Otra actuación contundente de Independiente en casa

No sólo se hace casi invencible, sino que en la mayoría de los casos define el resultado mucho antes del cierre, maniatando a sus rivales tanto en ataque como en defensa. Anoche, en su debut como local tras la reanudación de la conferencia Capital-Bonaerense del Torneo Federal de basquetbol, el que sufrió esa superioridad rojinegra fue Villa Mitre, que ni siquiera pudo superar la barrera de los 50 puntos, y se llevó una derrota por 82-47.
 
Independiente, que apenas tiene una derrota como local en los dos últimos torneos (ante Estudiantes de La Plata, en la temporada 2012/2013), dio otra exhibición de juego en conjunto y efectividad en un primer tiempo que dejó gran parte del desarrollo resuelto. La intesidad y el compromiso defensivo de todos, y el respeto a los sistemas, además de algunas individualidades clave, le dan al rojiengro una ventaja sustancial a la hora de enfrentar a sus rivales, algo que indudablemente se potencia en casa. 
Anoche, Villa Mitre sólo pudo sostener el ritmo en los primeros minutos, y poco a poco se fue desmoronando ante la evidencia de un rival superior. El elenco porteño intentó dar batalla en el arranque, con la habilidad de Cedones Sagastume para atacar el aro y la voluntad de Alan Omar para tratar de hacer de todo un poco. Pero Independiente mostró pronto que estaba afilado y dispuesto a imponer su mayor jerarquía. Lucas Picarelli manejó los tiempos y aportó efectividad en los tiros de tres, Leandro Portillo encontró espacios para su tiro y su facilidad para hacer circular el balón, y Alejandro Arca, cuando pudo recibir la pelota clara debajo del cesto, fue determinante como siempre. Pero la clave de ese primer parcial que terminó 27-12 para el local -con triple sobre la chicharra de Dilascio- estuvo en la intensidad defensiva, favorecida por el desorden y la tendencia a resolver todo individualmente por parte de Villa Mitre. 
El base Andrés Santori jugó un muy mal partido, equivocó casi todas sus decisiones, y su equipo no pudo escaparle a los errores de su hombre pensante. Arca dominó claramente a Martín Zekas, el único hombre grande del visitante, y la diferencia se fue ampliando en el segundo cuarto. Castiñeira comenzó a mover el banco con mayor intensidad, y todos respondieron a la altura, en especial Santiago Dilascio y Facundo Varela, que encontró el gol en pasajes importantes de ese primer tiempo. 
La defensa le permitía a Independiente tener alternativas en ataque, con transiciones rápidas o utilizando dos o tres sistemas que bien ejecutados siempre le dieron resultados. Los tiradores encontraron su espacio y además Villa Mitre nunca pudo corregir su rebote defensivo, permitiendo segundos y hasta terceros tiros de los rojinegros. Y esa superioridad en ambos tableros se notó en el resultado parcial de los primeros 20 minutos, con un 44-25 que no terminaba de reflejar la diferencia entre ambos, sobre todo en lo anímico.
El lavado de cabeza del entrenador Federico Carbone no hizo efecto para Villa Mitre, que volvió del descanso con escasa convicción de poder revertir el rumbo del partido. Independiente se preocupó por evitar cualquier reacción en esos primeros minutos, y un par de apariciones de Arca bajo el canasto ampliaron la ventaja para el rojinegro. A 5'30” del cierre del tercer cuarto, Independiente estaba arriba 55-28, y el partido se volvió desordenado. Villa Mitre, perdido por perdido, propuso fricción y el local entró en esa trampa por momentos, aunque sin dudas, la mayor virtud fue mantener la concentración y la intensidad defensiva, aun a costa de roces innecesarios. 
Los últimos 15 minutos le sobraron al partido. Castiñeira fue sentando uno a uno a los titulares, para  que recibieran el reconocimiento de la gente y como símbolo de la batalla ganada antes de tiempo, y el cierre fue un intercambio de ataques entre los juveniles de ambos equipos, hasta llegar al 82-47 final, que mostró la solidez de Independiente y el naufragio de Villa Mitre en su intento de hacerle frente a un equipo que en casa potencia todas sus virtudes. (más información en edición en papel)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario