No se queje, si no se queja

La obstrucción de un espacio destinado para el ascenso y descenso de pasajeros derivó en un nuevo reclamo vecinal enviado al mail de la sección No se queje, si no se queja.
En este caso, Christian se presentó como el padre de un niño que asiste al Jardín Maternal ubicado en Pinto al 300, frente al cual “el cordón de la vereda está pintado de amarillo”, ya que “es un espacio reservado para el ascenso y descenso de pasajeros”.
Destacó que esta delimitación “nos viene bien a los padres porque es una cuadra complicada para estacionar”. Sin embargo, el planteo es que “muchas veces el lugar está ocupado por vehículos que no van al jardín”.
“Es difícil de controlar eso por los inspectores de tránsito ya que no conocen a todos”, dijo Christian, quien por ese motivo llamó a “ser responsables y no ocupar un lugar que está reservado, especialmente si se circula en un vehículo oficial ya que es obvio que no están dejando un niño en el jardín”.
Reseñó que “alguna vez hubo un móvil de Camuzzi (ya no lo hacen más) y de otra empresa. Hoy (por ayer) estacioné en la esquina porque el rector de la Universidad estaba ocupando el lugar. A no ser que lleve a su hijo al jardín, no se justifica que estacione ahí”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario