Nosotros no venimos a prometer nada, venimos a proponer un Tandil distinto, aseguró Romay

 El precandidato a intendente por el Frente Peronista “Néstor Kirchner”, Sebastián Romay, planteó como ejes centrales de su gestión la vivienda, la salud, la educación y la seguridad. En plena campaña política, el joven abogado visitó esta Redacción y compartió su visión de cara a las próximas primarias abiertas y obligatorias del 14 de agosto. 
Tras haber recorrido los distintos barrios de la ciudad, aseguró que el eco generalizado de la gente es la necesidad de “trabajo” y que para ello es necesario un “Estado presente”.
El pasado viernes encabezó un acto en la sede del partido Justicialista local con el objetivo de debatir con Néstor Auza, el precandidato de la Lista 2, quien no se presentó. Pasados algunos días, Romay aseguró que “nosotros no venimos a prometer nada, venimos a proponer un Tandil distinto”.
En primer término, el letrado se remontó a los principios de su militancia, hacia el año 2003, donde empezó con los demás jóvenes, “motivados a partir de un proceso iniciado por Néstor Kirchner”, quien según Romay, “empezó a devolverle un sentido a la política”.
Motivados por este modelo, conformó la agrupación Multiplicar, compuesta por militantes de varios tiempos, en donde “vimos la posibilidad en Tandil de dar una renovación”. En ese conjunto de ideas, “había muchas agrupaciones que se encontraban en la misma sintonía, mucha gente desencantada, entonces finalmente se formó el Frente Peronista ‘Néstor Kirchner’ y entre todos los compañeros se decidió que entre las idas y vueltas, una buena imagen para ser representados era yo”.
Sin embargo, Romay lamentó que “desde arriba se imponga a un candidato –que obviamente es Néstor Auza- que tira por la borda todo lo lindo y místico que mencioné”.
Se remontó a cuando el edil fuera senador por el Frente para la Victoria en 2008. “En plena discusión de los ejes del modelo, se puso en frente y en contra del gobierno que lo había elegido y la gente que lo había votado”, lanzó, por lo que entiende que “él no puede representar ni al kirchnerismo ni al peronismo porque creemos que hay que seguir profundizando este modelo porque todavía quedan muchas discusiones a nivel nacional”.

Los inicios de
su candidatura

A partir de la propuesta como candidato a intendente, Romay contó que comenzó a trabajar “sin recursos” y “no estas grandes obscenidades que se ven”, dijo a modo de crítica a los spots emplazados en la vía pública por el concejal Auza.
Y volvió a referirse a Néstor Kirchner, de quien tiene “una referencia muy importante”, y quien “nos devolvió a nosotros el sentido de pueblo, de la política de cara a la gente, no que esté solamente en los carteles y la publicidad. El, lo veías, se tiraba encima de la gente y esto hay que recuperarlo”.
En base a esto, “comenzamos a patear los barrios, y empezamos a ver la realidad de un Tandil distinto, las falencias que ya venía viendo desde mi profesión”, y en base a esta postura “nos interesa que el modelo nacional se replique en Tandil, pero para que eso pase tenemos que entender qué significa”.

“Un Estado
presente”

“Queremos un Estado presente, que se amplíe, no que sólo administre servicios, sino en donde lo político esté por sobre lo económico, donde no haya decisiones de la política que estén supeditadas a lo económico”, aludió.
En el caso de Tandil, criticó que “hoy lo que el mercado está excluyendo con las inversiones inmobiliarias, son las viviendas”, y lanzó que “hoy los lotes que antes valían 20 ó 30 mil pesos están en 30 a 40 mil dólares y los mismos sueldos”, por lo que insistió en el papel activo del Estado.
Por otro lado, remarcó su intención de debatir con el candidato “que se dice kirchnerista”, en referencia a su rival interno Auza, a quien “queríamos preguntarle qué entiende él como modelo”. En tanto, insistió “en el trabajo genuino, en un Tandil donde existía la metalmecánica como fuente de trabajo, en las sociedades mixtas para que juntos fortalezcamos el sector, en las cooperativas generadas desde el Municipio”.
Por otro lado, en referencia a la gestión del actual intendente Lunghi, aludió a “la estructura”, y lo describió como “un Estado chico que administra servicios, bien, pero yo quiero algo más amplio”. Seguidamente, a modo de ejemplo, propuso “formar una cooperativa con gente de Tandil”, asociaciones con empresas que no pueden exportar y llevarlas a hacerlo, es decir, “un Estado más presente que oriente la producción y que genere trabajo genuino”.

“Es mentira que la
gente no quiere trabajar”

En principio, en cuanto a viviendas, criticó la postura de Néstor Auza, quien según acotó Romay, “la única propuesta que hace es yo voy a dar vivienda porque voy a traer plata porque soy amigo de…”. En cambio, su proyecto sería “crear un Instituto de Viviendas Municipal en donde participen sindicatos para poder tener una visión global del problema y poder solucionarlo”.
Y criticó: “Ver esto, más allá del gasto de los carteles, y ver al que se dice como representante del modelo nacional y popular, diciendo que tiene 70 millones de pesos para viviendas cuando él sea intendente, lo dije y lo voy a seguir diciendo, eso no es política, es extorsión”.
Y señaló que “tenemos que tratar de que nunca más haya un nene con hambre, ni con frío, ni que tengamos docentes que nos cuenten que hay chiquitos que se marean en la escuela porque estuvieron toda la noche con un mate cocido en la panza”.
Según Romay, “es mentira que la gente no quiere trabajar, ése es el discurso que nos vendieron en los ‘90” y aseguró que “los motores de la economía son las clases medias, medias bajas”. Entonces, señaló, “busquemos la forma de comenzar a producir, de generar hacia afuera. Busquemos qué valor agregado le podemos dar a la materia prima que tenemos en Tandil para poder exportar, generar cooperativas de trabajo”. En tanto, en relación al rubro turístico, apeló a “mostrar nuevos y distintos lugares dentro de Tandil para que en el turismo las riquezas se distribuyan”.

Salud y
seguridad

En primer término, en cuanto a seguridad y salud, el precandidato a intendente acotó que “lo que está fallando es la participación comunitaria”, es decir, “recobrar la participación ciudadana, con los foros, Municipio y distintos referentes del barrio, tener controlada a la policía que es la que tiene que vigilar”.
Asimismo, en relación a los reincidentes en el delito, apuntó a establecer un convenio con el Patronato de Liberados, “a los fines de que el Municipio interactúe, haga un seguimiento, esté con la gente y produzca una reinserción generando fuentes de trabajo, dándoles posibilidades”. Y apeló a la importancia de las estadísticas que “hoy faltan” en Tandil. “No hay mejor ordenador para que haya seguridad que generar trabajo genuino y de calidad”, asentó.
Por otro lado, en cuanto a salud, señaló que “se ha roto lo que era la intervención comunitaria en la salud primaria, la interrelación entre los vecinos, el médico de la salita y el Municipio”, para tomar “cartas en el asunto”. Por lo que remarcó: “Controlando la atención primaria, claramente controlás lo que está pasando en el Hospital”.
Apuntó también a “fortalecer el sistema del cupo de residencias para los médicos que recién se reciben en Tandil para empezar a generar profesionales acá que realmente se capaciten y el día de mañana tener más cuerpo de profesionales médicos”.

Sus expectativas
de cara a las internas

Según contó, pese a las dificultades económicas que se le presentaron y con pocos aportes de “compañeros”, durante su campaña “nuestro máximo capital fueron nuestras suelas de los zapatos”.
Por último, en cuanto a sus expectativas personales, reconoció: “Espero que sea una muy buena elección, ganar las primarias. En la democracia las superestructuras ya no son más parte de la política. La gente va a saber dónde poner el voto, quién la representa y quién no, y más allá de esto, estoy convencido de que la gente quiere un cambio, una renovación. Estamos en las condiciones necesarias para poder dar esa pelea”.*
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario