Necrológicas

Semblanza de vecinos fallecidos recientemente.

DANTE GUSTAVO IBAÑEZ
En las trágicas circunstancias que diéramos a conocer oportunamente, el pasado miércoles 10 del corriente falleció Dante Gustavo Ibáñez. Sus seres queridos escribieron en su memoria:
“Papi: dedicaste tu vida a los demás. La persona más solidaria y buena fuiste vos. El mejor padre que nos pudo tocar. Trabajaste toda, toda tu vida sin descanso… hoy te llamó Dios para descansar.
Siempre vas a estar en nuestros corazones… con los mejores recuerdos. Gracias por todo lo que dedicaste a nosotras y a tus nietos.
Danos fuerzas desde allá para seguir adelante. No olvides que te amamos con todo el corazón y eternamente gracias papi.. por todo eso y mucho más te deseamos un muy feliz día del padre!
Esperamos que desde allá nos acompañes. Que tengas un muy buen viaje y en cualquier momento nos volveremos a encontrar. ¡Te amamos mucho pa! QEPD”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

EVE NILDA HARGOUAS de DODERO
“Nacida en Mar del Plata, siendo muy pequeña sus padres se radicaron en Tandil, donde nacieron sus siete hermanos.
Cursó la primaria en la vieja Escuela Normal de Alem y Maipú, así como la secundaria, recibiéndose en 1941.
A partir de allí organizó cada cinco años el encuentro de compañeros que se constituyó en cita de afectos y recuerdos siempre esperada por todos.
Inició la tarea docente como auxiliar de secretaria en la misma escuela. Posteriormente ejerció como maestra de grado y de actividades manuales. Puso en la tarea la entrega y dedicación total con un gozoso ejercicio de la misma.
En el orden provincial ejerció en la Escuela rural de Gardey, Escuela N° 33, Escuela N° 217 y la Escuela Especial N° 501, cosechando siempre el afecto y comprensión de padres, compañeros y alumnos.
Excelente hermana, compañera y amiga, cada una sentimos el calor y empeño de su afecto.
Casada con Julio Dodero, se radicó en Buenos Aires. Fallecido su esposo, regresó a Tandil donde festejó con mucha compañía sus 90 años.
Alegre y bien dispuesta para las amistades se vio afectada su salud en los últimos años, siendo llamada por el Señor a los 92 años el pasado 6 de junio. Pasó cerca de muchos, dejando la impronta del esfuerzo y la fe”.

LEOPOLDO FERREIRO
Cuando contaba con 96 años de edad, el pasado jueves 11 del corriente se produjo el fallecimiento de Leopoldo Ferreiro, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.
Leopoldo nació el 4 de marzo de 1922 en Balcarce; años después la familia se trasladó a campos de Gardey y luego a la zona de María Ignacia (Vela). Allí vivió la mayor parte de su existencia.
Se casó con Rosalía Ferraggine (f), tuvieron dos hijas: Angélica y Mirta; luego llegaron cuatro nietos y tres bisnietos.
Brindó su hogar a los hijos del corazón, entre ellos a su nieta Carolina y por último a su bisnieta Viky, las cuales lo amaron como a su propio padre.
Compartía su hogar con cuatro generaciones, se sintió querido y cuidado hasta el último minuto de su vida por esa familia hermosa que creó.
Acompañado espiritualmente por su querido Padre Fernando Mendoza, al que sentía como a su hijo y que tanto disfrutaba el té de las cinco con él, cada vez que lo visitaba.
¡Descansa en paz, como lo que fue: un grande!”.

AGUSTIN ANTONIO GONZALEZ
“Papi: tu buen humor, tu alegría, tu sonrisa incansable es lo que nos deja caer por el dolor, estás presente entre nosotros, solo saliste de tu cuerpo.
Nos dejaste tantas enseñanzas demostradas con la vida. Digna de imitar. Un sabio a quien escuchar, el amor de tanta gente hacia ti, demuestra la persona que fuiste.
Estás en cada flor, en cada niño, cada animalito, en cada abuelo, en la naturaleza misma. Te amamos eternamente. Tu esposa, hijos, nietos, bisnietos y toda la familia”.

NORMA ESTER IBAÑEZ
“El pasado jueves 11 del corriente, se fue de este mundo una gran persona: Norma Ester Ibañez, quien contaba con 67 años de edad.
Su partida nos dejó un vacío enorme en todos nosotros, sus hermanos Carlos y Beto; sus cuñadas Lidia y Cristina; a todos sus sobrinos Romi. Eze, Gon, Nati, Mati, Nico, Lucre, Pau, Marce, Mario, Alberto, Euge, Magu, Oli; sus sobrinos nietos, primos Gra y Fabi y sus amigas Ana, Estela y Alicia.
Qué decir de ella; no alcanzarían las hojas para describirla. Los que la conocimos, sabemos que fue y será por siempre una hija incondicional, hermana maravillosa, y además una tía excelente que nunca te iba a decir que no, ni darte la espalda en nada.
Con vos se fue un pedacito de todos nuestros corazones pero sabemos que ahora donde estés, estás en paz; aunque nos haya costado y nos cuesta entender aún mucho porqué te fuiste tan pronto, ya que acá tenías mucho por dar y hacer, pero Dios lo quiso así y él sabrá porqué.
¡Te amamos y recordaremos siempre con todo nuetros corazón!”.
Sus restos, previo velatorio, fueron cremados en Dolores.

OMAR DIAZ
“La mañana del pasado domingo 14 del corriente, como estaban las elecciones en la provincia de Santa Fe, y Omar tenía que ir a votar porque todavía estaba empadronado allá. Omar salía tempranito y para esto se había puesto de acuerdo con quien lo llevaría hasta Junín para tomar el micro a Rosario.
Como no llegaba a desayunar fueron a buscarlo pensando que se habría quedado dormido… lo encontraron sereno; durante la noche tuvo un infarto que le provocó su muerte súbita.
Había nacido el 5 de febrero de 1969 en Tandil; era el tercero de la familia Díaz. Una infancia feliz, tranquila. No le faltaba nada, pero en la familia todos colaboraban con el trabajo del papá que tenía carnicerías.
Hacia fines de la escuela secundaria entró en contacto con el Movimiento de los Focolares. La experiencia de la fundadora Chiara Lubich, fue una luz a la que se abrazó y nunca más abandonó. Cuando terminó el último año del colegio secundario se fue a hacer una escuela de formación para jóvenes a la Mariápolis Lia, (ciudadela del Movimiento de los Focolares ubicada en la localidad de O´Higgins, provincia de Bs. As.).
Cuando fue confirmado, el llamado a consagrarse a Dios en el focolar, viajó a Loppiano (Italia) para participar de la escuela de formación para los focolarinos.
De regreso a Rosario donde fue destinado, estudió pedagogía y desarrolló una carrera como profesor, director de estudios y director en distintos colegios e institutos de esa ciudad. Fue un apasionado educador que no se quedaba con lo exigible sino que siempre quería ir más allá, y que los alumnos quedaran marcados por la experiencia del paso por las aulas.
Con sus deseos de innovar y desarrollarse hizo algunos posgrados en esa disciplina. Paralelamente, en el ámbito del Movimiento, se dedicó sin medir fuerzas, a las nuevas generaciones, especialmente a los gen 4 (niños hasta 9 años) y a los gen 3 (adolescentes).
Imposible transcribir todos los testimonios que están dejando en su página de facebook, muchos de ellos ya adultos.
En el 2012 una nueva aventura: volver a vivir a la Mariápolis Lía, para hacerse cargo de la Escuela internacional de formación de jóvenes.
Muchos podrían dar testimonio de su empeño y amor personalizado hacia cada uno, respetando sus procedencias, culturas, y de sus largas charlas para descubrir junto a ellos los pasos que cada uno tenía que dar para crecer como persona y para crecer en el camino espiritual.
Nos deja a los 46 años, sin anunciar su partida, con el saludo que habitualmente entregaba a cada joven que partía de la Mariápolis de regreso a su ciudad de origen: “Nos vemos en el Paraíso”.

ENRIQUE OSVALDO AZNAR
El pasado martes 2 del corriente se apagó la vida de Enrique Osvaldo Aznar, una querida persona que contaba con 88 años de edad. Su familia escribió en su memoria:
“Hoy sólo queremos decirte viejo del alma, que eras el ser que más respetábamos y admirábamos… Que más que padre, eras un amigo y el mejor abuelo del mundo….
Te deseamos un muy feliz día del padre y de donde nos estés mirando un te queremos enorme… Esposa, hijas, nietos.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario