No se queje si no se queja

Un lector escribió a miqueja@eleco.com.ar preocupado porque “en Garibaldi frente al numeral 870 se observa un cerco de obra, el cual en promedio, hasta el cordón, hablamos de una magnitud que oscila entre 0,80 a 0,90 metros” y se preguntó si “¿ello es reglamentario?”.

Por otra parte, marcó que “todo podría andar”, pero “en el sentido de Alem a Paz nos encontramos con una columna de alumbrado casi en la colindancia con el establecimiento educacional 401, la cual obstruye el paso normal de transeúntes y máxime aún si hablamos de cochecitos de bebés, sillas de ruedas, etc. Lo anterior implica que tienen que descender a la calzada propiamente dicha y que de haber vehículos estacionados, aumenta en mayor grado el riesgo ya que se ven obligados a circular por la calzada con tránsito vehicular de distinta índole, y ello se repite lamentablemente si se ha podido sortear la anomalía, dado que al concluir el emplazamiento del cerco (en el sentido up supra referido) nos encontramos con un receptáculo para residuos”, describió.

Y evaluó que “concretamente, debe prevalecer el peatón”. Además, concluyó que “nos ladran sancho… señal que son perros… Res non verba”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario