Necrológicas

PEDRO URQUIZA
 Cuando contaba con 78 años de edad, el pasado  lunes 3 del corriente se produjo el fallecimiento de Pedro Urquiza, causando pesar y tristeza entre sus familiares y amistades.
Pedro había nacido en Hinojo el 6 de septiembre de 1930, donde transcurrió su infancia y parte de su juventud, hasta que a los 35 años se radicó en esta ciudad.
Padre de dos hijos: Ana María y Oscar Ignacio, compartió su vida junto a Luisa Gladis Pizarro, hasta que hace cinco años su compañera falleció.
Estuvo siempre rodeado de familiares y amigos. era de esas personas que ya no existen. Se despojó de todo lo que tenía para ayudar a los demás; siempre tuvo la palabra justa, exacta en el momento adecuado, siempre había un lugar en su casa y en su corazón para quien se lo solicitara.
Amante de los animales, desempeñó su actividad laboral trabajando en la ex cantera Villa Mónica y en El Trincante, donde cosechó innumerables amistades.
?Solo queda decirte gracias por permitirnos compartir las vida con vos y por todo lo que nos enseñaste?.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el Cementerio Municipal.

ANTONIO TORRES
 En la madrugada del pasado viernes 7 del corriente, cuando contaba con 84 años de edad, dejó de existir Antonio Torres, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
Antonito para muchos amigos, el ?Tío Pelado? para sus sobrinos y para otros Don Torres, un hombre muy reconocido en la ciudad, había nacido el 12 de julio de 1925, era el menor de los hijos y el único varón del matrimonio de Antonio Torres y María Masegosa, una familia de inmigrantes españoles, que también integraban sus hermanas Ana y María Dolores, ambas nacidas en España, y Carmen.
Su infancia la vivió en Gardey junto a su padre, trabajaron en el campo; después cumplió con el servicio militar en San Martín de los Andes y se vino a vivir a la ciudad, desempeñando su actividad laboral en la empresa Depietri y en 1957 ingresó a La Oxigena (Air Liquid), donde estuvo por espacio de 31 años.
En 1975 se casó con Rosalía Haydée Sallar, su compañera de casi 34 años juntos en las buenas y las malas, de cuya relación nació su hija Yanina Haydée.
A través de los años y de su trabajo hizo amigos que hoy lo recuerdan con mucho cariño y pesar, sorprendidos por su partida.
?Disfrutaste de la vida, te diste todos los gustos hasta el último momento. A todos nos dejaste con un hondo dolor en nuestro corazón. Viviste la vida como se debe.
?Chau Papá, gracias por todo lo que me diste ¡Te quiero mucho!. Todos te recordaremos y te llevaremos eternamente. Que descanses en paz?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

PORFIRIO GABRIEL PEREYRA
 El pasado miércoles 5 del corriente falleció Porfirio Gabriel Torres, un conocido hombre que contaba con 94 años de edad.
Gabriel nació en Benito Juárez el 21 de marzo de 1915, desarrollando una proficua actividad laboral; en su juventud contrajo matrimonio con Eva Lilia Méndez, siendo padre de sus cuatro hijos y en sus últimos años pudo disfrutar del cariño de sus nietos y bisnietos, quienes lamentan profundamente su partida de este mundo y elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron sepultura en el Cementerio Municipal.

MARIA JOSEFA ROSAS de FERNANDEZ
Con muestras de hondo pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de María Josefa Rosas de Fernández, una querida mujer que contaba con 83 años de edad.
María nació en esta ciudad el 27 de septiembre de 1925; era hija de Elvira Loidi y Pedro Rosas, conformando su familia con sus hermanos Lidia (f), Delia( f), Pedro (f), Raquel y Osvaldo.
En su juventud se casó con Amaranto José Fernández y de esa unión nacieron sus hijos Norma y Rubén, que con el paso del tiempo le dieron tres nietos: Maxi, Matías y Celeste.
Tras perder a su compañero, pasó el último tiempo en compañía de sus hijos, de su nuera Cristina, nietos y principalmente de su sobrina Mirta, quienes lamentan profundamente su partida y elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

LORENZO JAVIER RODRIGUEZ
 Con tan solo 33 años de edad, el pasado sábado 8 del corriente dejó de existir Lorenzo Javier Rodríguez, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
Javier nació el 10 de agosto de 1975 en Colonia Federal (Entre Ríos) y cuando él tenía diez años sus padres se radicaron en esta ciudad, viviendo en Cerro Leones, donde transcurrió su infancia, cursando sus estudios en la Escuela Nº 4. Sus hobby eran ir a pescar y andar en moto.
A los 18 años se ofreció como soldado voluntario, actividad que desarrolló por espacio de diez años.
Era una persona que amaba incondicionalmente a sus padres, hermanos y sobrinos. Conformó una familia con hijos adoptivos a los que quería entrañablemente. Era muy familiero, dulce, sincero, cariñoso, compañero y un buen amigo.
?Hoy nos deja con un intenso dolor su partida; aunque sabemos y confiamos que está con Dios. Queremos decirte que nunca te vamos a olvidar y que por siempre te llevaremos en el corazón?
       (Todos los que te amamos)

LILA NOEMI AGOSTINI de ABDALA
El pasado viernes 31 de julio falleció Lila Noemí Agostini de Abdala, una conocida y apreciada mujer que contaba con 83 años de edad.
Lila era nativa de esta ciudad, afectuosa, solidaria y desinteresada, estas características fueron los rasgos más salientes de su personalidad. Asimismo, siempre estuvo pendiente de su familia tratando de reunirla cada vez que fuera posible. Era sensible y pensaba más en el prójimo que en ella misma, por cosechó amistades que siempre la distinguieron.
Le gustaba leer, pintar, escuchar música e informarse de los temas de interés general, lo que la convertía en una mujer tratable en las distintas reuniones sociales.
Su partida deja una profunda tristeza, pero al mismo tiempo, un grato recuerdo de saber que estábamos frente a  una buena persona.
Sus restos, descansan en el cementerio parque Pradera de Paz.

MARIA ELENA BARRAGAN de ALVAREZ
 A la edad de 64 años, el pasado domingo 9 del corriente se apagó la vida de María Elena Barragán de Alvarez. Sus seres queridos la recuerdan así:
?Tus manos acariciando el prado de nuestros años, el de la niñez que aprendimos contemplándote. Como si la suerte de la vida se quisiera perder en caminos que creamos gracias a tus brazos.
Lejos de olvidarte, cerca de los recuerdos que justifican tu presencia, más cerca todavía de tus besos en la frente.
De turno están los ángeles que te consuelan, en el paraíso donde enseñas el arte de enseñar, de proteger, de amor.
Ya sabrá Dios cómo rendirse ante tu bondad y sinceridad, esa que siempre amanecerá con nuestra nostalgia…?.
Tus hijos: Andrés, Rubén, Valeria, Alejandra y José Luis; tus nietos: Kevin, Daina, Julieta, Valentina, Micaela, Ivana, Morena, Santiago, Belén, Florencia, Facundo, Sofía, Camila y Martín; tus hijos políticos: Rodrigo, Mirta y Cristina; tus hermanos, familiares y amigos te recordarán.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ANGEL OBDULIO CHISTE                                 
 Cuando contaba con 70 años, el pasado domingo 2 del corriente dejó de existir Angel Obdulio Chiste, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
Angel nació en Balcarce el 5 de junio de 1939, pero desde muy joven se radicó en esta ciudad; era hijo de Angel Chiste y Carmen Rossi .
Electricista de corazón, desempeñó su actividad laboral en Talleres El Brazo, Metalúrgica Tandil y en el Banco Comercial del Tandil.
Había conformado su hogar con su compañera Elena y su único hijo: Sebastián; disfrutando del cariño de su nuera Nancy y de su nieto Máximo.
Su religión mormona era su más grande deseo difundirla con palabras de consuelo y esperanza a todas las personas que lo necesitaran.
?Nunca te olvidarán tus sobrinos del corazón, tus cuñados César y Ana y tus hermanos de tu amada Iglesia Mormona también te llevaremos  eternamente en nuestro corazón?.
Asimismo, agradecen al personal de guardia, médicos, enfermeros y mucamas del Hospital Municipal ?Ramón Santamarina?, por ser tan especiales con Angel y por cuidarlo tanto.
Sus restos descansan en el Cementerio Municipal.

CESAR ABEL RODRIGUEZ
El pasado martes 4 del corriente dejó de existir César Abel Rodríguez, un querido y respetado hombre de la comunidad velense, que contaba con 70 años de edad.
?Rubio? -como lo llamaban sus seres queridos-, había nacido en  María Ignacia (Vela) el 26 de febrero de 1939, era hijo de Sergio Enrique Rodríguez y Margarita Enriqueta Ullua; era el sexto hijo de una familia de trece hermanos.
Desde muy joven se dedicó a tareas rurales, actividad que desempeñó hasta hace un par de años, momento en el que le llegó su tan merecida jubilación.
Cumplió con el Servicio Militar en Comodoro Rivadavia y cuando volvió continuó  trabajando en el campo, como era su costumbre en la zona de Gorchs, Tedín Uriburu, Vela, Pablo Acosta, Claraz, Benito Juárez, Tandil, Oriente y Barker.
En su juventud contrajo matrimonio con Blanca Rosa Spasino con quien formó una hermosa familia junto a su hijo, Marcos Abel Rodríguez. Ya jubilado, siguió viviendo en Vela.
Disfrutaba mucho de la actividad de la pesca y le gustaba presenciar las llamadas yerras de animales de campo y jineteadas.
Lo recuerdan con mucho cariño su hijo Marcos y sus nietas María Estefanía, María Laura, María Antonella y María Belén Rodríguez.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal de Vela.

ELIO OSVALDO LAZ
 Con pesar y angustia fue recibida la noticia del fallecimiento de Elio Osvaldo Laz, un querido y respetado hombre que contaba con 84 años de edad.
?Nito? Laz había nacido en esta ciudad el 1 de marzo de 1925; en principio desarrolló su actividad laboral en la zona de La Pastora, luego se radicó en Tandil donde tenía una gomería hasta que alcanzó su merecida jubilación.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

MARIA ANATILDE RABE de IRURZUN
A los 87 años de edad, el pasado lunes 3 del corriente se apagó la vida de María Anatilde Rabe de Irurzun, causando dolor y pesar entre sus seres queridos.
María había nacido en Azul el 19 de febrero de 1922, pero desde muy pequeña se trasladó junto a su familia a nuestra ciudad, donde conoció a Alfredo Irurzun, con quien contrajo matrimonio el 23 de abril de 1994. De dicha unión nacieron sus hijos Ana María, Enrique y Oscar, que hoy junto a sus hijos políticos, nietos y bisnietos lloran su partida y elevan una oración en su memoria.
Sus restos, previo velatorio, fueron trasladados a la ciudad de Miramar para su cremación.

MAXIMINO BUJAN
Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Maximino Bujan, cuyo deceso ocurrió el pasado sábado 25 de julio a los 88 años de edad.
Maximino había nacido en Cerro Leones el 27 de noviembre de 1920; desde muy joven comenzó a trabajar en la cantera de la zona, actividad que desempeñó durante toda su existencia, hasta  alcanzar su merecida jubilación.
Era hijo de Domingo Bujan y Manuela Suárez, se crió junto a sus 6 hermanos, siendo siempre un hombre muy solitario, no se casó ni tuvo hijos, pero sus sobrinos muchas veces alegraron su vida.
Sus últimos años vivió junto a su hermana Julia, quien lo cuidó en sus últimos días.
Su familia desea agradecerle a Maximino la compañía incondicional para cada uno de sus seres queridos, y ruegan una oración en su memoria por el eterno descanso de su alma.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el cementerio parque El Paraíso.

IRMA MARGARITA MULLER de JORGE
 En la Clínica Chacabuco, donde estaba internada, el pasado martes 4 del corriente se apagó la vida de Irma Margarita Müller de Jorge, una querida y apreciada mujer que contaba con 85 años de edad.
Irma nació en Juan N. Fernández el 30 de junio de 1924; era hija de Cristóforo Müller y Margarita (ambos ya fallecidos) y se crió en el campo junto a sus hermanos Obdulio (f), Cholo (f), Roberto, Tito, Hugo y Zélfida (f).
El 8 de mayo de 1948 contrajo enlace con Francisco ?Paco? Jorge, y cuando nació su hija Mirta Graciela se vinieron a vivir a la ciudad, para criarla y educarla, quien con el paso del tiempo sumó a la familia a su yerno José María Sánchez.
Era una persona que le gustaba tener impecable su hogar, al igual que su jardín cuidando de sus plantas, sumamente bondadosa y muy cristiana.
Sus cuñados y demás familiares siempre la recordarán con mucho cariño y elevarán plegarias para su descanso eterno junto a Dios, como un ángel más.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

YOLANDA GREGORIA DIAZ de VARGAS
 Pesar y tristeza ha provocado el fallecimiento de Yolanda Gregoria Díaz de Vargas, una querida y estimada mujer que contaba con 70 años de edad.
Yolanda nació en Río Bueno, Valdivia (Chile) el 1 de mayo de 1939; siendo muy joven viajó a Bariloche, donde se casó con quien sería su compañero y el padre de sus hijos, con quien conformó una hermosa familia.
Más tarde se radicó en esta ciudad, viviendo en Villa Italia, donde supo ganarse el respeto de todos sus vecinos.
Sus últimos años pasaron rodeada del amor de sus hijos Silvia, Ricardo, Jorge y Walter; sus hijos políticos Eduardo, Mariana y Roxana; además de disfrutar de sus nietos Braian y Leslie Ricci; Mauricio, Florencia, Carlitos y Tiago Vargas, y su bisnieta Valentina Vargas, quienes la llevarán eternamente en su corazón y elevan una oración para que Dios la reciba en la paz eterna ¡Gracias Mamá por todo!
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

AUGUSTO BERNARDO ELISSONDO                                  
 A la edad de 90 años, el pasado lunes 3 del corriente dejó de existir Augusto Bernardo Elissondo, causando dolor y pesar entre sus familiares y amigos.
?Tito? Elissondo nació en esta ciudad el 15 de junio de 1919; era hijo de Juan Elissondo y Amalia Beguerie. Como él solía contar, desde los nueve años comenzó arriando vacas, donde junto a sus hermanos desarrollaría su actividad agropecuaria en el campo El Destino.
Comenzó con muy pocos recursos, pero tenía muchas ganas de trabajar y progresar. Con su hermano Juan Carlos fundaron A.B. Elissondo Hnos., empresa a la cual luego se unirían sus hermanos José Luis y Horacio, para más tarde conformar La Amalia, que actualmente prosigue con sus sobrinos Luis, Sebastián, Eugenio, Esteban y su hijo Carlos Alberto.
Muy joven se casó con Juana Pilar Guillenea, ?Chicha?, su compañera incansable y sostén en los momentos difíciles, especialmente cuando le tocó vivió vivir la pérdida de su primer hijo: Augusto Domingo.
La vida le dio la satisfacción de contar con el afecto de su nuera Elsa Noemí Lazarte; sus nietos Lucrecia y Gustavo; al igual que sus bisnietos Juan Martín, Tomás, Sol y Catalina.
Fue una persona muy sociable, trabajando en la Sociedad Rural, comisiones de clubes, cooperadoras escolares, fue fundador de la Escuela Nº 28, luchó por la construcción de la ruta 30, fue promotor de la obra de electrificación rural en la zona de Egaña, tramitó la delegación oeste del partido de Ayacucho y fue miembro directivo de la Cooperativa Agrícola Ganadera de Tandil y Vela Limitada.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario