Necrológicas

MARIA DEL CARMEN MORIS DE RODRIGUEZ
El 17 de abril pasado se produjo el fallecimiento de la vecina María del Carmen Moris de Rodríguez, quien había nacido en Chapaleofú, partido de Rauch, el 18 de febrero de 1955.
Casada con Fernando Miguel Rodríguez, tuvieron cuatro hijos Darío, Cecilia, María y Laura. Luego llegarían sus hijos políticos Verónica, Pablo, Santiago y Matías; y sus nietos Agustina, Gaspar, Ramiro, Román, Paloma, Celina y Martín.
Dedicó su vida a las tareas de su hogar y a la crianza de sus hijos, además de trabajar en casas de familia.

Dedicatoria

“María del Carmen:
¿Con que nos dejaste a todos? Son esas cosas que el destino nos da…
Te conocí cuando tenías 16 años, desfilando como la reina, junto a dos princesas, representando al corso y club del Chapaleofú.
Nos enamoramos y nos casamos siendo todavía jóvenes: vos recién 18 y yo 22. De ese amor fueron apareciendo nuestros cuatro hijos, luego tres yernos y una nuera y –para más alegría- tres nietas y cinco nietos.
Para todos fuiste un palenque, el puntal; siempre con el amor y la sonrisa para todos: poniendo los gustos para los nietos y una palabra de aliento y hacia adelante para todo quien la conoció.
María del Carmen: cuando el cura nos casó dijo hasta que la muerte nos separe. No pensé que tan pronto iba a pasar y pasó. Seguro que por algo Dios te eligió.
María, o como yo te sabía decir Maruchi: Todos (hijos, yernos, nueras, nietos y nietas, hermanos y los que te conocieron) te vamos a recordar.
Me dejaste un gran dolor, pero la vida continúa. Como te decía, hay que pedalearla, a lo mejor ya te encontraré allá arriba.
Siempre te amaré, María del Carmen.
Tu marido Miguel”.

 

NESTOR ALBERTO KRONEBERGER
El pasado 16 de abril falleció en vecino Néstor Alberto Kroneberger, conocido entre sus allegados por el apodo de “Flecha”.
Oriundo de Laprida, había nacido el 21 de abril de 1961, en tanto que siendo chico se radicó en Benito Juárez.
Llegó a Tandil hace 18 años, casado con Elsa Chaves, con quien tuvo cuatro hijos: Alejandra, Yesica, Francisco y Alexis. Con el paso del tiempo su vida se alegró también con la llegada de Jazmín y Simón, sus dos nietos.
Néstor Alberto Kroneberger se dedicó durante toda su vida a trabajos de albañilería.
Junto a la crianza de su familia, siendo joven participó de algún combate de boxeo en Juárez, en tanto que en su casa de Villa Italia supo entrenar a algunos deportistas.
Hoy, su esposa, hijos y nietos extrañan su presencia y lamentan su partida, sentimiento que se extiende a quienes lo conocieron y supieron de sus cualidades.

 

ALFREDO OSCAR SEOANE
A los 73 años, el pasado 14 de abril dejó de existir el señor Alfredo Oscar Seoane.
Había nacido en la localidad neuquina de San Demetrio, en tanto que vivió gran parte de su vida en la ciudad de Zapala.
Hace más de 25 años llegó a Tandil con su familia, en procura de una mejor calidad de vida para su hijo mayor.
Alfredo estaba casado con Elida Domínguez, con quien tenía tres hijos: Marcelo, Maximiliano y María Luján. Además disfrutó del amor de sus nietos Francisco (que compartía el hogar con los abuelos), Fabricio, Abril y Renata.
Laboralmente se desempeñó hasta jubilarse en la empresa Loma Negra.
Su familia lo recuerda como un hombre muy familiero y protector, que gozaba cada momento compartido con su entorno íntimo y que también hacía de la amistad un culto.
Quizás de su infancia y juventud en contacto con las montañas y la naturaleza en general heredó su pasión por viajar en familia. Supo ser también acompañante de su querido nieto en sus viajes vinculados con la práctica del ajedrez.
En este momento tan especial, la familia lo recuerda con amor y ruega una oración por el eterno descanso de su alma.

V JORGE MARIO BONINI
El 14 de abril, luego de una corta e inesperada dolencia, falleció Jorge Mario Bonini, con 76 años recién cumplidos.
Era el cuarto de ocho hermanos, con los cuales compartía innumerables anécdotas, así como con sus amigos del barrio de Centenario y Constitución, sus compañeros de Marina y de los varios deportes que practicaba. Dejó, principalmente, su huella y se destacó como futbolista en el club Excursionistas, siendo recordado por sus contrincantes como “un caballero y digno rival”.
Trabajador incansable, responsable y correcto tanto en Metalúrgica Tandil como en Tandilmat, sus ratos libres eran para la fotografía. Sus fotos continúan hoy perpetrando hermosos recuerdos escolares, bautismos, comuniones y cumpleaños, en muchos hogares tandilenses que lo recuerdan por su constante buen humor.
Buen esposo, padre dedicado y cariñoso de Myrian y Liliana, recibió con alegría sus tres nietos -Fer, Nico y Celes- con quienes compartía hermosos momentos de juegos y carcajadas.
Con su novia de juventud y esposa –Nelly- celebraron las bodas de oro con gran alegría.
Sus últimos años, ya jubilado, transcurrían tranquilos en su hogar, rodeado de su familia, hermanos, cuñados y amigos compartiendo juegos de cartas y mentiras, truco mediante.
Se lo solía oír por las calles silbando o canturreando los tangos que tanto le gustaban.
Por su gran afición al deporte, practicaba yoga en la Universidad de la Tercera Edad y un viernes al mes rememoraba momentos de gloria en las cenas del Club Talleres junto a deportistas de su época.
Su partida deja en su familia un vacío enorme, y a su vez, sus corazones llenos de orgullo y gratitud por su absoluta dedicación a los suyos.

Dedicatoria

“Jorge, siempre serás recordado con profundo amor por tu familia, y con respeto, cariño y alegría por todos los que te conocieron y disfrutaron de tus bromas, tus consejos, tus enseñanzas.
Descansa en paz Jorge, y -como bellamente expresó uno de tus amigos- ´la vida se vive de tal suerte que vivo quedes en la muerte´. Tú estarás siempre vivo en los corazones de quienes fuimos honrados por tu hermosa amistad”.

 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario