Otorgan más presencia policial y pedirán por el destacamento en Gardey

Con los recurrentes delitos que se registraron en el último tiempo en Gardey, como insistentes reclamos precisamente por mayores medidas preventivas de parte de los vecinos, desde la comuna ensayan respuestas a demandas concretas, aún por confirmar lo que oportunamente se confirmó tras el último encuentro con los demandantes.

En ese tren, el subsecretario de Protección Ciudadana, José Denisio, confirmó que tras el reclamo se ha reforzado la presencia policial en la zona. “Está yendo la Policía Local, de acuerdo a lo que nos comprometimos, que está lamentablemente (sólo) durante el día. No pudimos cubrir a la noche por una directiva desde el Ministerio de Seguridad”, aclaró.

Confirmó además el cambio de efectivos de la Policía Bonaerense que desde hacía años se desempeñaban en el puesto de Gardey. “Ya se efectivizó ese cambio, ahora asumió una pareja de uniformados que estará al frente de la dependencia, pero eso figura como puesto policial”.

“Nosotros, a instancias del delegado de Gardey y de los vecinos -siguió-, vamos a solicitar que se transforme en Destacamento para que allí trabaje más gente”.

 

Las posibles reformas

 

Para ello, adelantó que “voy a ir en esta semana con gente de la Dirección de Obras Públicas y posiblemente venga una arquitecta de la policía que está en Mar del Plata para que nos diga cómo reformarlo para transformarlo en un destacamento. Por el momento, de acuerdo a lo que vemos que hay, ya tenemos planificado todo lo que sería la ampliación, donde habría una guardia y lugar para el personal, dado que en este momento el personal que ha sido designado -un matrimonio- va a cubrir en conjunto con otro personal los distintos horarios y ampliar la recorrida durante la noche”.

 

El caso de Loureiro

 

Sobre el último caso registrado este fin de semana en la zona, garantizó que ya se había acercado hasta el campo de Eduardo Loureiro, quien sufrió junto a su hermana Susana un violento asalto, a quienes se le ofreció acompañamiento con personal de atención a la víctima y el secretario de Protección Ciudadana para darles contención, hablar y tratar de obtener algún dato más para aportar a la investigación”, culminó.

 

Los vecinos sienten que opera un entregador

 

El concejal Matías Melli, quien reside en Gardey, se reunió con los hermanos Eduardo y Susana Loureiro, víctimas del violento asalto ocurrido el último sábado en el campo La Victoria, ubicado en esa localidad rural del partido de Tandil.

El edil se acercó a los damnificados como vecino y funcionario, les ofreció colaboración y contención tras la odisea que les tocó vivir en el pueblo de menos de mil habitantes, pero que se ha visto sacudido por varios hechos delictivos de similares características en los últimos meses.

“La policía está manejando dos o tres pistas firmes. Está trabajando la Patrulla Rural con la Policía de Vela”, adelantó Meli, quien sigue muy de cerca lo que acontece en su localidad.

Por otro lado, el ex delegado municipal evaluó que “en todo robo siempre hay un entregador. Es simple: o un entregador o un informante” y adelantó que los vecinos se inclinan por pensar que existe una conexión entre los últimos asaltos virulentos que se concretaron en esa ciudad.

En cuanto al humor de la comunidad, sostuvo que “hay preocupación porque son casos similares, teniendo en cuenta los hechos anteriores que también fueron con violencia. Este fue en el que más violencia hubo. La verdad es que dejaron de ser un robo sencillo. Hay irrupción en la propiedad con amenazas fuertes, con agua hirviendo y golpes”.

El temor de los vecinos de Gardey está fundado en una seguidilla de casos que arrancó el 27 de  julio pasado, cuando tres delincuentes armados sorprendieron a Silvia Pose, Pamela Pose y María Luisa Martínez, las golpearon y les exigían la entrega de 100 mil pesos de la venta de un lote.

Luego fue el turno de familia Ruiz, cuando ladrones los atacaron en el campo El Principio -en el camino entre María Ignacia y Gardey- y les robaron alhajas y dinero.

El 18 de noviembre pasado otro atraco ocurrió en el domicilio de la familia Giménez, a escasos metros de la plaza principal del pueblo. A plena luz del día, Leticia Alvarez atendió un llamado a la puerta de su hogar y fue víctima de un robo, donde hubo golpes y la dejaron maniatada en el baño.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario