cima y tener que volver a empezar. Muchos podemos decir: ?No, basta, no quiero volver a subir, no tengo fuerzas, stop?.
Pero Michael no bajaba los brazos y disfrutaba de estar en la cima, y también de tener que escalar otra vez.
Este último tiempo fue de subir otra vez, de escalar. Ahora las fuerzas físicas comenzaban a escasear, y le costaba subir. Pero igual lo disfrutaba, y lo compartía. Y subió, y subió, y alcanzó nuevamente la cima.
Ahora está en la cima, ahora tiene un bellísimo paisaje frente a sus ojos, ahora está totalmente deslumbrado ante lo que ve. Sus ojos no pueden dejar de mirar. Ahora no mira ningún paisaje inglés, correntino o tandilense. Sus ojos contemplan el paraíso, el lugar más hermoso que pudiéramos imaginar.
Podemos cerrar los ojos e imaginarlo a Michael en este momento, con su sombrero puesto, encima de su caballo, deleitándose con la belleza que Dios le preparó: el Paraíso celestial.
Que la paz alcanzada por Michael ahora pueda inundar nuestros corazones, darnos alivio, y también fuerzas para poder escalar nuevas cimas, como siempre lo hizo Michael.
Algún día nosotros también subiremos esa cima que acaba de subir él, y podremos compartir las bellezas celestiales preparadas por Dios, y podremos gozarnos también en el reencuentro.
Que Dios nos fortalezca en esta esperanza?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron cremación en el cementerio Las Acacias, de Necochea.

LIA ROSA SCHENCK DEL CORSO de RAMOS
 Tras soportar los procesos de una prolongada dolencia,  el pasado lunes 10 del corriente se apagó la vida de Lía Rosa Schenck Del Corso de Ramos, una querida y apreciada mujer que contaba con 62 años de edad.
Lía era nativa de Juan Lacroce, Colonia (Uruguay), lugar donde nació un 17 de diciembre de 1945. En su juventud se casó con Reynaldo Ramos (F) y tuvo a sus hijas Analía y Liliana. En febrero de 1970 se vinieron a la Argentina, directamente a Tandil donde nacieron sus hijos Aldo y Mariano, siendo una eficiente y trabajadora ama de casa. También era una mujer que le gustaban las plantas, cuidaba de su jardín, hacía manualidades y tejía.
Su partida, también es lamentada por sus hijos políticos Rolando Lenzi, Mariano Ruiz y Guillermina Fernández, al igual que sus nietos: Florencia, Lucía, Agustín, Gonzalo, Franco, Abril, Manuela y Camila, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

HORACIO AMERICO GOYENECHE
 De manera inesperada, el pasado martes 11 del corriente se produjo la desaparición física de Horacio Américo Goyeneche, un conocido y respetado hombre que contaba con 68 años de edad.
?Goyo? era nativo de esta ciudad y toda su existencia transcurrió en la zona rural, trabajando en campos de Gardey, en Colonia Mariano Moreno y en Azucena.
Era una buena persona, un hombre apasionado por la naturaleza, por el campo y por los caballos.
Sus restos descansan en el Cementerio Municipal.

MARTA RAQUEL PAYERO de ACEVEDO
 El pasado sábado 8 de noviembre se apagó la vida de Marta Raquel Payero de Acevedo, una querida y apreciada mujer que contaba con 75 años de edad.
Marta nació en esta ciudad el 19 de abril de 1933; después de una gran lucha por quedarse entre nosotros, se entregó a Dios.
?Después de tanto sufrimiento, aunque tu corazón no se rendía, quería seguir luchando como lo hiciste, siempre por tus siete hijos?.
?Mamá: Fuiste buena compañera de tu esposo, buena persona, abuela muy querida por todos sus nietos y bisnietos; pero como madre nunca vamos a olvidar lo luchadora que fuiste en las buenas y en las malas. Siempre estuviste con nosotros y siempre te vamos a recordar. Te queremos tanto que es muy difícil aceptar que ya no estás?.
(Cristina, Roberto, Miriam, Fernando, Sonia, Sergio y Daniel).

MABEL ALICIA BRODERS de IRIGOIN
 Cuando contaba con 68 años de edad, el pasado sábado 8 del corriente se apagó la vida de Mabel Alicia Broders de Irigoin, dejando pesar y tristeza entre familiares y amigos.
Siendo muy joven contrajo matrimonio con Pedro Irigoin, de cuya unión nació su hija Liliana.
Fue una luchadora incansable ante todas las adversidades. Dedicó su vida al trabajo donde cosechó, con su bondad, infinidad de amigos.
Sola y con mucho sacrificio cuidó a su madre Alicia, entregándole toda su dedicación y amor, como así también a sus nietos Juan Carlos y Juan Pablo, quienes estuvieron a su lado hasta el último momento.
Esa maldita enfermedad no le dio tregua, la misma que le quitó a su padre Alberto y a su hermana Yolanda. Luchó durante seis largos años y cuando parecía vencerla, otra vez resurgió y ya no pudo más.
?Mamita hermosa: No encuentro consuelo para tanto dolor pero doy gracias a Dios por haber podido compartir este último año como nunca… teníamos proyectos y nos divertíamos junto a tu yerno Gustavo, pero la vida le dijo basta a tu sufrimiento.
También te extraño mamá. Todo me recuerda a vos. Será muy difícil continuar. Sólo pienso que los ángeles nos estarían envidiando demasiado, porque fuiste, sos y serás siempre ¡la mejor mamá del mundo!
Estarás dentro de mí y de todos tus seres queridos hasta nuestro fin ¡Te quiero, te adoro, te amo!?.   
          Tu hija.

JOSE ANGEL ARENA
 Con muestras de dolor y angustia fue recibida la noticia del fallecimiento de José Angel Arena, un querido y respetado hombre que contaba con 69 años de edad.
José había nacido el 25 de mayo de 1939 en Saldungaray, partido de Torquins, pero desde muy niño se radicó en esta ciudad.
Desde muy joven, se dedicó a la construcción. Contrajo matrimonio con María Ester Echenique, siendo buen padre de sus seis hijos: Roxana, Luis, Silvia, Ernesto, Julia y Eduardo, además de disfrutar de sus nietos y bisnietos.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.

EMILIA PETRONA IBARRA de ECHEVERRIA
 Tras soportar los procesos de una breve dolencia, el pasado viernes 7 del corriente dejó de existir Emilia Petrona Ibarra de Echeverría, una querida y estimada mujer que contaba con 72 años de edad.
?La Emilia? había nacido en esta ciudad el  30 de mayo de 1936. Desde muy joven desarrolló su actividad laboral como enfermera en el Hospital Municipal ?Ramón Santamarina? y estaba casada con Jorge Echeverría.
Era una mujer a la que le gustaban las plantas y las flores, por eso su jardín era una belleza de gran magnitud.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ANIBAL LEDESMA
 El pasado viernes 7 del corriente, tras unos días de internación, falleció Aníbal Ledesma, un querido hombre que contaba con 72 años de edad.
Aníbal había nacido en Rauch el 25 de marzo de 1931. Desde muy joven se dedicó a las tareas rurales, conformando una familia junto a Delmira Souto, con quien tuvo siete hijos: Rosa, Aníbal, Carlos (f), Juan, Ricardo, Paula y Nélida.
Hacía tiempo que estaba radicado en esta ciudad, donde se desempeñó en el ramo de la construcción, trabajando hasta alcanzar su merecida jubilación.
Además pudo disfrutar de sus trece nietos: Sergio ?Balín?, Daniela, Cristian, Noelia, Jorge, Ezequiel, Mauro, Aldana, Simón, Fabián, Pamela, Alexis, Enzo y de sus seis bisnietos: Matías, Braian, Federico, Facundo, Sebastián y Jesús, quienes lo cuidaron hasta sus últimos momentos.

Dedicatoria

?Hay un caballo que se ha quedado sin jinete: la bici verde en la que vos siempre viajabas. La llamabas ?mi caballo?,  ?¡yo subo a mi caballo y salgo!?, decías.
Ha quedado estacionada en tu casa esperando que regreses. Tantas veces te llevó a trabajar, emponchado con tanto frío o transpirando de tanto calor, con la pala y el pico a cuesta, la lucha, el cansancio y tu esfuerzo. Tu bici siempre te acompañaba.
Mirá que hacía mucho tiempo que tu rodilla estaba estropeada y vos andabas igual. Pero ahora se acercó un ángel del Cielo, te tomó entre sus brazos y te llevó. Ese ángel ¿se habrá llamado Carlos?, ese hijo tuyo que hace muchos años partió, ¡yo digo que sí!
Papito adorado jamás te olvidaremos, nos dejaste una pena inmensa en nuestros corazones y una herida que no sanará jamás.
    (Tus hijos, hijos políticos, nietos y bisnietos).

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario