Necrológicas

FLORENCIO RAZPET

En la ciudad de Mar del Plata, donde estaba residiendo desde hace muchos años, el pasado jueves 26 de diciembre se produjo el fallecimiento de Florencio Razpet, un querido hombre que contaba con 87 años de edad.

“Fiorito” Razpet nació en esta ciudad el 13 de diciembre de 1926; cursó sus estudios primarios en el Colegio N° 5 y se crió en el barrio de calle San Martín al 1100, donde cosechó innumerables amistades.

Por razones de falta de trabajo, con sus padres y hermanos emigraron hacia Mar del Plata, pero siempre venía a visitar a sus tíos, primos y amigos. Era hincha de Boca Juniors y un apasionado del automovilismo, fanático de Chevrolet, no se perdía ninguna carrera de Turismo Carretera.

Era un asiduo lector de El Eco de Tandil, diarios que mensualmente le mandaban sus amigos y familiares, por lo que siempre estuvo al tanto de lo que sucedía en su querida ciudad.

Sus hermanas Angela y Marta, sobrinos, sobrinos nietos, primos y amigos, lamentan profundamente su partida de este mundo y elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.

Sus restos recibieron inhumación en el Cementerio Parque de Mar del Plata.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

HERMINDA ESTHER SANCHEZ

El pasado domingo 29 de diciembre se apagó la vida de Herminda Esther Sánchez, una querida persona que contaba con 81 años de edad.

Herminda nació en esta ciudad el 28 de julio de 1932. Trabajó durante muchos años en el Club Kimberley de Mar del Plata, donde estaba radicada; luego se vino a vivir a Tandil.

“Se fue en paz, en silencio, discretamente, así era ella. No se necesitan grandes palabras para describirla. Era buena y eso es un orgullo para todos aquellos que tuvimos la suerte de conocerla.

Sus hijos Antonio y Liliana, sus hijos políticos, nietos y bisnietos la recordaremos eternamente.

Fuiste una gran madre y abuela. Cuando te necesitemos no tendremos más que recordarte y ahí vas a estar. No es un adiós sino un hasta luego. ¡Te vamos a extrañar querida abuela!”.

                                                      Tu nieta Roxana.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

MARINA ALEJANDRA RINALDI

“A sus jóvenes 34 años de edad, el pasado sábado 4 de enero, falleció la ingeniera Marina Alejandra Rinaldi luego de una lucha incansable contra una enfermedad cruel que en ningún momento pudo borrarle su sonrisa. Su desaparición ha provocado un profundo dolor entre familiares, amigos y conocidos.

Marina nació en Tandil el 28 de octubre de 1979, se formó en la Escuela Normal Nacional Superior Don José de San Martín, desde el jardín de infantes hasta la educación secundaria, para luego comenzar sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Exactas de la Unicén. 

Marina desarrollo su actividad laboral en la oficina de Estadística dependiente de la Secretaría Académica de la Unicén, cosechando una gran cantidad de amigos tanto en el ámbito laboral como en toda la Universidad.

Se recibió de Ingeniera en Sistemas en noviembre del 2012 en medio de un duro tratamiento para intentar curarse de su enfermedad.

Sus grandes amores: Diego, su compañero de vida, y su hijo Ramón. Disfrutaba de la compañía de la familia, de las reuniones con amigos, de la vida al aire libre y del deporte. Siempre poniendo el alma en cada actividad que emprendía.

Hoy queremos recordar a Marina como era: una persona llena de luz, compañera, madre, hija y hermana amada, entrañablemente querida por familiares y amigos, generosa compañera; siendo el esfuerzo, la constancia y la perseverancia las herramientas principales en su vida”.

Sus familiares agradecen públicamente a: CIO Tandil, Centro Oncológico de las Sierras. A todo su personal y a los doctores Walter Ponce, Silvina Quarleri y Gonzalo Mandiola.

A los doctores Juan Larrea, Luis Lemoine y García Allende.

Instituto de Oncología Angel Roffo, Dra. Ana Alvarez.

Instituto Oncológico Alexander Fleming, Dr. Nadal.

Laboratorio de Análisis Clínicos Montani. A todo su personal.

Farmacia del Centro. A todo su personal; Ospuncba, a

Pepe y todo su personal; Sanatorio Tandil, a todo su

personal.

Secretaría Académica de la Universidad Nacional del Centro;

Facultad de Ciencias Exactas; Instituto Pladema; Facultad

de Ciencias Económicas; Secretaría de Postgrado y

Educación Continua de la Facultad de Ciencias Económicas;

Facultad de Ciencias Humanas y Asociación de Trabajadores

de la Universidad Nacional del Centro.

Asociación Mutual Universitaria de la Unicén; Club Náutico

Tandil;Instituto de Estudios Aeroespaciales Eduardo A.

Olivero; Equipo Terapéutico de Aipin; autoridades y docentes

del Jardín Belén; autoridades y docentes del Jardín Maternal

Arroyito.

Abel, Verónica y Nicolás Bayerque; Promoción 1957 escuela

Normal; mamás del Jardín Belén y a todos aquellos que

acompañaron en este difícil momento.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

CARLOS RAMON FORNASA

El pasado viernes 3 del corriente falleció Carlos Ramón Fornasa, un querido hombre que contaba con 67 años de edad y sus seres queridos escribieron en su memoria:

“En tu paso por esta vida nos enseñaste con ejemplos que en la simpleza de las cosas está lo realmente verdadera, con tu gran amor y bondad transitaste tu camino dedicándote enteramente a tu familia y tu trabajo.

Siempre te recordaremos como esa persona simple, transparente y buena, a la que todos querían y apreciaban.

Hoy no es un adiós, es un hasta luego porque nos queda la esperanza de algún día volver a encontrarte y darnos ese gran abrazo que tanto esperaremos.

Con inmenso amor siempre te recordaremos tus hijos Marcos y Cristian, tus nietos Guillermina, Francisco y Milagros, y tu nuera María Eugenia”.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

ADOLFO DIAZ

El pasado sábado 4 del corriente, a los 84 años de edad, falleció Adolfo Díaz “El Tinga”, causando dolor y tristeza entre sus seres queridos.

Desde joven trabajó en la fábrica Indo, donde luego alcanzó su merecida jubilación.

De profesión se especializó en malcriar a sus nietos que descubrieron en él una gran persona, que con pequeños actos, como llevarlos a la escuela, hasta disfrutar tardes enteras de juegos y risas.

Momentos de mates amargos compartidos después de la siesta merecida de todos los días, y antes de sus nietos fueran a sus trabajos.

Cómo olvidar estos momentos que marcarán las vidas de las personas que lo conocieron. Dejaste en nuestras vidas grandes valores, respeto, generosidad, honor y sobre todo amor hacia la familia.

Siempre te extrañaremos, tus hijos: Jorge Díaz, Adolfo Díaz, María Matos, Adolfo Adrián Díaz, Segundo Ezequiel Díaz, Ana Díaz, Guille Gau, Gerónimo Gamberoni e hijos del corazón.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JORGE ROQUE LABACA

“Querido primo hermano: Dios no dudó en llevarte con él, oraciones mil ¡cuánto te extrañaremos! Pasamos desde niños y hasta ahora, todas las fiestas junto con nuestras familias. Tus padres; mis tíos Roque Labaca y Angelita Estens Labaca, suscriptores de Multimedios El Eco de Tandil, desde hace más de sesenta años. Tío hermano de mi madre y socio de mi padre en la casa de remates “Ostinelli – Labaca”. También te lloran tus hermanas ¡qué dolor inmenso!

Fuiste un gran tipo, visitabas a mis viejos (con Juan Manuel Cuestas) excelente, siempre buenos mates con ellos.

Fuiste “fana” de Independiente de Avellaneda; las pesca era tu divertimento y ciclista cuando eras muy joven y por sobre todo, profundamente amante del Turismo Carretera.

Sabías todo sobre el deporte motor y hasta fuiste a saludar a Dante Emiliozzi, quien te recibió en su casa y te preguntó ¿cómo sabe tanto usted?; le contestaste: tengo todo documentado señor Dante y también en la cabeza, mi pasión. El olavarriense no podía creerlo y lo felicitó de corazón y algún regalo le entregó. Asiduo concurrente a los autódromos entre otros, con el señor “Perico” Cubiat.

También te van a recordar tus sobrinos: Luciana, Marcos, Ignacio; tus sobrinos nietos: Milagros, Alejo, Delfina, Camila y Lorena; primos y amigos, con mucho afecto, no te queden dudas.

Trabajaste en la empresa Terrabussi S. A., desde muy chico y luego por tu cuenta, hasta alcanzar tu merecida jubilación. Arriba de los camiones, siempre, trabajos duros si los hay ¡Nos vemos querido Jorge!”.

Tu primo Enrique A. Ostinelli Labaca, y mis hijos Ana Inés Ostinelli y Martín Enrique Ostinelli; mi yerno Esteban y mi nuera Elizabeth y mi nietita Juana.

¡Chau Jorge! Siempre te recordaré con mucho afecto!”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

LUCIANO ARGENTINO ALGAÑARAZ

El pasado viernes 3 del corriente y cuando contaba con 85 años, falleció Luciano Argentino Algañaraz, causando mucha tristeza y angustia entre sus seres queridos.

Luciano nació en Fulton el 3 de enero de 1929, pasó su infancia en el Paraje “43” junto a sus padres y trece hermanos.

A los 18 años fue llamado para cumplir con el servicio militar, que efectuó en Zapala (Neuquén), donde pasó 14 meses sirviendo a la Patria; luego realizó varios trabajos.

Su pasión fue el ciclismo y la guitarra; alrededor de los 22 años se vino a trabajar a Tandil y a los 40 años contrajo matrimonio con Norma Najurieta, formando su hogar con la llegada de tres hijos: Alberto, Laura y Estela; más tarde fueron llegando sus hijos políticos Pedro Luis y Pedro y también la alegría de ser abuelo de sus nietos Micaela, Camila, Jorge, Ludmila, Jerónimo, Enzo, Benjamín y Macarena.

“Fuiste un buen esposo, padre, abuelo, amigos y consejero. ¡Te vamos a extrañar mucho esas historias de juventud que con tanta atención te escuchábamos de chicos y luego, le tocó el turno a tus nietos!

Gracias Viejo por enseñarnos todos los valores que se necesitan en esta vida para ser personas de bien. Si hoy no te tenemos físicamente es porque Dios dijo que era hora de que descansara, pero para nosotros siempre seguirás vivo en cada espacio de nuestro corazón.

Fuiste un hombre con todas las palabras, dentro de tus posibilidades nos educaste con amor, humildad, respeto y a valorar cada cosa de la vida. Gracias Viejo, gracias Papi, te amamos mucho. Tus hijos”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

EMMA KARIMI ABDALA de GONZALEZ

“Hija de inmigrantes sirios, Naim Abdala y Siria Ayul. Segunda hija de seis hermanos.
Su infancia fue muy humilde y plagada de privaciones; de muy joven se casó con Juan Bautista González, "Bachicha", hombre trabajador y bueno, con quien logró una hermosa familia. También su estabilidad económica. Ambos construyeron su casa en Pinto 1271, donde vivió toda su vida, allí nacieron: Jorge Ernesto (1954) Luis Daniel (1956) y Diana Mabel (1962).
Quedó viuda a los 43 años, dolor que no superó hasta el día de su partida.
La vida le regaló 8 nietos y 3 bisnietos que pudo ver crecer y desarrollarse, pero sus continuos problemas de salud fueron minando su físico, y buscó el alivio en el descanso eterno.
Fue una abnegada madre y ama de casa, donde era la reina, predicó la honestidad y el respeto, que fue norte en quienes formaron su familia.
El 31 de diciembre, último día de 2013, dijo adiós. Encontró la paz y comenzó a vivir en el recuerdo de los suyos, y descansando junto a quien fue el amor de su vida, " El Negro ", para siempre”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario