“Ninguna medalla puede igualar este recibimiento”

Después del encuentro con la gente, que lo esperó impaciente en la plaza, y ovacionó las palabras agradecidas que les dirigió desde el balcón del palacio municipal, Juan Martín Del Potro brindó una conferencia de prensa en el Salón Blanco, donde lo esperaban los medios locales y nacionales para conocer detalles de los días inolvidables que vivió en Río de Janeiro. Relajado, el tandilense respondió cada una de las preguntas, y en varias de ellas le hizo un guiño a la gente que no se retiró de la plaza y que escuchó a través de los parlantes cada una de sus frases y lo premió con aplausos, con lo que el encuentro con la prensa tuvo un ambiente “popular”.

Comenzó hablando de sus sensaciones durante la semana de competencia en los Juegos: “A partir de la victoria ante Djokovic, en mi cabeza empecé a pensar que podía tener un gran torneo, porque le había ganado al mejor. Hubo un cambio de pensamientos, para bien, positivos, y a partir de ahí, después de jugar el mejor partido en muchos años, tal vez hice un click que me llevó a ganar la medalla. Lamentablemente después de ganarle a Nole no tuve mucho tiempo de descanso y no lo pude disfrutar mucho.

Lo consultaron sobre las diferencias que notaba entre aquella conquista del US Open en 2009 y este logro que aún está fresco en el sentimiento suyo y de la gente: “Hay muchas diferencias entre el US Open y lo que pasó esta semana. Son momentos diferentes, situaciones distintas. Lo que viví en Río, en la parte emocional fue impresionante. Día a día fui mejorando mi nivel, metiéndome en el torneo, y lo que se generaba en las tribunas era increíble. Nunca había tenido sensaciones tan fuertes, tanto dentro como fuera de la cancha en toda mi carrera. Y lo mejor fue que no apareció ningún problema físico para arruinarlo todo”.

Una noticia que vino a reforzar todas las buenas nuevas que se generaron en los últimos días, fue la invitación que recibió para jugar el último Grand Slam del año, en Nueva York, algo que no esperaba teniendo en cuenta que el ranking protegido ya no le otorgaba privilegios a esta altura: “Es un premio al esfuerzo que hice durante mi carrera. Agradezco la posibilidad de volver a un torneo que es soñado para mí, donde tengo recuerdos únicos. Después de aquel título viví un momento similar a este, compartiendo con toda la ciudad, y la chance de volver al US Open es una alegría más que se suma a todas las que viví en estos últimos días”.

Enseguida, volvió a resaltar su agradecimiento por la forma en que la ciudad lo recibió: “Esto es algo único, ver la cantidad de gente que está acá, los que me acompañaron desde mi casa, los que se acercaron solamente para verme un ratito y con eso se sintieron felices. Ninguna medalla puede igualar la alegría que me da este recibimiento y creo que es el mejor premio que puedo tener como persona. Pensé que lo del US Open había sido lo máximo, pero esto también es inolvidable. Lo voy a llevar siempre en mi corazón y es una satisfacción que no se consigue con ningún título. La gente de Tandil es muy especial. Ellos sí que son de oro”, cerró, y generó otra gran ovación del otro lado de la calle Belgrano.

Sobre su futuro, admitió que “es difícil saber cómo voy a seguir después de esto. Sin dudas que superó todas las expectativas con las que fui a Río. También fue una sorpresa para la gente que entiende de tenis, porque además estoy sin entrenador, sin preparador físico. Haciendo un gran esfuerzo yo solo, con la ayuda de amigos y gente que me banca a diario. Mi gran objetivo es recuperar a pleno la muñeca, ponerme bien en forma para encarar la temporada que viene. Después de haber jugado en este nivel, me quedo tranquilo que estando en buenas condiciones, puedo entrar a la cancha para hacerle frente de nuevo a los mejores del mundo, como hice años atrás”.

El toque de color lo puso Gustavo Correa, de La Revista de Ramón, un medio partidario de Santamarina, que lo apartó por un momento del tenis y lo consultó sobre el partido del próximo lunes entre el aurinegro y Boca Juniors, el club del que es hincha reconocido, en el marco de la Copa Argentina. “Es la pregunta más difícil que me hicieron desde que terminé los juegos olímpicos. No sé que decirte”, dijo divertido Del Potro, que trató de salir de la encrucijada pronosticando un empate.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario