Necrológicas

Participaciones de los recientes fallecidos en la ciudad

PEDRO MONTARULI

“Qué decir de mi Papá: fuiste un trabajador incansable, 33 años de metalúrgico. Un actor maravilloso de teatro, cine, televisión y radio; cantante genial con las canzonetas italianas.

Sufriste la pérdida de un hijo y de tu amada esposa, e igual la seguiste luchando con una sonrisa. Pero este 20 de junio partiste para reunirte con Guille y Mirta (La Negrita, como vos le decías), el amor de tu vida.

Papá, sé que estás feliz con ellos, yo te extrañaré, igual que todos los que te conocieron y brindaron su amor y cariño, así me lo demuestran.

Te llevaremos en el corazón: Gladys, Leo y tu amado nieto Bruno”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron cremación en el Crematorio de Dolores.

 

TOMAS RAUL BERNAOLA

Con muestras de pesar y tristeza fue recibida la noticia del fallecimiento de Tomás Raúl Bernaola, cuyo deceso ocurrió el pasado domingo 21 del corriente a los 84 años de edad.

“Poroto” Bernaola nació el 22 de noviembre de 1930 en Rauch; era hijo de Tomás Silvano Bernaola y María Teresa Valenti; conformando una familia junto a sus hermanos: Delfor (f), Perla, Yeya, Yola, Teresa (f) y Carlos.

Dedicó su actividad laboral en tareas rurales, especialmente en la estancia Santa Irene, hasta alcanzar su merecida jubilación.

Hacía 24 años que estaba radicado en esta ciudad, desempeñándose  en el mantenimiento del parque de la Quinta La Florida.

En su juventud contrajo matrimonio con Lilia Isabel Alvarez y tuvieron dos hijos: María Isabel y Raúl Roberto;  luego se sumó su hijo político Raúl Enrique Estela; sus nietos Fernando y Mauricio; sus bisnietos Agustín, Franco y Sofía; sus nietas políticas Paula y Eugenia;  junto a sus nietos del corazón Jazmín y Julieta, quienes elevan una plegaria en su memoria.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

NICASIA HERMINDA ESTENS DE MUMM

El pasado viernes 19 del corriente se apagó la vida de Nicasia Herminda Estens de Mumm, una querida y apreciada mujer que contaba con 92 años de edad.

“Ñata” Estens nació en esta ciudad el 11 de octubre de 1922; sus seres queridos escribieron en su memoria:

“Gracias por tanto amor terrenal, ahora sos nuestro ángel”.

Su hijo Oscar; sus nietas Paola y Verónica; sus bisnietos Martina, Eugenia, Federico y Roque.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

IRMA ALICIA BILBAO DE RODRIGUEZ

“Soñé que me decías que me apurara o llegaría tarde al colegio, te vi cocinando delicias que serán ricos recuerdos, casi sin darme cuenta ya no estás justo cuando aprendía qué corta es la vida.

Debo contarte que estoy muy orgulloso de mis hermanos y papá, porque te cuidaron como una reina hasta tu último momento. Pronto nos vamos a encontrar ya más relajados.

Seguramente nos pongamos de acuerdo. Gracias por todo lo que a tu manera me diste y enseñaste ¡Buen viaje Mamá!”. Gustavo.

ANA TERESA MORRONE DE AMAYA

Cuando contaba con 72 años de edad, el pasado martes 16 del corriente falleció Ana Teresa Morrone de Amaya, causando dolor y tristeza entre sus seres queridos.

Su esposo Oscar Manuel Amaya; sus hijas: Mariela y Yésica; sus hijos políticos Diego Crededio y Sebastián Sollazo  junto a sus nietos Mirko, Franca y Zoé, extrañan su presencia y elevan una oración por el eterno descanso de su alma.

“Chuly, como todos te conocieron: vivirás por siempre en nuestros corazones, ¡buen viaje!”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

MIGUEL ANGEL AGUIRRE

“De manera inesperada, el pasado sábado 20 del corriente se apagó la luz de Miguel Angel Aguirre, un querido y respetado hombre que contaba con 50 años de edad.

Por una imprudencia de otra persona que no le importó lo que hacía, lo dejó sin vida. Lo que comenzó como un buen día de pesca, se truncó con una tragedia, causando dolor en su hijo Miguel, esposa, madre, hermanos, nietos, sobrinos y su segunda familia, que eran y serán sus grandes amigos.

Era un comerciante que atendía alegremente con su mujer, su bar, y vivía momentos únicos como tomar una copa, jugar a las cartas, comer asados, mirar fútbol y si era su equipo, mejor (River Plate), con más razón.

No solamente era su bar su distracción, sino también iba a otro a tomar una copa y jugar a las bochas con amigos hasta últimas horas.

No podía estar todo el día detrás de un mostrador escuchando anécdotas y chistes. Salía a trabajar de lo que fuera, albañil, alambrador, un flete, un luchador de la vida.

Qué difícil que va a ser esto viejo, cómo seguir; tus amigos te recuerdan como un gran amigo y hermano.

Tu familia (señora, madre, hermanos y nietos) T.K.M. no se olvidarán nunca de la persona que fuiste y que ibas a ser.

Por último, yo Viejo querido, que tuve mi peor Día del Padre y que de ahora en adelante no va a ser lo mismo sin vos. Cómo extraño tu sonrisa, tu mirada, tu abrazo, no tenés idea. Pero yo sé que te llevo en mi corazón. Te amo Viejo, nunca te olvidaré”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

AZUCENA MARIA ILUMINADA PANOCETTI DE CASTRO

Cuando contaba con 80 años de edad, el pasado miércoles 17 del corriente se apagó la vida de Azucena María Iluminada Panocetti de Castro, viuda de Jorge Castro. Sus seres queridos escribieron en su memoria:

“Se fue de nuestras vidas, pero sigue en nuestros corazones. Te recordaremos eternamente con mucho amor y extrañaremos las tardes de sonrisas y chistes que compartimos. ¡Hasta siempre Chuchi!”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal y descansan junto a sus padres como era su deseo.

HECTOR ALBERTO STRADA

El pasado viernes 29 de mayo falleció Héctor Alberto Strada, un querido y respetado hombre que contaba con 61 años de edad. Sus seres queridos escribieron en su memoria:

“Beto: después de una larga dolencia partís dejándome un dolor enorme. Te recordaré por siempre como eras, cumplidor, un hombre de fierro. Te marchás después de luchar como un león estos últimos seis años.

Nuestras mayores alegrías eran esos viajes inolvidables en el camión, los asados de los domingos con el nene.

¡Por siempre te recordaré, amor de mi vida!”.

Tu esposa Marta D. López.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario