No se queje sino se queja

Una vecina del barrio El Tropezón hizo llegar su queja a la Redacción por el estado de uno de los terrenos de su cuadra, ubicado en Piccirilli 282.

Según indicó “los pastos miden más de dos metros de altura y hay gran cantidad de roedores, además del peligro que implica para las casas vecinas el hecho de que pudiera iniciarse un incendio”.

La vecina informó que el dueño del terreno nunca apareció, que no saben quién es y que jamás se acercó a cortar el pasto. A pesar de que los frentistas se comunicaron con el Municipio para darles a conocer la situación, les manifestaron que no tienen cuadrillas para limpiar terrenos.

Por eso la vecina pide que el dueño del lote se haga cargo de su responsabilidad y corte el pasto porque le está provocando muchos inconvenientes a las personas que viven en la cuadra. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario