Necrológicas

MARIA ALICIA CASTRILLO de CICCIMARRA
 Tras soportar los procesos de una breve dolencia, el pasado viernes 6 del corriente se apagó la vida de María Alicia Castrillo de Ciccimarra, una querida mujer que contaba con 60 años.
?Coca? Ciccimarra había nacido en esta ciudad el 23 de febrero de 1949; muy joven se casó con Humberto Ciccimarra y fue buena madre de sus hijos María Jorgelina, Fabián Humberto y José Mariano, a quienes les infundió su visión positiva de la vida.
Más tarde se fueron sumando a la familia, sus hijos políticos; Stella Maris Pereyra, María Belén Vuelo y Raúl Hernán Muñoz; además de disfrutar del cariño de sus nietos Joaquín Humberto, Mirko y Valentín Iñaki, quienes lamentan profundamente su partida, al igual que sus hermanos Jorge, Lucía  y su hermano político Enrique Benac.
Fue una excelente ama de casa y actualmente atendía su negocio en avenía Perón al 1400, donde era querida por clientes, proveedores y vecinos.
Sus exequias, previo velatorio, se efectuaron en el Cementerio Municipal.

Dedicatoria:
Ma: la mejor manera de poder entender y superar este momento es recordando todo lo que hiciste por nosotros. Gracias por tus locuras, por malcriar a tus nietos, por tu buena onda. Gracias por darnos todo.
Te queremos y nunca te vamos a olvidar, te vamos a llevar siempre en nuestros corazones, con los mejores recuerdos. ¡Te queremos, Vieja!
      

RODOLFO MARIO GOMEZ                                                
 A la edad de 84 años, el pasado lunes 26 de octubre dejó de existir Rodolfo Mario Gómez, causando dolor y angustia entre sus seres queridos.
?Fito? Gómez nació en esta ciudad el 22 de julio de 1925.
Su familia estaba conformada con su hijo Rodolfo Héctor Gómez; su nuera Elsa Pose de Gómez; sus nietos Adrián (f), Lorena, Celeste, Luján, Soledad, Vanesa, Anabela, Fany, José Manuel, Alejandro, Lucas y Esteban; sus nietos políticos: Roberto, Guillermo, Leandro, Eduardo, Christian y Juan; sus bisnietos: Jeremías, Ayelén, Gimena, Federica, Rocío, Ludmila e Ignacio.
Sus restos, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

Dedicatoria
Abuelo: a pesar de que no estábamos mucho con vos, te vamos a extrañar, porque sabíamos que te preocupabas mucho por nosotros.
Quienes están muy tristes son tu caballo y tu perra, que no entienden porqué ya no estás con ellos. Tu caballo siente que no lo saqués a comer y lo pasees con tu triciclo. ?Ahí va Fito? como todos te llamaban.
Viviste tu existencia como quisiste, libre, sin ataduras ni mandatos. Eso nos hace muy felices. ¡Adiós Abuelo!
         (Tus nietos)

JUAN CARLOS PRELI
?Chiche? llegaste a la vida allí por 1936, un 14 de septiembre cuando Tandil viste de colores primaverales tu barrio, llamado  cariñosamente…?Las Ranas?.
Profundo enamorado y defensor de tu tierra natal sentimiento que heredaste de tus padres; don Juan Francisco Preli y Delia Davobe quienes te dieron una esmerada  educación compartida con tu hermana menor María Cristina, que con el correr del tiempo, y ya adolescentes,  te nombrara amorosamente ?su guardián?…
Tu zurda de oro, te hizo destacar como hábil jugador del club de tus amores: Independiente, donde fuiste protagonista principal descollando como un excelente ?wing izquierdo?….así, fuiste juntando un puñado de coloridas anécdotas futboleras que disfrutabas siempre compartiéndolas con los tuyos….
Desde muy joven te destacaron tu porte elegante, tus ojos claros, una amplia sonrisa  y la educación de un caballero en todos los órdenes de tu vida.
En el magisterio  donde estudiaste, obtuviste el título de Maestro; y aunque nunca ejerciste esa profesión, mantuviste en tu vida, la vocación silente de enseñar a quien te necesitara.
A pesar que los primeros pasos de tu vida laboral los diste en Metalúrgica Tandil, le dedicaste más de 30 años de un trabajo honesto y responsable al mundo del Seguro, en Empresas como ?El Centinela?, ?La Tandilense? y ?AIG?. Luego de jubilarte, pusiste en práctica tu filantropía, tomando cargos ad-honorem en la Biblioteca Rivadavia y El Museo del Juguete; donde has dejado innumerables amigos.
A los 23 años, conociste a Susana Mango… Mamá,  quien fue hasta el día de tu partida, tu soporte y motor para el logro de una vida plena de satisfacción y felicidad… Le diste….se dieron… medio siglo de amor, del que nacimos nosotras, tus dos hijas: Silvia y Mercedes. Tus dos soles, las dos niñas de tus ojos; con las que probaste que siendo un gran hombre, fuiste también el  mejor padre para nosotras;  compinche, amigo, infaltable  consejero de las primeras lágrimas y justo instructor de la inexperiencia…
Para mamá, no solo fuiste el compañero honesto y cariñoso, sino que tornasolabas tus actitudes como amigo, marido, padre….siendo siempre una muralla de contención para todos los que conformamos tu hermosa familia: Mamá, nosotras tus hijas, los abuelos Angélica  y Cholo… Esa misma familia que se fue agrandando con la llegada de tus yernos, Jorge y Martín; que junto a nosotras te hicimos el regalo que más disfrutaste…. tus nietos. Cuatro solcitos que alumbraron tus días con alegres sonrisas y el inmenso amor puesto en la palabra ¡Abu!… con que te nombraban:  Emmanuel, María Paz, Inés y Juan Martín, quienes supieron poner a flor de piel, tu inmensa ternura y el puro amor con que los llamabas ?tus pimpollos?…
Hiciste de la amistad un culto y un disfrute, siendo el mejor amigo de tus amigos. En este campo, cosechaste innumerables frutos de las buenas semillas que supiste sembrar en cada paso de tu vida.
Cada amigo tuyo hoy, es un rostro triste que siente tu ausencia y  que extrañará siempre tu positiva palabra y tu buen humor…
Todos vamos a extrañarte profundamente… tus sobrinos, a quienes amaste y te amaron; tu primo hermano ?Tito? López, quien compartió toda una vida de alegres anécdotas; tus amigos de peña, compañeros de trabajo, vecinos….
A todos nos embarga la  inmensa tristeza de no tenerte físicamente, pero, sabemos íntimamente que te fuiste en Paz, porque viviste e hiciste vivir la felicidad de una vida plena, y te fuiste con el dulce sabor de la misión cumplida.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

MARTIN MARIA MARCOVECCHIO
 Con muestras de hondo pesar y tristeza fue recibida la  noticia del inesperado fallecimiento de Martín María Marcovecchio, un querido y respetado hombre que contaba con 79 años de edad.
?Martincito? había nacido en esta ciudad el 27 de febrero de 1930 y desde muy joven dedicó su actividad laboral, trabajando en las canteras, para luego desempeñarse en las perforaciones de agua por cuenta propia, donde había conformado una gran cantidad de clientes, hasta alcanzar su merecida jubilación, cuando siguieron siendo sus amigos.
En su juventud se casó con Herminia Ferreiro y fue buen padre de su hija Nora María; además de disfrutar del cariño de su nieto Leandro Martín, quienes junto a varios sobrinos lamentan profundamente su desaparición y elevan una plegaria para que descanse en paz junto a Dios.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

JORGE DUILIO GONZALEZ
 El pasado viernes 6 del corriente dejó de existir Jorge Duilio González, un querido y respetado hombre que contaba con 86 años de edad.
?Huyo? González nació en esta ciudad el 8 de abril de 1923; desde muy joven trabajó por espacio de 51 años en la estación de servicio ?El Inca?, ubicada en avenida Santamarina y Sarmiento, hasta alcanzar su merecida jubilación.
Estaba casado con Angélica Cela y fue padre de sus hijos Sara, Beatriz, Ernesto y Jorge; que luego fueron sumando a la familia a sus hijos políticos: Osvaldo Maestrojuan, Roberto Acevedo, Lidia Francheli y Nora García.
Más tarde, pudo disfrutar del cariño de sus nietos: Maxi, Fernanda, Marcelo, Gabriel, Facundo, Esteban, Juan, Facundo, Osvaldo, Fabiana, Mariela, Maxi, Emilia, Gabriel, Jorge y Yamila; al igual que sus bisnietos: Ezequiel, Juan, Jorgelina, Martina, Luciano, Fiama, Francisco, Gastón y Sara.
Era un apasionado del boxeo, en cuyo deporte tuvo la oportunidad de ser el entrenador de su sobrino ?Coco? González.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

BLANCA LETICIA GUERRERO de BONINI

Cuando contaba con 61 años de edad, el pasado jueves 6 del corriente se apagó la vida de Blanca Leticia Guerrero de Bonini, causando dolor y angustia entre sus familiares y amistades.
Blanca había nacido en La Plata el 29 de diciembre de 1947; en plena juventud se casó con José Roque Bonini, y tuvieron cuatro hijos: Cristian Diego, Hernán Andrés, Evangelina Leticia y Gustavo Adrián, a quienes les infundió su visión positiva de la vida.
Con el paso del tiempo se fueron sumando a la familia sus hijas políticas: Andrea Hernet, Claudia Juárez y Pamela Falabella; además de sus nietos: Diego, Santiago, Victoria, Lautaro, Aldana, Ezequiel, Rocío y Juan Cruz; quienes lamentan profundamente su partida, al igual que su hermano Ernesto Elvio Guerrero y sus hermanos políticos Beatriz Blanca, Jorge, Cristina, Ester, Ana y Fabio Bertolli.
Fue una eficiente y laboriosa ama de casa, además de cumplir con su actividad laboral en el área de Teatro de la Municipalidad de Tandil.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

ANTONIO MORENO
 El pasado miércoles 4 del corriente se produjo el fallecimiento de Antonio Moreno, un conocido hombre que contaba con 69 años de edad.
Don Antonio nació el 13 de junio de 1940 en Villa Constitución, provincia de Santa Fe. Se crió en un humilde hogar de tradición evangélica, junto a sus once hermanos.
Cursó estudios primarios en la Escuela ?Domingo Faustino Sarmiento? Nº 500 y el secundario en la Escuela Fábrica de San Nicolás, egresando en 1960.
A los dieciocho años comenzó su actividad laboral en MetCon, una fábrica relacionada con Acindar; en 1964 contrajo matrimonio con Alicia Flores y tienen tres hijos: Nilda Beatriz, Héctor Luis y Javier Eduardo.
Luego se trasladó a Tigre, en el Gran Buenos Aires. Allí trabajó en Corni Fundiciones. Ingresó a la fábrica como operario y llegó a ser gerente de laboratorio; también en esa época se especializa en arenas para fundición gris.
En 1984 se radica en esta ciudad, entra a trabajar en Fungrís y se desempeña como encargado de planta. En 1993 instala un taller de noyería y su pequeña empresa se convierte en proveedor de Metalúrgica Tandil y Fungrís, trabajando hasta fines de 2008, cuando alcanzó su jubilación.
Sus hobby los encontraba en la cocina, la lectura (era admirador de Ernesto Sábato), y los debates de política, religión y deporte.
Su partida, también es lamentada por sus hijos políticos Esteban Chialva, Sandra Delavanso y Soledad Farías; sus nietos Ulises, Heber, Priscila, Andrés, Franco y Débora; además de sus hermanos María Ruth, Rubén Benjamín y Elida Ester.
Sus restos, previo velatorio, descansan en el Cementerio Municipal.

Dedicatoria
Recitador aficionado, lector incansable, gustador de la pesca y las comidas en familia. Los que lo conocimos y estuvimos cerquita suyo lo vamos a recordar como un trabajador compulsivo que a pesar de correr y renegar con los problemas cotidianos y los gobiernos de turno, siempre encontró o inventó el tiempo necesario para lo que reputó importante.
Su familia (la cercana y la extendida), el servicio generoso a los próximos, su particular devoción a Dios y la porfía en procura de compartir con otros el desarrollo de las ideas, son postales que nos pintan a un Antonio cuya falta resulta imposible de disimular.
       Héctor Luis Moreno ? hijo.

 

GRACIANA ISABEL RIVERO de AGUDO
 Cuando contaba con 83 años de edad, el pasado jueves 5 del corriente se apagó la vida de Graciana Isabel Rivero de Agudo, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
Isabel había nacido en Claraz el 14 de julio de 1926; desde muy joven se  dedicó a los quehaceres domésticos y hacía poco tiempo que se había radicado en esta ciudad, viviendo junto a su compañero Roque Agudo, hasta que una prolongada dolencia la apartó de este mundo.
Sus seres queridos agradecen profundamente al grupo de médicos y enfermeras del segundo piso de la Clínica Chacabuco, por los cuidados y atención brindada durante su internación.
Sus restos recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

ALCIRA JUANA ISLAS de CARLETTI
El pasado jueves 29 de octubre, Alcira Juana Islas de Carletti, partió hacia la casa del Padre, acompañada de su familia y amigos.
Mucho se puede decir de esta mujer. Nació en esta ciudad el 18 de junio de 1940, hija de Mercedes Penoucos y David Islas. Fue la tercera de seis hermanos.
De espíritu alegre y simpático, trabajó en la antigua Foto Rembrant y luego en el Banco Comercial del Tandil.
En 1974 se casó con Carlos Carletti, con quien vivió momentos de alegría y de dificultad, siempre buscando cumplir el anhelado sueño de ser padres. En 1981 por fin ese deseo se hizo realidad con la llegada de Cecilia, su hija. Así conformaron una familia muy unida más allá de todo.
Lamentablemente Carlos dejó esta vida muy pronto, dejando a Alicia y Cecilia sumidas en un profundo dolor y desasosiego. Sin embargo ella remontó la tristeza y pudo seguir adelante, criando a su hija y acompañando a su madre y familia.
Con el pasar del tiempo llegaron a su vida, sus ?Soles?, sus nietas Micaela y Guadalupe, quienes la llenaron de alegría y felicidad. Fueron el motor de su vida, el motivo por el cual seguir.
Madre, abuela, tía, madrina, amiga, fueron sus nombres, sus cualidades. Siempre con una sonrisa, con un buen deseo, con alegría por los logros de sus sobrinos, buena compañera y amiga.
Hoy, su familia y amigos la despiden con dolor y serenidad esperando que ya este disfrutando de la compañía del Señor.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el  Cementerio Municipal.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario