No se queje si no se queja

El conductor de la combi que se ubicó en el establecimiento privado de un supermercado de la ciudad, desconoció por completo las normas que indican que hay espacios donde no debe estacionarse; en este caso,  para discapacitados o para poder bajar con mayor comodidad los carritos. Sería interesante que la próxima vez que vaya a estacionar se fijara dónde lo hace,  ya que de este modo se estaría comportando como un ciudadano que aporta a la buena convivencia. Y no al revés.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario