Ofuscado por un operativo, un vecino pateó un móvil de Inspección General en un comercio de Villa Aguirre

Agentes del área de Inspección General de la comuna realizaban un operativo de rutina en un comercio ubicado en Darragueira al 2100 y notificaron a su dueña sobre la prohibición de venta de bebidas alcohólicas en horario nocturno, cuando su pareja salió y pateó la puerta del móvil comunal, produciendo la rotura del vidrio y de la cerradura del vehículo.

El incidente fue denunciado en la Seccional Cuarta por uno de los intervinientes en el procedimiento. La presentación ante la policía –según se informó- fue realizada por Alejandro Fernández Solari, quien indicó que el martes, entre las 21.20 y 22.15, tres inspectores realizaban una notificación en Darragueira 2175 y acusó a la pareja de la propietaria de atacar el móvil comunal, un Fiat Siena, patente ETU 529.

En diálogo con El Eco de Tandil, el titular de Inspección General Gabriel Bayerque, explicó que “anoche  un móvil de la patrulla urbana, en una rutina que hacen todos los días, fueron a un local en Darragueira 2175, donde la propietaria es Gabriela Verónica Sánchez, quien tiene el autoservicio “Santino”, y se constató la venta de bebidas alcohólicas después de las 21”.

“Al momento en que los agentes encargados de la inspección procedían a realizarle la infracción correspondiente entró en acción el marido de la titular, muy ofuscado y alterado por la situación, salió afuera, pateando la puerta del conductor y rompió el vidrio, haciendo saltar la cerradura, produciendo un daño importante”, detalló.

Tras el episodio, los inspectores lo pusieron en conocimiento de lo sucedido y él les indicó que realizaran la respectiva denuncia en la seccional Cuarta.

 

Los controles

 

Bayerque recordó que “todas las noches de 20 a 6 de la mañana se controlan todos los locales, no solamente bailables o boliches, también comercios. Y hay muchos comercios en los barrios que no alcanzan a comprender que hay una prohibición en la venta de bebidas alcohólicas”.

Si bien aclaró que fue la primera infracción que se labró en este comercio, informó que “hemos tenido infinidad de clausuras, es más, tenemos clausura semanales en muchos lugares, de cuatro por semana”.

“Es un poco el decirle `no´ al cliente, les cuesta, que a veces es entendible porque si va una persona mayor y quiere llevar algo para la cena, es entendible; lo que pasa es que la ley está para cumplirla, no para discutirla”, subrayó.

Remarcó también que “nosotros en su momento cuando se empezó con la guardia de nocturnidad se avisó durante un mes entero a todos los comercios de Tandil, que hay más de cinco mil, de las normativas vigentes y de las sanciones que tienen cada una de ellas”. Por lo tanto, ratificó que “todos están avisados fehacientemente de la situación”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario