No se queje, si no se queja

En Alem al 1100, entre Las Heras y Montevideo “alguien tiene la costumbre de arrojar agua con grasa a la vía pública”, denunció un vecino de la zona molesto por la situación.

Como consecuencia del accionar, explicó a No se queje, si no se queja: “El agua se estanca y no corre. La mugre se acumula y los coches al estacionar salpican con grasa la vereda. Un asco”, describió. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario