Nueva purga en la Bonaerense: siete jefes fueron desplazados

En una nueva e importante purga tras el escándalo por la fuga de los condenados por el triple crimen, el Gobierno provincial pasó a retiro a siete integrantes de la cúpula policial.
La decisión fue anunciada mediante un comunicado del Ministerio de Seguridad bonaerense que encabeza Cristian Ritondo, quien decidió el pase a retiro activo obligatorio de los comisarios que estaban a cargo de las Superintendencias de Seguridad, de Seguridad Vial y de Suministro.
Entre los reemplazados están Claudio Marcelo Blanco, a cargo de la Superintendencia de Seguridad; Claudio Alejandro López, director provincial de Suministro, y Rubén Alberto Lobos, responsable de la Superintendencia de Seguridad Vial.
Los cambios en la Superintendencia de Seguridad y la de Seguridad Vial obedecen tanto a la cantidad de días que los hermanos Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci pudieron mantenerse en fuga dentro de la provincia de Buenos Aires, como a la posibilidad de cruzar por vía terrestre a Santa Fe, supo NA de fuentes policiales.
La lista de retiros se completa con Miguel Ángel Maccario, a cargo de la Superintendencia de Seguridad de San Martín-Tres de Febrero; Oscar Eduardo Terminiello, superintendente de Seguridad Interior Centro; Gabriel Alejandro Lamónico, superintendente de Seguridad Interior Sur; y Miguel Ángel Alanís, superintendente de Seguridad Oeste.
Según indicó el comunicado, los siete eran comisarios generales que formaban parte de la cúpula de la Policía bonaerense, y fuentes del área indicaron a NA que todos ellos tienen “alguna vinculación” con los tres condenados.

El primer paso

Además, señalaron que si bien aún no están definidos sus reemplazantes, esta purga constituye el primer paso de una reestructuración más grande en la Policía Bonaerense, que quedó en el ojo de la tormenta luego de la fuga del penal de General Alvear y, principalmente, por el escape de los delincuentes a la provincia de Santa Fe.
El último lunes, Ritondo había adelantado que habría cambios en las fuerzas bonaerenses por posibles complicidades con los evadidos del penal de General Alvear: después de que los tres delincuentes se fugaran, el Gobierno bonaerense se lanzó a su búsqueda sin obtener resultados concretos y dejó trascender su desconfianza hacia las autoridades de la Bonaerense.
Si bien evitó dar nombres, Ritondo tomó por esos días la decisión de remover a la cúpula de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes, debido a que los prófugos habían podido transitar por esa zona sin ser detectados, a pesar del intenso operativo de búsqueda ordenado por el Ministerio.
Además, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, removió luego de la fuga a la máxima autoridad del Servicio Penitenciario Bonaerense, María Florencia Piermarini, junto a varios directores de esa área, y también desplazó al hasta entonces director de la Unidad Penitenciaria número 30 de General Alvear, Manuel Guevara, y a muchos de sus subalternos. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario