No se queje si no se queja

Días atrás un vecino de la ciudad contó que “me encontraba paseando con mi familia por el Camino Misterioso (acceso a la ex cantera Los Naranjos), cuando me encontré con un auto, más precisamente un Toyota Fielder, color gris oscuro, con un carro enganchado, arrojando basura en la vía pública”.
Indicó que estas personas actuaron con “una caradurez total, al punto de sentirse tan impunes que lo hacían mientras pasaban vehículos y turistas asombrados viendo el espectáculo desagradable. ¡Una vergüenza!”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario