Necrológicas

GABRIELA ALEJANDRA LORENZO
El pasado miércoles 8 del corriente dejó de existir Gabriela Alejandra Lorenzo, con tan solo 19 años de edad.
“A pesar de tener toda una vida por delante junto a tu hijo Theo Benjamín Lorenzo, de dos años. Nos tuviste que dejar con tristeza y dolor a causa de tu partida.
Siempre te recordaremos con esa sonrisa y esa energía que tanto te caracterizaban.
Dejaste un vacío enorme en nuestros corazones y hoy lloramos tu ausencia y la de nuestro padre: Alejandro David Lorenzo, quien falleció hace nueve meses atrás.
Fuiste una gran madre, hermana, hija, nieta y amiga. Tenías esas virtudes 
Y esa personalidad tan especial que te convertían en la gran persona que eras.
Deseamos que hoy te encuentres en paz y aunque no te encuentres físicamente siempre seguirás viva en nuestros recuerdos y en nuestros corazones.
La vida nos dio un golpe muy duro cuando te llevó y nos dejó con este dolor, y aunque hoy me sienta sola, mi vida sigue y por Theo no me puedo derrumbar. El te reclama constantemente y a causa de eso nuestra abuela y yo prometemos que le brindaremos todo ese amor que no le pudiste terminar de dar y lo cuidaremos.
Nunca te olvidaremos: tu hermana Ana, tu hijo Theo, tu abuela Reneé, madre, tíos, primos y amigos”.
 
 
JUAN CRUZ ANDRADE
“¡Dolor! ¡Dolor! ¡¡¡Dolor!!! no refleja el valor real de esta palabra, elevándola, potenciándola con otras tal vez se aproxime con crueldad, atrocidad, desidia, impotencia, desolación…
¡Cambiaste la vida por un mendrugo! mientras los que te emplean dejan a generaciones enriquecidas… Estoy en los límites de mi conciencia, cuando creí haber pasado por los portales más oscuros para comprender la vida: ¡¡Dudas!! ¿existe o no? ¿Casualidad, "kausalidad"?
¡Ya se Cruchy! vos querés que te recordemos con alegría, como eras vos, con esa sonrisa siempre en tu cara. Las charlas en los viajes con la peña. El orgullo de verte vestido con las pilchas criollas, ¡bien Andrade carajo! bailando chacareras y gatos como vos sólo lo hacías o en guitarreadas interminables con Romi haciendo del quinto nochero!!
Siempre pienso que uno debe vivir con tal dignidad que cuando llegue la hora del tránsito, se abran los portales del cielo y suenen las trompetas de los ángeles para recibirnos, pero eso es una utopía, los oídos limitados humanos no escuchan, pero vos lo lograste, porque sí lo pudimos ver, en las almas que quedamos por un rato más, en el amor que has ganado con tu esposa Natalia, en tus hijos Valentina y Sixto y tus hijos del corazón Tobías y Celeste, en tus padres José y Beba, en tus hermanos Silvia, María Rosa y Juan José. En tus cuñados Damián, Tony y Carolina. En tus sobrinos Victoria, Lautaro, Enzo y Tobías. En tus tíos y primos, y en la legión de ángeles amigos y compañeros de trabajo que no han encontrado consuelo y no se movieron de tu lado… hasta los vecinos cerraron sus negocios en señal de duelo.
Sabés que tu papá y mamá te aman profundamente y van a extrañar cada despedida encargándoles que se cuiden y diciéndoles que los querés mucho y te marchabas tocando la bocina por más de media cuadra…
¡Negro querido! Tu tío Miguel, con el corazón roto…”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
– – – – – – –
 
Carta a un amigo
 
“Cruchi, como te conocimos la gente del “barrio”, gracias por haber compartido tu vida a nuestro lado. Nunca te vimos enojado, siempre con tu sonrisa gigante y tu abrazo de oso llegabas donde querías, con tu paciencia y amor nos enseñaste a bajar un cambio en la vida y a tomarnos un tiempo para compartir con los seres queridos, sea pescando o tomando un vinito con coca.
Fuiste un pilar de concreto en todo momento para tu grupo de amigos, fue un placer y un orgullo que seas uno de los nuestros. 
¡Siempre estarás junto a nosotros tus amigos y familiares!”.
 
 
CARLOS MARIO DURSO
“Carlitos, nació  en la vecina ciudad de Chillar, el 13 de agosto de 1943; era hijo de Antonio Durso y María Cristina Desideri y llegó siendo muy niño a Tandil.
Cursó sus estudios primarios en la Escuela N° 1 y en la Escuela N°7  ylos estudios secundarios en la Escuela Técnica “Felipe Senillosa”, de la cual egresó.
Desde muy joven trabajó en el Bazar San Martín, donde cosechó muchas amistades, de las cuales conservó con el transcurso de los años… luego siguió con su actividad laboral en DEBA, actualmente Trasba, donde ahí después de muchos años se jubiló, dejando huellas de lealtad, compañerismo y servicio.  
Sus compañeros, quienes también estuvieron colaborando todas las veces que se los requería y siempre pendientes de su salud.
Formó su familia con su esposa Nelly y sus hijos Gustavo, Marcela, Carolina y Marita, sus nietos Agustina, Tomás, Santiago, María Paz, Elías, Alma, Lucas y Belén.
Pa, nos enseñaste con tu ejemplo que en la simpleza de las cosas está lo realmente verdadero, nunca dejaste de dedicarte a tu familia y trabajo. Vamos a extrañar tus humoradas y tus gestos de no aprobación cuando algo no te gustaba, en fin… así eras vos… un excelente marido, padre, suegro y abuelo.
Familiares, amigos, compañeros y vecinos, no dejaron de acompañarte en tu último adiós, todos estuvieron ahí, reconociéndote como un gran ser humano, solamente vos lograste tanto cariño y respeto… luchaste con muchísima entereza… ahora nos queda decirte que te extrañaremos… y que siempre estarás en nuestros corazones”.
 
 
MARIA DEL CARMEN CORIA de ROMERO
En la ciudad de Miramar, el pasado viernes 3 de enero se apagó la vida de María del Carmen Coria de Romero, una querida mujer que contaba con 50 años de edad.
María del Carmen nació el 5 de septiembre de 1963 en La Plata. Siendo una niña llegó a Tandil donde con el correr de los años formó una familia y trabajó como peluquera.
Su partida de este mundo es lamentada profundamente por su esposo Juan Enrique Romero; sus hijos Mariana, Pamela y Luciano Romero; su madre política Margarita Romero; sus hermanos Julio, Raúl, Susy y Miguel; su nieto Dante; sus hermanos políticos, primos, sobrinos y demás familiares, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.
 
 
IGNACIO BELLVER
Cuando contaba con 88 años de edad, el pasado domingo 15 de diciembre se produjo el fallecimiento de Ignacio Bellver. Sus seres queridos escribieron en su recuerdo:
“Papi: fuiste un luchador en tu vida, luchaste por tu familia con todo esmero, trabajaste para sacar adelante una casa con una esposa y tres hijos, a quienes educaste muy bien y te respetaron y entendieron siempre.
Tuviste nietos, lo cual te querían mucho, te tocó criar a dos de ellos –que te quisieron como si fueses su padre. Tuviste que pasar por pérdidas muy queridas, como tu esposa y tus dos hijos varones. Quedamos en la vida tú y yo para hacernos compañía. Pasamos momentos lindos y feos, pero los llevamos adelante.
Papá, a mí me tocó despedirte, te dije muchas veces que te amaba y a pesar de que hoy no estés te voy amar de por vida. Viejo te quise y te querré siempre. Tu hija”.
“Cuando mi espíritu se angustiaba, dentro de mí, tu conociste mi senda. Salmo 142/3”. 
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
MERCEDES CASANOVAS de GONZALEZ
“Simplemente Mercedes… querida hermana de la Tercera Orden Franciscana Seglar, querida formadora, querida compañera… durante 18 años Agente de la Caridad (Cáritas Nuestra Señora de Begoña)… querida amiga. 
Así te despedimos todos los que tuvimos el privilegio de conocerte, tratarte y compartir tantas jornadas consagradas a la formación espiritual en la 3ra. O.F.S. En la entrega de todos los días en Cáritas, atendiendo, escuchando y orientando a los más necesitados, los pobrecitos de San Francisco, los preferidos de Jesús.
Simplemente Mercedes… sabemos que no querías que te recordáramos de otra manera, con tu humildad, sencillez, entrega. Con tu dulce mirada y tu eterna sonrisa de todos los días. No te despedimos llorando Mercedes, tú no lo querías.
Simplemente nos anticipastes, Dios te llamó a dormir el sueño de los justos.
Tu ejemplo, tu espíritu viven… por eso siempre estarás entre nosotros”.
Sacerdotes, Hermanas de la 3ra. O.F.S., compañeras de Cáritas, parroquia Nuestra Señora de Begoña.
  
 
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario