Necrológicas

PATRICIA ANALIA RICHTER                                       
 El pasado sábado 15 del corriente se apagó la vida de Patricia Analía Richter y sus seres queridos la recuerdan así:
?Naciste en esta ciudad el 15 de septiembre de 1961. Hija de América Cabrera y Enrique F. Gustavo Richter, descendiente de alemanes, fuiste la tercera hija mujer: Olga y Beatriz, tus hermanas mayores y Gustavo, el menor de los cuatro.
Desde muy chica te gustaba caminar por las sierras del legendario Hotel Manantial (ubicado en el Manantial de los Amores), propiedad de tus abuelos.
Allí, Patricia, tuviste una niñez tan libre y tan feliz corriendo por el hotel, jugando a la guerra, escondiéndote en la gran cocina de aquel viejo edificio e incluso habías bautizado un árbol como ?tu árbol?, que hasta hace poco aún permanecía intacto.
En tu adolescencia continuaste jugando en los árboles de fruta, juntando caracoles con tus amigos, jugando al fútbol o corriendo en bicicleta; siendo siempre la que emprendía las aventuras, la que inventaba los juegos, la que guiaba al grupo, y la que lo sabía hacer sin que nadie se resistiera. Así fuiste formando tu personalidad.
Hiciste tus estudios primarios en la Escuela Nº 53 y en la Escuela Nº 1, el secundario en la Escuela Profesional Mixta, que estaba en Garibaldi al 800 y en la Academia Vulcano, dactilografía y mecanografía.
A la edad de 19 años junto a tu compañero Eduardo fuiste felizmente madre de tu único hijo, Maximiliano, a quien también le diste el gusto de vivir en aquella casa del viejo hotel, al pie de la sierra.
Años más tarde se trasladaron a Ushuaia, buscando como fue tu corta vida, una mejora personal y familiar. En tu paso por esos lugares también dejaste tus huellas tanto por tu compañerismo en el trabajo como en tu barrio ?La Cantera? con tus amigos y vecinos. Luego de esos diez años de estadía en el sur volviste a tu Tandil querido.
Siempre con tu empuje, ganas de hacer cosas, pasaste días enteros sentada en tu máquina de coser, con el sueño de tener tu propio negocio, que lograste hacer realidad no hace mucho tiempo, con gran esfuerzo y tenacidad.
Nos dejaste físicamente sin darnos ni siquiera la oportunidad de hacer algo para seguirte teniendo y dejaste un profundo vacío en tus familiares, amigos y conocidos, que nos costará mucho poder llenar. Pero también nos dejaste el mensaje de no entregarnos ante una adversidad, de seguir luchando ante todo y, sobre todo, el mensaje de madre inigualable, compañera inseparable y amiga incondicional?.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

JULIO PEDRO RIVAS
 A la edad de 63 años, el pasado viernes 21 del corriente dejó de existir Julio Pedro Rivas, causando dolor y pesar entre sus familiares y amistades.
Julio había nacido en Tres Arroyos el 20 de diciembre de 1945 y desde muy joven se radicó en esta ciudad, donde fue un reconocido profesor de inglés, dictando clases de profesorado en el Colegio San José, en la Universidad Nacional del Centro, y en la Universidad de Mar del Plata, entre otros; además cursó un master y especializaciones en Estados Unidos.
Sus hijos y nietos lo recordarán eternamente a través de sus múltiples anécdotas y su manera de relatar sus viajes y experiencias.
Era una persona sensible y de carácter recio, pero justo y honesto, virtudes que admiraban de él.
Sus últimos días fueron signados por su decadencia física, que a él le pesaban y lo hacían parecer triste y abatido, a pesar del esfuerzo que hizo para sobreponerse a su problema.
?Te voy a recordar siempre Papi, con tus chistes y tu sonrisa. ¡Te quiero! (Vale).

GLORIA LEONOR ALFARO de POGORZELSKI
 Tras soportar los procesos de una breve dolencia, el pasado miércoles 26 del corriente se apagó la vida de Gloria Leonor Alfaro de Pogorzelski, quien contaba con 79 años de edad.
Gloria nació en esta ciudad el 28 de octubre de 1929; era hija de Nicolás Alfaro y Juana Antonia Speroni, conformando su familia junto a su hermano Carlos Octavio.
Cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 1 y luego concurrió a la Escuela Profesional Nº 3 donde se recibió al aprobar el curso de arte culinario. Además, durante varios años se dedicó al cuidado de niños de distintas familias.
En plena juventud contrajo matrimonio con Oscar Pogorzelski, que poseía un minimercado en la esquina de 14 de Julio y Mitre. Cuando enviudó, quedó a cargo del comercio, donde puso de manifiesto su carácter y personalidad para sostenerlo.
Actualmente, y desde hacía unos diez años estaba viviendo en el Hogar de Ancianos, donde su vida transcurrió en un clima de convivencia propio de personas de avanzada edad.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el Cementerio Municipal.

HECTOR EDUARDO LEIVA
 En la madrugada del pasado miércoles 19 del corriente falleció Héctor Eduardo Leiva, un querido y respetado hombre que contaba con 70 años de edad.
?Tito? Leiva, para sus conocidos, había nacido el 22 de octubre de 1938 en esta ciudad; desarrolló su actividad laboral en el campo, en las canteras, en Metalúrgica Tandil y en muchos otros más. Amante de los caballos, participó en varios desfiles patrios.
Alrededor de 1973 comenzó a trabajar en la Municipalidad, desempeñándose en Recolección de Residuos, Parques y Paseos, y por último, brindó sus  servicios en el Cementerio Municipal hasta el momento de jubilarse en el 2000. Tenía recuerdos imborrables de todos aquellos que lo conocieron, haciéndose de muchos amigos.
El 24 de agosto de 1960 se casó con Susana Frías, con quien conformó una gran familia basada en el respeto mutuo y el compañerismo.
Tuvieron siete hijos: Eduardo Oscar, Carlos Alfredo, Julio César, Claudia Susana, Nancy Patricia, Karina Cecilia y  Hugo Andrés, quienes siempre lo recordarán junto a sus hijos políticos, nietos y su bisnieta.
Tito quedará en el recuerdo de sus seres queridos, no solo por los momentos compartidos, sino por la memoria de un ser alegre, dinámico, enemigo de las discusiones. ¡Que descanse en paz!
Asimismo, su esposa e hijos agradecen públicamente al Sanatorio Tandil, a los doctores Diego Macagno e Ignacio Drisdale, enfermeras y todo su personal por su dedicación profesional y humana durante las tres oportunidades que debió estar internado. A todos ¡muchas gracias!
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

MOISES COHEN DARMON                                  
 Cuando contaba con 95 años de edad, el pasado lunes 17 del corriente dejó de existir Moisés Cohen Darmon, un conocido hombre dedicado al comercio tandilense.
Don Moisés había nacido en Tetuan (Marruecos) el 15 de septiembre de 1913; era hijo de una familia numerosa, muchos de los cuales emigraron a Sudamerica.
Junto a su hermano Marcos llegó a la Argentina con 14 años, se instalaron en esta ciudad y comenzaron a trabajar como empleados. Pasaron los años y primero fue empleado de su hermano y más tarde conformaron una sociedad, en lo que fue la tradicional tienda La Ideal del Obrero, donde se comercializaba ropa de vestir y de cama, calzado, artículos para el hogar, telas, etcétera. En la década del ´80 estuvo ubicada en calle General Rodríguez, casi San Martín.
Era un hombre soltero y de gran corazón. Vivió junto a su hermana Raquel y con sus sobrinas Alicia y Sara Benarroch, que lo quisieron y cuidaron como a su padre.
De religión judía, fue un practicante de sus leyes; concurría al Centro Israelita y era un miembro activo de esa colectividad.
Al llegar su vejez,  se jubiló, cerró su comercio, alquiló el local y vivió tranquilamente junto a sus seres queridos, a quienes se unió su sobrino político Alfredo Garzón.
Sus restos descansan en el Cementerio Israelita de Avellaneda.  

HORACIO URBANO RODRIGUEZ
 A los 83 años de edad, el pasado lunes 24 del corriente dejó de existir en esta ciudad Horacio Urbano Rodríguez, causando dolor y pesar entre sus seres queridos.
Horacio había nacido en Chillar el 2 de abril de 1926; a los 19 años llegó a Tandil (ciudad que lo adoptó) comenzando a trabajar en la Municipalidad, en el sector de Inspección General, desarrollando su actividad como inspector de los medios de transporte (taxis y colectivos) y de espectáculos públicos (cines y teatros), hasta alcanzar su merecida jubilación.
Muy joven contrajo matrimonio con Sara Carmen ?Betty? Núñez, con quien en 60 años de casados tuvieron cuatro hijos: Agustín Horacio, Carmen Cristina, Walter Víctor y María Karina.
Asimismo, fue uno de los responsables de la línea Nº 6 (hoy 505 ? marrón); durante más de cuatro décadas militó en el Partido Peronista, siendo fundador del Partido Unión Republicana en Tandil y candidato a diputado nacional y también fue secretario del gremio de Trabajadores Municipales. En síntesis, fue un ciudadano muy activo en la sociedad, cosechando innumerables amistades, al igual que un buen vecino.
También pudo disfrutar de sus hijos políticos, nietos y bisnietos, quienes hoy lloran su ausencia y piden a Dios Nuestro Señor, que lo reciba en su reino.
Sus restos, previo velatorio, recibieron sepultura en el Cementerio Municipal.

VICTOR MARIO GARCIA
Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Víctor Mario García, un querido y respetado hombre que contaba con 74 años de edad.
Víctor nació en Roberts (Buenos Aires) el 6 de agosto de 1935; era el mayor de tres hermanos del matrimonio conformado por Mario García y Lita Batemarco.
Desde muy chico vivió en Mercedes, donde se crió, fue educado y desempeñó su actividad laboral por espacio de 37 años.
A los nueve años falleció su padre y muy adolescente, con 16 años, empezó a trabajar como preceptor en la Escuela Normal, siendo el sostén de su madre y hermanos.
Asimismo, militó en el Partido Demócrata Cristiano y estuvo en la Iglesia Católica, en la acción social y en la fundación y organización de asociaciones. Fue miembro del Aero Club Mercedes y fundador de la Asociación de Aeromodelismo.
En 1962 contrajo matrimonio con Martha Serovich, donde la vida lo golpeó duramente al perder en el parto a su hija primogénita María Victoria, para luego ser padre de sus hijos Ignacio y Santiago.
Tras cursar dos años de estudios universitarios en la carrera de Ingeniería, descubrió su verdadera vocación y en 1963 obtiene su título de Procurador y el 1967 como Abogado.
Debido a problemas de salud de su esposa, en 1972 se radican en esta ciudad, donde cursa estudios de Ciencias de la Educación; mientras que como político se postula a la intendencia en 1973 por la Democracia Cristiana y más tarde, funda el Centro Aeromodelista Tandil.
En 1975 ingresa al Poder Judicial como secretario del Juzgado Civil de esta ciudad, para luego pasar a ser Jefe de la Oficina de Mandamientos y Notificaciones. En 1984 fue nombrado Juez, primero a cargo del Juzgado Civil y Comercial Nº 2 y más tarde pasó al Nº 1, donde ejerció hasta 1997, en que alcanzó su merecida jubilación.
En el pasado mes de abril, tuvo la oportunidad de conocer a su nieto Juan Pedro, con quien compartió sus últimos meses y hace pocos días, internado pudo festejar su cumpleaños junto a Ignacio, Damiana, Santiago y Juan Pedro, quienes lamentan profundamente su partida.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ALEJANDRO GUSTAVO PUGLIARO
  Tras soportar las dolencias de una enfermedad, el pasado sábado 22 del corriente  falleció Alejandro Gustavo Pugliaro, un conocido hombre que contaba con 48 años de edad.
Alejandro había nacido en Avellaneda el  29 de abril de 1961, luego de culminar sus estudios, se dedicó a trabajar en comercios familiares, hasta que a fines de la década del ´80 ingresa a la Prefectura Naval Argentina, desempeñándose como ayudante de segunda en dicha fuerza hasta el mes de mayo del 2009, cuando su salud lo obliga a tomar licencia, amaba su trabajo, su carrera, que por cosas de la vida no pudo llegar a terminar.
Había formado una familia, de su primer matrimonio nacieron 3 hijos: Carla, Juan Manuel y Facundo. En el año 2001, se radica en esta ciudad, donde conoció a su actual esposa, María Belén Di Santoro y nace su cuarta hija Estefanía. Fue excelente esposo y padre de sus 4 hijos y también brindó afecto y amor a Sebastián, a quien quiso como su propio hijo.
Hoy su partida es lamentada por sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.
Sus seres queridos agradecen por la atención recibida a los doctores Darío Sachetti del Hospital Naval de Bs. As,  Walter Ponce, Silvina Quarleri y Oscar García Allende; a Eduardo, Gabriela, Patricia y Estela del Centro Oncológico de la Sierra.
Asimismo,  a la Obra Social DIBA Naval, delegaciones de Buenos Aires, Mar del Plata y Tandil; al personal de Guardia, administrativos y del primer piso del Sanatorio Tandil; a Prefectura Naval Argentina; Circulo de Oficiales de la Prefectura Naval Argentina (COPNA), Olivos; y a los papás y mamás de 1º “B” de la Escuela Nº 1, la docente Mariela Rojas, que ante esta difícil situación estuvieron a mi lado y sosteniendo a nuestra hija Estefanía. ¡gracias a todos!!

Dedicatoria:
 ?Mi amor: Al momento de partir una de mis manos sostenía la tuya, mi otra mano estaba sobre tu corazón, en ese momento cuando tu corazón deja de latir, la mitad de mi corazón también lo hizo, la otra mitad sigue latiendo por nuestra hija, ella me da fuerzas para seguir. Te amo, siempre en mi mente y en mi corazón. Tu esposa Belén.
 

CARLOS RAYMUNDO DELPECH
 El pasado martes 25 del corriente dejó de existir Carlos Raymundo Delpech, un conocido  y respetado hombre del quehacer agropecuario, que contaba con 93 años de edad.
Don Carlos  había nacido en Quilmes el 2 de mayo de 1916; era hijo de María Homps y Jorge Delpech; cursó estudios de ingeniero industrial en la Universidad de Buenos Aires hasta 1942, en que estando en cuarto año, tuvo que abandonar pues murió su padre que administraba el establecimiento Los Cerrillos, cuya actividad principal era una fábrica de quesos.
Desde entonces asumió la dirección de la fábrica a partir de 1943; luego, en 1949 contrajo matrimonio con Madodette Bottet de Lacaze y tuvieron siete hijos, quienes se desarrollaron en esta ciudad, hasta que en 1963 toda la familia se instaló aquí, donde Carlos residió hasta sus últimos días.
Fue una persona que se ocupó de la antigua fábrica de quesos, que llegó a procesar 10.000 litros por día, desarrollando la empresa familiar la producción propia de leche con las primeras introducciones de la raza Holando Argentino en la zona.
Fue miembro fundador de CREA Tandil a principios de la década del ´60; consejero de la Agencia de Extensión del INTA en Tandil; fue accionista y director de la Industria Láctea Cruz del Sur y participante del Consejo Directivo de la Compañía de Seguros El Centinela.
El eje central de su vida fue el desarrollo y crecimiento de su familia numerosa y la administración de su campo familiar, que fuera fundado por su abuelo Pablo Homps en 1896.
Lo despidieron sus seis hijos y 26 nietos. Sus restos descansan en el cementerio parque Pradera de Paz.

JOSE FRANCISCO BENITEZ
  A la edad de 73 años, el pasado domingo 23 del corriente, se  apago la vida de José Francisco Benítez, causando dolor y pesar entre sus familiares y amigos.
 José  había nacido en Rauch el 20 de marzo de 1936; era hijo de   Jorgelina Benítez, conformando su familia junto a sus  hermanos: Marta (f), Mabel (f), Olga y Delfina Benítez, Dora, Juan Carlos y Titina Ibáñez.
El 30 de octubre de 1956 contrajo matrimonio con Irma Herminia Moris, con quien tuvo seis hijos: Héctor, José, Carlos, Marcos (f), Walter  y Miguel,  quienes le dieron 14 nietos: Fernanda, Kathy, Deivi, Coqui, Yanina; María Ethel, Ayelen, Belén; Daniel, José, Mili; María De los Ángeles y Diego; y seis bisnietos: Marcos, Lucas, Oriana, Hanna, Martina y Brisa.
 En 1972 se radicó en Tandil, junto a su esposa e hijos, donde se dedicó a la construcción.
 Junto a sus amigos  disfrutaba  en peñas y fiestas, de su pasión por la guitarra y el canto,  que desde los 17 años había comenzado y transmitió a sus hijos.
     
Dedicatoria
?Te queremos y siempre vas a estar en nuestra memoria? Tu esposa, hijos, nietos y bisnietos, sobrinos, sobrinos políticos; hermanos, hermanos políticos: Julio Héctor Moris, Juan Carlos Cejas y Rubén Tapia; hijas políticas: Mirta Ruiz, Raquel Valle, Mirta Moreira y  Ma. Rosa Núñez, y nietos políticos: Walter, Alejandro, Gisela y Luciana.

MARIA TERESA BILBAO de CATALINO
Con pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de María Teresa Bilbao de Catalino, una querida mujer que contaba con 85 años de edad.
María Teresa  había nacido en  San Cayetano el 27 de septiembre de 1923. fue una persona dedicada al estudio hasta recibirse de docente, le gustaba su carrera a la cual dedicó un determinado tiempo ya que fue nombrada docente suplente en De la Garma.
Allí trabajó con esmero y dedicación, y fue allí donde conoció el amor y lo encontró al lado de Héctor Armin Catalino. De esa unión nacieron sus hijos: Héctor Carlos, Jorge Eduardo y María Inés.
Fue una mamá que se dedicó a sus hijos y esposo. Trabajando de sol a sol en tareas de la casa y del campo dejando su profesión para dedicarse a lo anteriormente expuesto.
En su casa crió a sus hijos dándoles un camino seguro para que fueran hombres de bien, demostrándoles que en el interior del hogar también podía realizarse en tejidos, bordados, pintura, cerámica, haciéndoles ver a sus hijos esfuerzo, esmero y dedicación. Formó junto a su esposo un hogar sano y de empuje, siempre queriendo progresar.
Hoy sus hijos sienten el despego de mamá María Teresa, pero guardan en su corazón lo que realmente les enseñó, que la vida sigue y nada mejor que vivirla en el seno del hogar.
María Teresa falleció el pasado sábado 22 del corriente y sus restos, previo velatorio, fueron trasladados y recibieron inhumación en el cementerio de De la Garma.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario