Necrológicas

 

ABEL CESAR ACUÑA
 Tras soportar los procesos de una prolongada dolencia y cuando contaba con 85 años de edad, el pasado viernes 21 del corriente dejó de existir Abel César Acuña, causando dolor y pesar entre sus familiares y amigos.
Abel había nacido en San Javier (Santa Fe) el 16 de febrero de 1923. A los 13 años ingresó a la Escuela de Gendarmería y a los 21 fue destinado a cumplir servicios en Río Turbio y Punta Arenas (Chile); cumplió el contrato y pasó a depender de YPF.
Más tarde incursionó en política, siendo un activo integrante del Partido Justicialista, se postuló como candidato, ganó las elecciones y pasó a ser diputado de la provincia de Santa Cruz.
También fue un apasionado pescador deportivo, participando en concursos del surubí en Reconquista; además fue tirador, llegando a ser número dos en el ranking argentino de la especialidad.
Hacía varios años que estaba radicado en esta ciudad, viviendo en el barrio de calle Alberdi al 1100.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.

VICENTE OSCAR EGUSQUIZA
 Inesperadamente, en la ciudad de La Plata falleció el doctor Vicente Oscar Egusquiza, un querido hijo de nuestra ciudad.
Desde muy joven se radicó en esa ciudad, donde cursó estudios en la Universidad platense, recibiéndose de doctor en Medicina y posteriormente se especializó en Cirugía de Ortopedia.
Su imprevista desaparición física a los 67 años, ha causado consternación en ambas ciudades, donde era ampliamente conocido y respetado por su personalidad, bonomía y la dedicación con que desempeñó  en la profesión elegida.
Fue un hombre que supo cumplir con el don que Dios le asignó. Se convirtió en un exitoso profesional. Su modestia no permitiría semejante halago, ya que silenciosamente ejerció su carrera con amor y simpatía, ganándose el cariño de sus pacientes, en especial el de los más pequeños en el Hospital de Niños ?Sor María Ludovica?. Allí, el servicio de ortopedia y traumatología lo vio desempeñarse desde residente hasta su jubilación.
Su espíritu activo e inquieto lo animaron a continuar ejerciendo en el ámbito privado hasta el momento de su deceso.
Sus amigos, compañeros y colegas lo despidieron expresando: ?Nuestro gran querido Vasco, excelente persona, amigo y profesional, maestro y consejero.
Recientemente había festejado sus 50 años de egresado como bachiller, compartiendo una velada feliz con sus compañeros de promoción, ocasión en que se presentó luciendo orgulloso la medalla otorgada en 1958. Luego estuvo con sus hijos, sus nietos y demás familiares tandileros: volver a Tandil le regocijaba el alma.
Cariñoso con su familia y sus amigos, en sus nietos vio fructificado su existir. Su sola presencia era signo de amor tierno y apacible, respaldo seguro en lo personal y profesional.
Dios le permitió pasar serenamente a la eternidad, para encontrar la paz por el deber cumplido. Ese será el consuelo para todos sus seres queridos?.

LUIS ALBERTO BOYNE
 Cuando contaba  con 52 años de edad, el pasado 22 del corriente falleció Luis Alberto Boyne. Sus seres queridos lo recuerdan así:
?Querido Luis: En tu paso por esta vida nos supiste demostrar la buena persona que eras.
Compartimos momentos felices y otros no tanto; vos sabés a qué me refiero. Nunca creí que Dios te querría junto a él de esta manera tan súbita; sólo el tiempo podrá cicatrizar nuestro dolor.
Recuerdo tus palabras que siempre me decías: ?No sufrás por mí, cuando yo ya no esté aquí?. Pero no puedo dejar de sentir esta tristeza y dolor.
Sé que ahora dejarás de sufrir porque estás en los brazos de quien siempre nombrabas con tanto amor y cariño de hijo.
Nosotros te llevaremos siempre en nuestros corazones: Erica, Agustinita, Hugo, Fabiana, Heber y yo: Marta?.

 

YOLANDA BEATRIZ ROMANO de FERNANDEZ
 El pasado jueves 20 de noviembre partió de nuestras vidas Yolanda Beatriz Romano de Fernández, causando un profundo dolor entre sus familiares y amistades.
?Chicha? era una mujer muy querida por sus más allegados, con quienes ella pasaba sus tiempos libres y recordaba cada cumpleaños; durante sus 65 años de vida siempre le gustó ser coqueta, perfumarse y arreglarse.
?Mamá: Te fuiste diciendo que muy pronto regresabas, pero tu corta e inesperada enfermedad hizo que Dios te llevara con él por ser tan especial. Desde algún lugar cumplirás tu deseo de ver crecer a tus nietos y seguro cumpliste el de estar con
papá.
Siempre te recordaremos y te llevaremos en nuestros corazones, aunque nos quede la angustia de ya no poder besarte, abrazarte y decirte cuánto te queremos. ¡Te extrañaremos! El próximo 13 de diciembre cumplirías 66 años?.
 

JOSEFA FELICIANA de BORAGINA
 A la edad de 77 años, el pasado sábado 15 del corriente falleció Josefa Feliciana de Boragina y sus seres queridos la recuerdan así:
?Desde muy chiquita 18 brazos te cobijaron. Hay Nona, Nona, Nonita… como uno más de tus caprichos te nos fuiste de las manos.
Pero estamos muy tranquilos porque sabemos cuando miramos al Cielo que allá arriba un gran amor te estará esperando. ¡Que descansen en paz!?.
Sus restos descansan en el Cementerio Municipal.

TERESA MURRONE de MAREGA                                       
 El pasado lunes 17 de noviembre se apagó la vida de Teresa Murrone de Marega, una querida mujer que contaba con 66 años de edad. Su familia la recuerda así:
?Tere: Sólo te decimos hasta luego. Descansa en los brazos de nuestro Señor ¡Te amamos!?.
                                                     (Tu esposo, hijas, nietos y yernos).

BEATRIZ HORTENSIA ROSALES de LOPEZ
 Con pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Beatriz Hortensia Rosales de López, una apreciada mujer que contaba  con 63 años de edad.
?Nona, la noche del 19 de noviembre, ¡fue tan grande la sorpresa de saber que ya no ibas a estar entre nosotros! Surgió todo tan de repente y doloroso para todos que hoy a once días de tu partida nos parece mentira que ya te hayas ido.
Siempre fuiste ?devota de tu familia?, estarás siempre en nuestros corazones, tan alegre como vos lo eras.
Siempre te recordarán tus hijas, yernos, nueras, nietos, bisnietos y nietos políticos.
Sus seres queridos agradecemos especialmente a Hilda Dinucci y familia, por estar y darle sus primeros auxilios. ¡Te amamos!?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

MARIA POPOVICH  de SIGANDA
 A los 83 años de edad, el pasado martes 25 del corriente falleció María Popovich de Siganda, causando profundo dolor y tristeza entre sus familiares y amigos.
María nació el 1 de noviembre de 1925; era hija de María Rosa y Spaso; junto a sus hermanas Elisa, Elena, ?Tacio?, Marcos, Alejandro y Emilio.
Muy joven cursó estudios de confección, tarea que adoraba hacer; contrajo matrimonio con Martín Antonio Siganda (f), compañero fiel durante toda su vida, con quien formó un hogar y tuvo dos hijos: Martín Antonio (f) y Mirta Haydée, que unió a la familia a su hijo político Néstor Manuel Boulanger.
Gran compañera de su hija, vivió y ayudó a criar a sus tres nietos: Pamela, Martín y Florencia. Su bisnieto Benjamín fue la compensación que el destino le entregó tras la muerte de su querido hijo.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

Dedicatoria
?Busco, busco y todavía no encuentro ninguna explicación, ¿por qué nos dejaste?, no nos diste ningún aviso, no tuvimos tiempo de despedirnos como merecíamos.
Eras brava, pero buena como pocas. Mamá no tiene con quien compartir sus mates, aunque con papá eran solamente tres. Falta quien acompañe a Benja cuando se manda alguna macana, quien rezongue cuando Néstor entra y no espera a clientes afuera.
Nos falta la persona a quien le dábamos el parte cuando volvíamos a casa. En fin, nos falta algo muy importante, tu cariño y tu presencia.
Siempre viví las muertes como algo que estaba marcado, y tenía que pasar, pero a vos no ¡a vos no te tenía que pasar nunca, jamás!
Te vamos a extrañar abuela. ¡Te amamos!?.
       Pame, Martín y Florencia.

SARA VIRGINIA LIERNUR de FIGUEROA
 El pasado martes 18 del corriente se apagó la vida de Sara Virginia Liernur de Figueroa, una querida y estimada mujer que contaba con 85 años de edad.
Sara nació en esta ciudad el 13 de noviembre de 1923; en su juventud se casó con Alberto Figueroa (f), tuvo tres hijos, cinco nietos y seis bisnietos.
Desarrolló su actividad laboral como integrante de las Rosadas Voluntarias del Hospital Municipal ?Ramón Santamarina?, donde cosechó muchas amistades y fue una persona muy querida como vecina del barrio de calle Belgrano al 500.
Sus hijos, nietos, hermana y sobrinos, piden una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el cementerio parque Pradera de Paz.

ELENA TELLO de FELICE
 A la edad de 80 años, el pasado martes 25 del corriente dejó de existir  Elena Tello de Felice, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
Elena nació en María Ignacia (Vela) el 1 de noviembre de 1928; llegó a esta ciudad en 1943 con su familia, radicándose en el paraje Molino Progreso, siendo muy joven acompañando a la familia Guinea.
Más tarde contrajo matrimonio Mariano Juan Felice (f) y tuvieron dos hijos, que luego le dieron nietos y bisnietos. Fue una madre  ejemplar y trabajadora, desempeñándose como doméstica, hasta que se retiró por problemas de salud.
Desde hacía mucho tiempo integraba el Centro de Jubilados, pasando buenos momentos con sus compañeros y amigos, al ritmo del tango y el folclore, y ahora ha dejado un vacío entre sus compañeros de todos los domingos.
?Tus hijos, nietos y bisnietos siempre te recordarán. Tus hermanos no te olvidaremos, te fuiste pero siempre estarás con nosotros como si te fueras en un largo viaje y en algún momento nos reencontraremos. Sabemos que Dios y la Virgen te recogieron en sus brazos.  Elena ¡descansa en paz!?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

CARLOS ALBERTO RODRIGUEZ
 Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Carlos Alberto Rodríguez, un conocido y respetado hombre que contaba con 58 años de edad. 
Carlos había nacido en Tres Arroyos el 5 de febrero de 1950; era hijo de Carmen Guillén y Conrado Rodríguez (f), desempeñando su actividad laboral como empleado de Liggerini Hermanos, Casa Sparo, Namuncurá y en Remís Sol hasta que enfermó.
Su partida, también es lamentada por sus hermanos Oscar, Roberto y Jorge; su cuñada Edith Casal; sus sobrinas Guillermina, Erica y Carolina, además de sus sobrinos nietos, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

JULIA ADELINA MONTOYA de GUERRERO
 El sábado pasado se apagó la vida de Julia Adelina Montoya de Guerrero, una querida y apreciada mujer con 73 años de edad.
Julia había nacido en esta ciudad el 4 de mayo de 1935; era hija de inmigrantes españoles, se crió en una familia numerosa, acostumbrada desde chica a las tareas del campo, alternando con los juegos y ocurrencias de sus hermanos.
Luego conoció a quien iba a ser su compañero para toda la vida: Cecilio Guerrero, con quien construyó una gran familia, la cual se dedicó a educar y guiar con el ejemplo, la honradez y los buenos valores.
Fue excelente mujer, hermana, esposa, madre y amiga.
Sus hijos Isabel Julia, Pedro Antonio y Juan Carlos, sólo tienen palabras de eterno agradecimiento hacia ella por la dedicación y el amor recibido, y a Dios por haberle dado una madre tan grande y buena.
La familia, también está constituida por sus hijos políticos: Néstor Fabián Navarro y Analía Conforti; además de sus nietos: Valeria Anahí, Gonzalo Emanuel, Daiana Ayelén y Belén Navarro, Leo Roberto y Lucía Patricia Guerrero.
?Todos, junto a nuestro padre, notamos con mucha tristeza su ausencia física pero siempre nos acompañará una gran herencia: sus enseñanzas, y recordaremos los buenos momentos que pasamos junto a ella.
Mil gracias, viejita querida, siempre vas a estar en nuestro corazón?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

OSVALDO ARGENTINO DIEZ
 Tras una breve dolencia, el pasado viernes 21 del corriente dejó de existir Osvaldo Argentino Diez, más conocido como ?El Bebe?, cuando contaba con 86 años de edad.
Oriundo de esta ciudad, cursó sus estudios en el Colegio San José, egresando como Tenedor de Libros en aquellos años, para incorporarse posteriormente y rápidamente a la empresa fundada por su padre, ?El Bilbaino?, de ramos generales y acopiadora de cereales, entre otros menesteres, que vinculó a muchos habitantes de la ciudad; él se ocupaba del área administrativa y de representante como cerealista, donde participó activamente durante años en los insertos comerciales de la empresa familiar hasta 1968, cuando se produjo su cierre.
El 29 de octubre de 1946 contrajo matrimonio con René M. Valmadre, con quien el mes pasado festejó sus 62 años de casados. Tuvieron tres hijos: María Luján, Alberto Osvaldo y Benigno Marcelo; los dos primeros realizaron sus vidas familiares fuera de la ciudad, mientras que el último desarrolla su actividad como docente en Tandil.
Acompañado por más de cincuenta años por una hija del corazón: Teresa Acosta, hasta el día de su deceso. Era hijo de Benigno Diez y Agustina Miqueo, y hermano de Noemí Angélica Diez de Aimoretti, quien está radicada en La Plata.
Su hobby era el tiro con pistola en el entonces Tiro Federal, representando a esta ciudad, donde se coronó campeón y fuera instructor durante los años 1943/44, transmitiendo destrezas y habilidades a sus hijos y nietos.
Luego de algunos años difíciles que le planteó la vida, trabajó como administrativo con su gran amigo ?Fito? Roca en la Farmacia Colón, desde 1974 hasta la desaparición física de su amigo, pero continuó en la misma tarea con Nidia Coustarot, hasta 1996 donde definitivamente pasó a gozar de su jubilación.
También desarrolló actividades con responsabilidad dentro del consorcio de ?La Tandilense?, edificio donde vivió feliz junto a su esposa, hijos, hijos políticos, nietos y últimamente disfrutando de sus bisnietos.
?Osvaldo: Te vamos a extrañar mucho, te recordaremos por siempre y rezaremos una oración cada día por tu descanso eterno, junto a ?Cali?, tu hijo político tan querido, que se fue recientemente. ¡Un beso grande!?. (Tu esposa e hijos).

ANTONIA JESUS FERNANDEZ CANO de GIGENA
 El pasado viernes 21 del corriente se apagó la vida de Antonia Jesús Fernández Cano de Gigena, quien contaba con 84 años de edad.
Antonia nació en Antas, Almería, provincia de Andalucía (España) el 19 de junio de 1924; era hija de María Cano y Juan Fernández Rodrigo, quienes se radicaron en este país cuando ella contaba con sólo tres años de edad.
Aquí nacieron el resto de sus hermanos; siendo muy joven se casó con Belisario Peñín, de quien al poco tiempo quedó viuda, con sus dos pequeños hijos: Juan Carlos y Haydee.
Tiempo después contrajo matrimonio con Juan Ciriaco Gigena (f) y nacieron entonces sus dos hijos menores: Mirta (f) y Jorge, radicándose en el paraje El Solcito, hasta su posterior y definitivo traslada a la ciudad.
Ya instalados aquí y con su innegable espíritu emprendedor estudió y se recibió de pedicura, profesión que desempeñó por muchos años.
Con el transcurrir del tiempo, llegaron nueve nietos y once bisnietos, de los cuales siempre estuvo cerca y pudo disfrutar mucho; con la fuerza y lucidez que la caracterizó siempre los tuvo presentes, hasta sus últimos momentos.
Amó y vivió para su familia que era su desvelo, pero en sus 84 años supo también cosechar innumerables cantidad de amigos conocidos y vecinos, a los que siempre estuvo dispuesta a tender una mano o a ofrecer su presencia allí donde hacía falta. Todos ellos la despidieron con tristeza y por eso la familia le agradece su apoyo y compañía.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

JUANA IRMA VULCANO
 A los 84 años de edad, el pasado lunes 24 del presente mes se produjo el fallecimiento de Juana Irma Vulcano, causando muestras de profundo dolor y angustia.
Juana había nacido en esta ciudad el 20 de febrero de 1924; muy joven conformó su hogar junto a su esposo Leonardo Montenurro. Vivió en esta ciudad, luego en Chascomús, en La Plata y después regresó a Tandil.
Su partida de este mundo es lamentada profundamente por sus sobrinos y nietos, quienes ruegan una oración por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

VICTOR OSCAR GRANATE
 Inesperadamente, el pasado miércoles 26 de noviembre dejó de existir Víctor Oscar Granate, un conocido y respetado hombre que contaba con 76 años de edad.
?Coco? Granate nació en esta ciudad el 21 de julio de 1932; desde muy joven trabajó en distintos establecimientos, hasta que ingresó al Ferrocarril General Roca como ayudante, posteriormente foguista, y hasta que alcanzó su merecida jubilación como maquinista de locomotoras. Posteriormente, colaboró activamente en el comercio de uno de sus hijos.
Casado con Beatriz del Carmen Larrea, cumplían sus cincuenta años de matrimonio en el próximo enero. Tuvo dos hijos, Oscar y Mario; y tres nietos: Martín, Camila y Serena. Fue un buen esposo, ejemplar padre y mejor abuelo.
Transitaba con tranquilidad sus años de merecido descanso junto a los innumerables amigos que lo acompañaron hasta el último momento de su vida. Sus seres queridos lo extrañarán por siempre. Fuiste para ellos y quienes lo conocieron una gran persona que dio amor y alegría a todos.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario