Necrológicas

Semblanza de vecinos fallecidos recientemente.

 

RODOLFO ALFREDO SIMOS
El pasado 27 de diciembre se produjo el deceso del vecino Rodolfo Alfredo Simos, quien tenía 78 años.
Su familia lo despide de la siguiente manera:
“Nos dejaste provocando en todos nosotros un vacío enorme e inesperado. Tus ojos se cerraron pero el cielo ganó un ángel que nos ilumina y nos protege.
Hoy te extrañan tus hijos Marcelo y Ana; tus hijos políticos Claudia y Jorge; tus nietos Adrián, Gabriel, Nicolás y Natalia; tus nietas políticas Naty y Didi; tus bisnietos Jazmín y Cristian.
Juntos pasamos hermosos momentos. Gracias por tu sonrisa.
El 7 de enero cumplirías años. Estés donde estés te queríamos decir ‘Feliz cumple Viejito’”.

GLADYS ETHEL ZUBIGARAY Vda. DE FROMULO
El 12 de diciembre pasado partió de este mundo Gladys Ethel Zubigaray viuda de Frómulo.
Había nacido el 16 de marzo de 1936 en Gardey. Sus padres eran Sara Celsa Ramos y Julián Zubigaray (f).
Tuvo un hijo: José Omar Zubigaray. De joven se trasladó a vivir a Tandil para trabajar de cocinera. Aquí conoció a quien con el correr de los años sería su esposo: Pedro Osvaldo Frómulo, fallecido hace apenas seis meses.
Sus familiares recuerdan a “Cacha”, como le decían con afecto, con las siguientes palabras: “Siempre vivirás en el corazón de tu hijo José; tu nuera Silvia; tus nietos Adrián, Silvita, Leonardo y Maximiliano Zubigaray; tus nietos políticos Tamara, Marcos, Carolina y Melisa; bisnietos Joaquín, Alexandra, Abril, Francisco y Samira; tus hermanos Julián Agustín (f), José Santiago, Sara Elena y Alfredo Ramón Zubigaray; y tu sobrino -a quien tanto querías- Carlos Fortier; demás sobrinos, cuñadas y amigos; quienes elevan una plegaria para tu descanso en paz”.
Sus restos fueron inhumados en el Cementerio Municipal.

MARGARITA ANGELICA CHIURAZZI DE MARTINEZ
El 26 de diciembre pasado falleció una querida mujer, nacida en Tandil y domiciliada en Villa Aguirre.
Se trata de Margarita Angélica Chiurazzi de Martínez, quien contaba con 59 años.
Había nacido el 8 de febrero de 1956 en Tandil y se dedicaba a las tareas de su hogar.
Su esposo, Ricardo Martínez, y su única hija –Virginia- fueron el centro de su vida. Con el correr de los años la familia crecería y se perfeccionaría con la llegada de Fernando Moraña –su hijo político- y de Abigail, la nieta que hoy tiene once años y que pudo disfrutar durante estos años el amor incondicional de la abuela que fue Margarita Angélica.
Hoy quedan en la memoria de la familia la dedicación y el amor puesto de manifiesto en cada acto por una mujer que supo ganarse el cariño y el respeto de quienes la conocían.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario