Necrológicas

ELSA REMIGIA ARDILES de DONAMARIA

 A los 87 años edad, y luego de soportar una breve dolencia, el pasado martes 24 del corriente se apagó la vida de Elsa Remigia Ardiles de Donamaría, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.

“Tus hijos, hijos políticos, nietos y bisnietos, te recordarán y te llevarán por siempre en su corazón”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

TERESA SPOLETTI de MISURACA

 El pasado jueves 19 del corriente, a los 93 años partió doña Teresa Spoletti de Misuraca.

Una verdadera luchadora que con su ejemplo predicó que, pese a las adversidades, nunca se deben bajar los brazos, que hay que transitar por la vida haciendo el bien, siempre dispuesta a dar. Integró la Cooperadora y el Club de Madres de la escuela de su barrio a la que asistieron sus tres hijos. Poseedora de un humor envidiable, era admirada, hasta sus últimos días por familiares amigos y vecinos.

Desde muy chica perdió a sus padres y, luego, de joven, a su esposo. Francisco, cuando comenzaba a disfrutar de sus nietos se fue su hijo mayor, Miguelito para ella, pero no había tiempo para sufrimiento, había que cargar con sus nietos, como antes lo había hecho con sus pequeños hijos y así lo hizo hasta los últimos días de su vida.

Doña Teresa, o Teresita, como la llamaban en su familia o sus amigos de toda la vida, fue uno de esos héroes anónimos que se levantan todos los días a trabajar, que arrastran a sus familias, que no les interesan las apariencias, que no se callan, que luchan, que no odian, que aunque no les sobra el tiempo dan una mano a quien la necesita, que se enorgullecen de caminar con la frente alta.

Les deja a sus hijos, nietos y bisnietos el hermoso legado de una vida para imitar, para enorgullecerse por todo el amor con que la transitó.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

ULISES LAUDEMAR SILVA                     

El pasado sábado 14 del corriente partió hacia la eternidad Ulises Laudemar Silva, quien contaba con 79 años de edad.

Tras una breve dolencia dejó a su esposa Rubi, quien lo acompañó a lo largo de sus casi 55 años de casados, a su hija Mónica, a su hija política Rosana, a sus nietos Facundo, Marianela, Lautaro, Amaya, Balduino, a su bisnieta Lola y demás familiares.

Nació en la vecina localidad de Benito Juárez, luego se radicó en esta ciudad, formando parte de las filas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires hasta alcanzar su merecida jubilación, habiéndose granjeado  la estima y el afecto de sus camaradas y de todas aquellas personas que lo han conocido.

“Se fue sin decir adiós.

Un esposo que dio todo a su esposa.

Un padre de carácter, pero sin igual.

Que descansa junto a su hijo Juan Pablo.

Y un abuelo sincero, generoso y cariñoso.

Su espíritu estará siempre junto a sus seres amados”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JUANA BEATRIZ FUENTES

“Querida abuelita: Dios te llevo un día de lluvia, ya no veremos más tu rostro tan querido, ya no escucharemos más tu dulce voz. Sólo nos quedan recuerdos y muchas historias que nos contaste.

Te vamos a extrañar todos los días pero siempre te llevaremos en nuestros corazones…

Gracias Señor Jesús por prestarme un tiempo tan valioso a un ángel tuyo que aquí en la tierra se llamó Juana Beatriz Fuentes y que por este tiempo fue mi tesoro más valuado y que me protegió de todo… me acunó por las noches …me enseñó el valor de la vida… me educó para que nadie ni nada me haga mal… me guió en las peores tormentas …tu ángel Señor aquí en la tierra me dejó decir la palabras más hermosa que es mamá… Ahora Señor Jesús recuperaste a tu ángel para tu gloria y tu custodia .

 Te pido una cosa Señor Jesús dale de mi parte y de mis hijas todos los días un hermoso beso…  Te lo juro Señor Jesús, se lo merece.

Quién diría que ya no nos acompañarás todas las mañanas para venir a cuidarnos, y contarnos todas tus anécdotas vividas, o ayudarnos, más bien, enseñándonos a ser mejores personas, como vos lo eras. Cada paso malo en tu vida, vos le devolvías a ese mal una caricia, la luchabas como la luchaste hasta el final de tus días, ahora al acostarnos todos los que te amamos, queremos que nos sigas arropando todas las noches como lo hiciste siempre… Jamás nos vamos a olvidar de todo lo que hiciste por todos nosotros, sé que donde estás ahora nos protegerás, espero que disfrutes tu paz tan merecida.

Tu hijo, Juan José, tus nietas y nieto, Rocío, María José, Luz, Kirina y Fabián”.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JUAN MANUEL LORENZO

El pasado lunes 23 del corriente falleció Juan Manuel Lorenzo, "Manolo, el Gallego" y sus seres queridos escribieron en su recuerdo:

“Oriundo de Lanús, residía en Tandil desde el 2001, quien siguiendo a su hija, yerno y nietos, decide trasladarse a la ciudad para seguir disfrutándolos.

Estos últimos 12 años fueron muy plenos, disfrutó como nadie de esta hermosa ciudad, e incluso hizo muchas amistades.

Su buen humor, su modo jovial de ver la vida, lo hacía un adolescente de 83 años, con quien era un placer compartir un asadito o un café.

Dejó el mejor de los recuerdos, excelente padre, suegro, abuelo y amigo. Al recordarlo, uno no puede dejar de sonreírse… y ésta es su mejor herencia.

La familia no quiere dejar de mencionar a la Clínica del Corazón, quienes en algunos momentos difíciles de su enfermedad cardíaca, brindaron su mayor atención.

También damos nuestro afecto a Marcelo, Fabiana y Gabriela que siempre lo cuidaron con mucho cariño y consideración.

Damos especial agradecimiento y profundo cariño a su médica la doctora Silvina Scazzola, a quien llamaba, "el viejito más lindo de Tandil".

Sus restos, previo velatorio, recibieron cremación en el Crematorio de Dolores.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

HECTOR OSCAR ILARRAZ

El pasado lunes 23 del corriente falleció Héctor Oscar Ilarraz, a los 81 años.

Oscar había nacido en su querido Gral. Acha (La Pampa), tuvo una infancia difícil y dura, la que imponía la vida del campo, y de la cual tenía numerosas anécdotas. No faltaba nunca la mención y el orgullo de haber pertenecido al Regimiento de Granaderos a Caballo.

En la década del 50 se instaló en nuestra ciudad, dedicándose a la construcción. Asiduo del fútbol agrario y de las bochas con amigos.

A los 44 años, formó su familia junto a Julia y a su hija de 6 años, María Luján, a quien recibió con todo su amor, como verdadero padre. Con los años, llegaron los nietos, Nicolás y Santiago, que serían de Boca Juniors como el abuelo Oscar, y gastarían los naipes jugando al truco, aunque fuera imposible ganarle.

Hombre de palabra, amigo de sus amigos, generoso, paciente, sencillo, de vida ordenada, de caminar pausado, de gran corazón.

Un hombre simple: un hombre bueno.

“Oscar: hasta que volvamos a encontrarnos, que Dios te sostenga en la palma de sus manos”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque El Paraíso.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

CELIA PEREZ de GOMEZ

Cuando contaba con 94 años de edad, el pasado domingo 22 del corriente se apagó la vida de Celia Pérez de Gómez. Su familia la recuerda así:

“Dicen que las personas que amamos nunca mueren, que permanecen aquí, junto a nosotros, en nuestros corazones.

Nos resulta un tanto difícil comprender esto hoy, a días de tu partida.

Fuiste y sos tanto para todos nosotros. Fueron 94 años de amor y perseverancia, 94 años de vida, con altibajos que supiste superar de la mejor manera.

Hermana dulce y responsable, once hermanos con los que compartiste. Ocho de ellos deben estar fundiéndose en un eterno abrazo con vos, y Emir, Elin y Beba te están recordando aquí con una hermosa sonrisa.

Esposa, compañera fiel de Osvaldo, 57 años de amor, intacto hasta el último minuto, fiel y digno de imitar como pocos. ¡Como extrañará esas tardes de mate! Esos abrazos y dulces besos, como va a extrañar tu eterno compañero tomar tu mano… tus hijos, Jorge y Natalia, madre amorosa, madre y amiga. Como viviste por tus niños, dejabas alma en cada cosa que realizabas para ellos.

Siete nietas, a las que cuidaste en todo momento que se presentó la oportunidad como a tus propios hijos. Cinco bisnietos, y con ellos la multiplicación del amor dado.

No me alcanzan las palabras para describirte, para contar aquí todo lo que aprendimos de vos.

Se me anuda el corazón y se entremezclan las cosas que quiero decir.

Tardes de consejos, de cocina, de belleza, vos siempre impecable y correcta.

El traqueteo de la máquina de coser, los almuerzos familiares repletos de manjares, todas tus nietas tuvieron su lugar de privilegio sentadas en la mesada aprendiendo de vos. Tu jardín, tus rosales, únicos, hermosos.

Gracias por haber estado, gracias por enseñarnos que la vida lo es todo y que debemos darle revancha hasta el último minuto. Tu cuerpo te dejo de lado hace muchísimo tiempo pero tu corazón tenia la fuerza de un roble.

Esperaremos con ansias encontrar en algún recoveco tus dulces palabras cuando alguien se sentía mal, esas caricias de piel tan tersa y suave.

Intentaremos encontrar tu aroma en las rosas del jardín y verte florecer en cada una de ellas para que tu recuerdo perdure en cada estación, con un nuevo renacer.

No sueltes nuestra mano, aun necesitamos de ese abrazo para estar unidos, para cuidar a los que quedan y más te necesitan.

Sé que llegara el tiempo en que te volvamos a ver, y ese momento será único, ahí no existirá el adiós ni el mañana.

¡Descansa en paz querida mía!”.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JUANA MARIA DOMINGUEZ de CORREA

 El pasado sábado 21 del corriente dejó de existir Juana María Domínguez de Correa, una querida y apreciada mujer que contaba con 85 años de edad.

Juana nació en Desvío Aguirre; muy joven conoció al hombre de su vida: “Coco” Correa, con quien tuvieron cinco hijos: Hilda, Blanca, Roberto, Irma Gladys y Daniel.

Vivieron muchos años en un campo sobre ruta nacional N° 226, Salto de Piedra, hasta que en 1976 compraron su casita en calle Ituzaingó 735; además desempeñó tareas laborales en el Cine Colonial y en el Diario Nueva Era.

Fue una mujer imposible de no querer, dulce, cariñosa, amable, trabajadora, perdonaba lo imperdonable (de tan buena que era) y por eso mismo sufrió mucho en la vida, pensaba tanto en los demás que se olvidaba de ella misma, y hubo personas que injustamente le hicieron daño (y ella los quería), ese dolor se fue con ella.

Este año se complicó su salud, que se fue deteriorando, y pasó mucho tiempo de internación ¡como te querían y cuidaron en el Hospital!

“Luchaste como una leona para seguir viviendo. Sos un ejemplo de que jamás hay que bajar los brazos ¡Gracias mamita! Te cuidé siempre y te mimé hasta tu último suspiro y esa mirada que me decía adiós, es muy difícil seguir sin vos, te extraño tanto, los mates juntas, dormir tomadas de las manos… tus ojos  verdes nos miran desde el jardín más hermoso, porque te fuiste el día de la primavera y la tierra se quedó sin la flor más bella.

Estarás en nuestro corazón siempre: nietos, bisnietos, cuñada, primos, sobrinos, todos los que te conocieron. Mamá te amo, gracias por ser tan maravillosa, luchadora, buena persona, no existen palabras para describirte. Adiós “mi bichito”, un día nos encontraremos”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JORGE EDUARDO DAGLIO

A los 69 años de edad, el pasado viernes 20 del corriente se produjo el fallecimiento de Jorge Eduardo Daglio, causando mucho dolor entre sus seres queridos.

El “Nene” Daglio nació en Tandil el 12 de mayo de 1944. Formó una familia junto a su esposa Olga Raquel González, con 45 años de matrimonio, de cuya unión nacieron sus hijos Verónica y Mariano, quienes están orgullosos del padre que tenían.

“Tuviste la alegría de ser abuelo de Genaro Vecino, la luz de tus ojos, como siempre decías.

Hincha fanático de Racing, heredando esa pasión futbolera a su hijo y nieto querido.

Su familia agradece el acompañamiento diario de su hija política Julia Granato, su amigo José Persson y su hermano Alfredo Daglio, quienes estuvieron siempre dándoles su apoyo.

“Nene” era una persona muy buena, un hombre de pocas palabras, pero de mucho ejemplo. Guíanos y cuídanos desde donde estés. Siempre estarás en nuestro corazón”. Tu familia.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

VICTOR RUBEN PEREZ

“Dos caras de una misma moneda, una mezcla de sensaciones, preguntas sin respuestas… y un dolor que nos acompaña a todos los que tuvimos esa suerte de compartir un momento con vos.

En el reverso todos los momentos hermosos que vivimos: tus dichos, tus sonrisas y la calidez con la que siempre nos recibías.

El tiempo pasa pero cuesta asimilar tu ausencia. Aún nos damos vuelta con los ojos fijos en la puerta y prendemos la radio cada mañana para sentirte cerca.

Sin dudas dejaste un vacío al partir pero fueron tantos años de brindarnos tu afecto, tu alegría y sencillez, que es imposible no devolverte una sonrisa cuando un recuerdo tuyo aparece.

Honraste tu vida con valores y más allá de las dificultades nos demostraste que todo tiene sentido si se comparte con los seres queridos, con optimismo y disfrutando de lo bueno que la vida nos brinda.

Nada se pierde… todo se transforma.

Donde quieras que estés, ¡gracias! Te voy a recordar en cada viaje… en cada mate…en cada abrazo. Te quiero mucho. Meli”.

 

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JUANA MARGARITA ZAVALA de FUENTES

“Con el llanto de toda su familia, lentamente se fue apagando la vida de Juana Margarita Zavala de Fuentes, cuyo deceso ocurrió el pasado viernes 20 del corriente.

Esa vida que siempre estuvo consagrada al cuidado de sus hijos y al trabajo hogareño, mereciendo el reconocimiento de sus vecinos y amigos por su predisposición a cualquier ayuda.

Durante muchos años prestó servicios en el Colegio Holy Mary, llevando el almuerzo a los niños en días de clases de música, haciéndolo con amor por gustarle la cocina y la repostería, colaborando también en la preparación de vestuarios para actuación teatral de los alumnos.

Nos queda su recuerdo, rezando para que su alma descanse en paz”.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el cementerio parque Pradera de Paz.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

ELBA LEONOR CACHON de GALLO

Cuando contaba con 58 años de edad, el pasado miércoles 18 del corriente se apagó la vida de Elba Leonor Cachón de Gallo, causando dolor y tristeza entre sus familiares y amistades.

Leonor nació en Lanús el 11 de febrero de 1955, desde muy joven se dedicó a los quehaceres domésticos, conformando su hogar junto a su esposo Ernesto Alfredo Gallo (f); sus hijos Mariela y Mauro; quienes luego fueron sumando a sus hijos políticos: Fernando y María José; además de disfrutar del cariño de sus nietos: Julieta, Valentina y Leandro, quienes elevan una plegaria por el eterno descanso de su alma.

Sus restos, previo velatorio, recibieron inhumación en el Cementerio Municipal.

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

JOSE DANIEL ECHEVARRIA

“Nació el 8 de octubre de 1938 en Balcarce, pero José Daniel Echevarría se crió en la tierra natal de su Dos Naciones querido, junto a tres hermanos mayores que él y otra menor.

Realizó sus estudios primarios en las Escuela N° 11 y luego pasó a la N° 7 de esta ciudad.

Al finalizar el curso primario fue becado por su promedio de estudio y buen alumno para proseguir sus estudios a nivel secundario. Dicha beca la cedió espontáneamente a sus compañeros, porque toda su pasión era trabajar en el campo en general y tareas rurales.

Siempre le gustó el deporte, especialmente el fútbol y por su habilidad pudo integrar los equipos de Napaleofú y San Manuel. También fue hincha de corazón del Club Atlético Vélez Sarsfield de Buenos Aires.

De los encuentros de fútbol rural, encontró a la persona de sus amores y de toda la vida: María Elena Pagnutti y el 20 de noviembre de 1965 contrajeron matrimonio para formar su querida familia. Se establecieron en Colonia La Suiza. Posteriormente se trasladaron al campo Remiro SRL en San Manuel.

Con María Elena compartió dicha y felicidad durante 47 años, alegrando sus vidas con el nacimiento de Claudia y Gerardo, llegando luego sus cuatro nietos: Sebastián, Santiago, Andrés y Lola.

En 1976 decidieron establecerse en esta ciudad, para que sus queridos hijos pudieran iniciar sus estudios primarios.

Como persona inquieta que fue, ingresó a la fábrica de aceite de Lino Indo SRL. instalado en Tandil. Por ese entonces retomó sus estudios por dos años, rindiendo los exámenes satisfactoriamente en Buenos Aires, obteniendo el título de Perito Clasificador de Granos. Por último, fue a trabajar en el Establecimiento Tartagal de la Empresa Equimac.

A pedido de sus amigos y apelando a su experiencia en el uso de herramientas y conocedor de distintas actividades laborales, colaboró y trabajó en las empresas locales de éstos.

Otras de las facetas personales y que también le agradaba, fue la del folclore que lo llevaron a integrar la Peña Tradicionalista Tandil. Después junto a su esposa y otros amigos más fueron fundadores de la Agrupación Folclórica Tandileofú en 1998 donde se ganó el mote de “El Chúcaro”.

Cosechó en su paso por la vida, infinidad de amigos, porque siempre se destacó por ser una persona leal, afable, bondadosa, respetuosa y servicial, que irradiaba felicidad en todo momento y por sobre todas las cosas el amor por su querida familia.

El pasado martes 17 del corriente, el Señor lo llamó a su lado. Pero siempre estará presente en cada corazón de cada uno de sus familiares, amigos y conocidos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario