Necrológicas

Participaciones de la edición del 29 de noviembre de 2015 de los recientes fallecimientos

MANUELA GARCIA

El pasado 13 de noviembre de dejó de existir la vecina Manuela García viuda de Laulhe.

El 18 de septiembre había cumplido 78 años.

Nacida en Gardey, en 1937, transcurrió su niñez junto a sus padres y a sus seis hermanos.

Ya en su adolescencia, la familia se trasladó al campo La Marcelina, en tanto que en el año 1959 Manuela contrajo enlace con Juan Pedro Laulhe (f) y se radicó en Las Toscas (partido de Ayacucho).

Allí, junto a su esposo, se dedicó a las tareas rurales. Una vez fallecido su marido permaneció sola en su campo, haciendo todo tipo de trabajo rural hasta hace cerca de diez años, momento en el cual decidió vender su establecimiento y radicarse en Tandil.

Eligió como lugar de residencia la calle Roca 1212, donde vivió hasta mediados de este año, momento en el que se trasladó a Fragata Sarmiento 1449.

Lamentablemente durante este año su salud fue muy frágil.

Estuvo al cuidado de sus sobrinos políticos Susana Lamarque y Juan Carlos Lasarte, quienes sienten su ausencia después de tantos meses dedicados a su cuidado.

“Lali: siempre te recordaremos con mucho cariños. Hicimos lo que estuvo a nuestro alcance para hacerte sentir bien, contenta y contenida hasta tus últimos días. Jamás te olvidaremos y cumpliremos con la promesa de cuidar a tu perro Palomo y a tu gata Morena”.

Sus restos descansan en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

JORGE HERNAN PRECIADO (“PIRINCHO”)

El 21 de noviembre se produjo el deceso de un respetado vecino tandilense, Jorge Hernán Preciado, conocido por sus familiares y amistades como “Pirincho”.

Contaba con 73 años de edad, ya que había nacido en Tandil el 5 de julio de 1942.

Actualmente estaba jubilado, tras una vida laboral que incluyó su paso por Metalúrgica Tandil, además de trabajar también en una curtiembre y en un horno de ladrillos.

El 24 de febrero de 1965 había contraído enlace con Marta Noemí Mañas, con quien tuvo a sus cuatro hijas: Claudia, Jorgelina, Mariana y Rocío. Con el tiempo llegaron sus hijos políticos Oscar Chacón, Carlos Althabe, Guillermo Benítez y Facundo Ibarra.

Disfrutó la llegada de cada uno de sus trece nietos:  Marianela, Micaela y Gonzalo Chacón; Martín, Julieta y Facundo Althabe; Timoteo, Lautaro y Ezequiel Benítez; Lucas, Nahuel, Leonel y Celina Ibarra.

Hoy la familia recuerda a “Pirincho” de la siguiente manera:

“Hoy el Señor te ha llamado a su presencia y estamos seguros de que sus brazos salieron a tu encuentro.

Reconforta a toda tu familia saber que te encontraste con tu Señor amado. Nos enseñaste a dar gracias a Dios más allá de las circunstancias.

Fuiste un gran ejemplo de perseverancia, sacrificio, mansedumbre, humildad, amor, respeto y -por sobre todas las cosas- nos enseñaste a ser optimistas, que aunque la situación se vea oscura nunca hay que bajar los brazos y confiar en el Señor, que era tu refugio.

Es por eso que él te eligió este día para recompensarte. ¡Hoy las puertas de los cielos se abrieron para recibirte! ¡Qué feliz debes estar!

Nos inculcaste lo que es ser justo, ser responsable y trabajador para lograr las cosas que nos proponernos en la vida. Es triste y duele mucho tu partida, pero tranquiliza saber que hasta último momento tu fe estuvo intacta, siempre en paz.

Te fuiste sabiendo que en tu vida dejaste un camino fructífero, con mucha gente que te ama y te va a recordar como lo que siempre fuiste: una gran persona.

Hoy toda tu familia te rinde homenaje, recordando historias compartidas, recuerdos, imágenes, anécdotas y -sobre todo- tu sonrisa quedarán siempre en el corazón de cada uno de todos nosotros.

Te vamos a tener presente en nuestros corazones así: alegre, sonriendo, silbando y andando en bicicleta.

Te extrañaremos: que descanses en la paz del Señor es el deseo de tu familia”.

 

HERMELINDA BUENOS AIRES CASTILLO

El 14 de noviembre pasado falleció Hermelinda Buenos Aires Castillo, una vecina que vivía en Tandil desde hace más de medio siglo.

Había nacido el 25 de julio de 1929 en María Ignacia (Vela), en tanto que de niña se trasladó a Buenos Aires junto a su familia.

Era una mujer trabajadora y muy querida, dedicada a los quehaceres del hogar.

 

Dedicatoria

 

“Mamita:

Siempre fuiste una gran madre y una gran luchadora. Peleaste hasta el final, pero Dios quiso que estuvieses a su lado para ser un ángel más.

Siempre te recordaremos. ¡Te quiero Mami!”.

OSCAR ERNESTO ALVAREZ

A la temprana edad de 60 años, el 13 de noviembre se produjo el fallecimiento de Oscar Ernesto Alvarez.

Taxista de profesión, cumplía su labor en la parada de la Estación Terminal de Omnibus.

Había nacido el 15 de abril de 1955, en Tandil.

En este doloroso momento, sus hijos Enrique y Ezequiel lo recuerdan de la siguiente manera:

“Viejo: siempre fuiste una persona muy respetable, apreciado por todos y en particular por los chicos, ya que con tus sonrisas siempre lograbas tener afinidad rápidamente y te hacía tan especial.

Esa es la forma en la que te recordaremos siempre.

La verdad que tu partida nos golpeó muy fuerte. No te imaginás cuánto te extrañamos y cuánto te vamos a extrañar, pero sabemos que nos darás fuerza para salir adelante.

Siempre te vamos a amar”.

 

ANA MARIA BARI DE MONTOYA

Pocos días atrás falleció Ana María Bari de Montoya, quien había nacido en Maipú el 10 de julio de 1940.

Era hija de Amancia Coronel y Antonio Francisco Bari.

El 25 de septiembre de 1971 contrajo nupcias con Carlos Omar Montoya, de cuya unión nacieron sus hijos María Fernanda y  Omar Pablo.

Definida por sus seres queridos como un amor de persona, Ana María se dedicó a su hogar, esposo e hijos.

Fue una mujer trabajadora, generosa y de dulces modales, que cosechó innumerables amistades.

Padeció una cruel enfermedad que debió soportar durante años con estoicismo, pero que fue minando sus fuerzas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario