Necrológicas

 
 
PIERINA PICCONE de PISANI
“El pasado domingo 27 de octubre partió físicamente hacia el Reino de los Cielos Pierina del Barrio Norte.
Su bondad, delicadeza y don de gente vivirá eternamente entre los que tuvieron la dicha de conocerla.
Al año y medio partió de Italia hacia la Argentina junto a sus padres Angel Francisco y María Georgina Cuneo y su hermano Giuseppe; se radicaron en Empalme Lobos y al poco tiempo nació su hermano Carlitos y transcurrió su hermosa infancia en ese lugar, tan querido por todos nosotros.
A los 21 años se casó con Carlos Eugenio Pisani, radicándose en Tandil, más precisamente en el Barrio Norte, donde vivió por más de 60 años, cultivando la hospitalidad y amabilidad tan propia de las personas tan especiales como Pierina.
Hija, esposa, madre y abuela ejemplar, pasó por la vida terrenal dejando ese recuerdo que perdurará por siempre, ahora en la otra vida y junto a sus seres queridos seguirá con su estilo tan propio de los grandes iluminando con su luz propia todo lo que la rodea. ¡Que descanses en paz mamá!”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
HECTOR OSCAR SALVOCH
“El pasado jueves 24 de octubre dejó esta vida Héctor Oscar Salvoch, a los 61 años de edad, y después de luchar con todas sus fuerzas, contra una cruel enfermedad.
Recordamos a un hombre lleno de virtudes tantas, que cada persona que lo conoció lleva en su recuerdo, una anécdota alegre, un consejo o un acto de solidaridad de Oscar.
Su vida comenzó en la zona de Napaleofú, junto a sus padres Isidro y Chiqui y a su hermano Eduardo. Fue feliz junto a ellos, vivió gratos momentos junto a sus tíos y primos, quienes lo amaron como a un hermano.
En el pueblo conoció a Graciela, quien se convirtió en su esposa y años después se radicaron en Tandil, donde nacieron sus dos hijos: Verónica y Martín, quienes fueron su gran orgullo, la vida le alcanzó para tener la inmensa alegría de conocer a su amado nieto Ciro.
Durante muchos años su oficio fue el de parquero, donde logró el cariño y respeto de sus colegas y clientes.
Oscar: fuiste una de las personas que no pasaron en vano por la vida. Todos los que tuvimos la suerte de estar cerca de ti nunca te olvidaremos y siempre te vamos a recordar con cariño como vos nos enseñaste. !Oscar, descansa en paz!”.
 
 
ELIDA MENA de CUENCA
“Elida se adelantó en el camino que todos tenemos trazado, hacia la Casa del Señor, el pasado jueves 10 de octubre.
No era nativa de Tandil, pero ya al ocaso de su vida, sus hijos y nietos trataron que estuviera en un lugar más tranquilo que su Buenos Aires, que ella amaba, aunque le tocó vivir una etapa difícil de mucho trabajo y sacrificio, cuando quedó viuda con sus hijos muy pequeños.
En Tandil, sus últimos años, vivió en una Residencia de Abuelos, rodeada de mucho cariño, respeto y dedicación a sus limitaciones.
Sus hijos Miguel y Daniel, sus nueras Silvia y Mónica, sus nietos Diego y Pablo, sus bisnietos Lucía, Lautaro, Juana y Emma, y quienes compartieron de su amistad, la tendrán siempre en su corazón”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron cremación en el cementerio de Dolores.
 
 
ELSA MANUELA DUARTE de GUASTAVINO    
El pasado lunes 21 de octubre se produjo el fallecimiento de Elsa Manuela Duarte de Guastavino, una querida mujer que contaba con 73 años de edad.
“Beba: te extrañamos mucho, es muy difícil pensar que ya no estás para cuidar de tus plantitas y charlar con tu amiga incondicional, Hortensia. Es una pérdida muy grande que nos cuesta aceptar.
¡Te queremos! Sergio, tu hijo; Gladys, Mariano, Valentín, Emanuel, Roberto, tus sobrinos. Chola y Hortensia, tus hermanas de sangre y del corazón”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
LUIS HECTOR BARRAGAN
El pasado lunes 28 de octubre, a los 80 años de edad se apagó la vida de Luis Héctor Barragán. Su partida ha causado un inmenso dolor entre sus familiares, especialmente en sus hijos María, Gladys, Alicia, Estella, Nancy, Norma y Miguel.
Tus hijos políticos Oscar, Guillermo, Marcelo, Julio, Rubén y Gabriela, los cuales le dieron nietos y bisnietos que lo acompañaron en su vida.
Era un gran jugador de bochas y le gustaba mucho el deporte.
!Te vamos a extrañar viejito! Pero sabemos que tu sufrimiento ya terminó. Te amaremos por siempre.
Abuelos, cuanto vamos a extrañarte, eras una gran persona, tenías un gran humor siempre, a pesar de tus tristezas nunca te faltaba la sonrisa en tu rostro. Siempre agradecidos en los gestos más pequeños…
Vamos a extrañarte los domingos compartiendo asado, mirando Fórmula Uno y esperando ver jugar a tu querido Boca Juniors.
Fue muy triste verte partir, pero nos queda el consuelo y la tranquilidad de que allá arriba te estaba esperando tu gran amor, el que nunca olvidaste y conservaste en tu corazón siempre”.
 
 
MARY ELISABETH FACCIOLI de PALAZZO
“Luego de atravesar una breve dolencia, el pasado jueves 3 de octubre tuvo que partir Mary Elisabeth Faccioli de Palazzo, dejando un gran vacío entre sus familiares y amigos que tanto la apreciaban por su espontaneidad, solidaridad y su carácter divertido.
Fuiste una gran mamá totalmente dedicada a nosotros tres: Jorge, Roberto y Mariel, fruto de tu único matrimonio con papá, Ismael “Coco” Palazzo y por los cuales te preocupaste hasta el último día, en que Jesús vino a buscarte.
También fue medio mamá de sus sobrinos Tato y Javier, a los que cobijaste con mucho cariño, luego de la temprana partida de tu hermana mayor.
Excelente anfitriona y cocinera, en tu mesa y tu casa, siempre había un lugar para uno más. Abuela de cuatro nietos: Eugenia, Nicolás, Josefina y Natalia.
Te extrañamos mamá (aunque suene egoísta), sabíamos que siempre estabas con espíritu solidario y tu acertada visión de la vida misma, a pesar de algunas adversidades con tu fuerza y como buena escorpiana la supiste superar.
Lo poco o mucho que somos, es gracias a vos, que nunca faltaste de nuestro lado. Mil virtudes más tendría para nombrar. Se que Dios te tiene en el mejor lugar, con tus hermanos y tus papás que te estaban esperando allá en el Cielo.
Que más decirte que gracias mamá, siempre estarás en nuestro corazón y en nuestras vidas. Mujer fuerte y sencilla, a la vez que dejó una gran huella en nosotros.
¡Hasta siempre viejita!, te queremos con el alma: Jorge, Roberto, Mariel y tu queridísima y compinche nieta Natalia, a quien gracias a Dios disfrutaste, desde que nació hace 25 años, hasta tus últimos momentos.
Nunca te vamos a olvidar, por la gran presencia que siempre impusiste con tu personalidad. Gracias por tanto mamá. Tu fuerte luz siempre nos guiará”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
 
BEATRIZ ELVIRA PORRETTA de DIAZ
“Verdaderamente hemos sido afortunados por haber podido compartir un tramo de nuestras vidas con vos, Abu. Porque hemos aprendido de tu coraje en muchas circunstancias. Porque tu casa era la de todos, Porque a tu lado hemos visto la humildad y la bondad ilimitada.
Porque a cada uno de nosotros, amigos, hijos, nietos y bisnietos, nos has enseñado y regalado mucho.
Suponemos que por eso y tantas otras cosas te has tenido que marchar, aunque siempre has de quedarte entre nosotros. Solamente nos queda agradecerte el tiempo compartido a tu lado. Habernos querido y dejarte querer. Habernos elegido y dejarte elegir por nosotros.
Gracias Abu ¡Te seguimos queriendo como siempre y para siempre!”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.
 
 
OSCAR OSVALDO RETONDARO
A los 58 años de edad, el pasado martes 22 de octubre se apagó la luz de Oscar Osvaldo Retondaro, dejando un vacío grande entre todos sus familiares y amigos.
Oscar “El Negro” Retondaro nació en esta ciudad el 20 de agosto de 1955, era hijo de Laurentina Martínez y Oscar Retondaro (ambos ya fallecidos), contando con dos hermanos: Carlos y Francisco, su esposa Alicia y tres hijos: Oscar G., Laura y Lautaro.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.
 
Dedicatorias:
“Papi: muchas gracias por todos esos momentos felices que pasamos juntos, te vamos a extrañar mucho todos.
Gracias por esos abrazos y esos paseos que pasamos todos juntos con mamá. Vos sabes que siempre estarás presente entre nosotros”.
(Tus hijos Laura y Lautaro).
 
– – – – – – – – –
 
“Pela: nos dejaste muy pronto, pero nos quedamos con el mejor de  los recuerdos. Jamás vamos a olvidar tus asados, tu hermosa sonrisa y tus tremendas puteadas.
Vivirás siempre en nuestro corazón. Tu hermano Pancho, tu cuñada Mary, tus sobrinos Diego, Laura, Rocío, Braian, Maia y abuela Marta”.
 
– – – – – – – – 
 
“Oscar: te fuiste muy rápido, nos dejaste tristes y sin consuelo. Fuiste en nuestras vidas un hermano y cuñado especial, nunca pasabas desapercibido. No te vamos a olvidar, quedarás gravado en nuestras vidas, tu sonrisa y anécdotas.
Tu hermano Carlos, tu cuñada Ramona, tus sobrinos Fer y Lucas ¡Que descanses en paz!”.
 
 
TOMAS POCORENA
Cuando contaba con 49 años de edad, el pasado viernes 18 de octubre falleció Tomás Pocorena. Sus seres queridos escribieron en su memoria:
“Papa: aunque la vida no nos permitió estar juntos, siempre estuviste presente en nosotras, y estarás siempre en nuestro corazón…
A pesar de las circunstancias de la vida, siempre te necesitamos y te vamos a necesitar. Eras, sos y serás nuestro papá.
Dios te llevó para que vivas mejor… que en paz descanses ´Pa. Ya nos volveremos a ver.
¡Por siempre en nuestro corazón! Tus hijas Anabela y Ludmila”.
Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario