No se queje si no se queja

Al espacio No se queje si no se queja llegó un planteo de una vecina que paradójicamente padece un trastorno cotidiano a partir de una obra que suponía una mejora para su cuadra.

Andrea Ortega quiere saber qué van hacer con la calle Azucena entre Los Rosales y Formosa, donde asfaltaron y cuando llueve se hace una laguna porque no tiene caída para que corra el agua, ni boca tormentas. Por este medio la vecina traslada la inquietud porque no sabe a quién reclamar.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario