Padres de alumnos de Gardey se movilizan por el conflicto con el transporte rural

 

En el marco de un conflicto que se profundiza ante la demora en el pago del servicio por parte de la Provincia, y que en la víspera se trasladó nuevamente al Consejo Escolar, una veintena de personas se reunió para planificar las acciones a realizar ante este preocupante panorama.
En primer término, determinaron movilizarse hacia las inmediaciones de la institución educativa en busca de “apoyo” por parte de las autoridades y docentes.
Sin embargo, la movilización sería el comienzo de una serie de medidas que podrían profundizarse conforme pasen más días.
 
En la escuela
 
“Los papás tomamos la decisión de reunirnos en la escuela de Gardey para ver si tenemos apoyo de los directivos y que nos digan qué puerta tenemos que tocar”, confió Sandra Cascón, una de las voceras del grupo cuyos hijos concurren al establecimiento en transporte.
La idea es concentrarse en el área de ingreso al lugar y que “los directivos y maestros no puedan dictar clases y nos apoyen con todo lo que está pasando”, adelantó en diálogo con El Eco de Tandil.
Si bien estimó que “una medida más fuerte va a haber”, ratificó que “primero empezamos por lo local para tener más apoyo y sumar más vecinos porque es un tema que nos incumbe a todos”.
“Y después sería bueno empezar a concentrarnos con los demás papás de las escuelas rurales y encontrar un punto común”, analizó Sandra Cascón tras el encuentro en Gardey.
En ese sentido, dijo que en los próximos días “vamos a hacer una convocatoria a los familiares de los chicos que concurren a las escuelas de concentración en Tandil”.
“Todo dependerá de la respuesta que tengamos de los directivos y maestros de Gardey”, acotó.
 
“Los chicos
del campo”
 
Las razones por las cuales tomaron tal determinación se sustentan en el aprendizaje de sus hijos. “Las clases se siguen dictando y los chicos pierden los días y se retrasan”, argumentó Sandra Cascón.
A diferencia de lo que sucede a nivel secundario, donde los estudiantes no asisten “en apoyo a los chicos de campo”, en primaria “siguen dando clases y avanzan con el programa”.
Es que los hijos de personas que viven en la zona rural “no van si no pasa la combi”, aseguró.
Y “dentro del salón, la ausencia de los chicos del campo quizás no se nota tanto, pero en los recreos sí”, describió con preocupación, y agregó que “la realidad es que si la docente tiene más del 50 por ciento de alumnos, tiene que dar clases”.
“No nos gusta la situación que se está viviendo y más cuando falta tan poco para terminar las clases”, concluyó. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario