No se queje, si no se queja

A través del espacio, una vecina de la ciudad planteó una queja sobre una situación que registró a la salida de un establecimiento escolar de avenida Santamarina.
En primera instancia, explicó que “en la puerta de la Escuela Normal hay lugar para estacionar las combis” del transporte escolar en un espacio “en el que entran dos cómodamente”.
Además, “siempre hay un oficial de Tránsito haciendo respetar ese lugar, tanto como la línea amarilla de las paradas de colectivos, lo cual me parece bárbaro”, destacó.
Sin embargo, señaló que “hay una señora que maneja una combi escolar (la tercera) que no tenía lugar para estacionar por lo que la dejó en doble fila y se bajó del vehículo para ir hasta la puerta”.
Frente a este escenario, la vecina planteó: “¿Tiene ‘coronita’? ¿Por ser una combi escolar puede parar en cualquier lado y entorpecer el tránsito? Los remises también van a buscar pasajeros a la escuela y si llegan a parar en doble fila el oficial de Tránsito toca intensamente su silbato”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario