Padres de alumnos rurales se movilizaron, no encontraron solución y planean corte de ruta

 
“El lunes va a haber una UEGD ampliada, donde va a bajar alguien con poder de decisión de La Plata para ver qué es lo que pasa. El martes viajaríamos a La Plata y haríamos el corte de ruta si el lunes no pasa nada”, adelantó.
Mientras tanto, se lamentó que “sigamos golpeando puertas, los que estamos en el campo venimos hace muchos años luchando con esto pero bueno, alguien nos va a escuchar, alguna vez alguien se va a acordar que los chicos del campo tienen el mismo derecho que los que viven en la ciudad”.
Su declaración resumió el saldo que dejó la jornada de ayer por la mañana: indignación y falta de respuestas. Si bien toda la gente que se movilizó para exigir una solución por el conflicto del transporte escolar rural fue atendida por los funcionarios a cargo, nadie supo poner en su boca, el cómo ni el cuándo de una definición para clarificar el panorama existente.
Nuevas gestiones vendrán la semana próxima. Mientras tanto, todos los padres hicieron hincapié en lo fundamental: necesitan que sus hijos vuelvan a las escuelas.

A dónde ir
 
La jornada se inició a la mañana temprano, en la esquina de Yrigoyen y Sarmiento.
Allí, tras haber manifestado su rechazo a la posible vía de solución alternativa y provisoria para destrabar el conflicto del transporte escolar rural, que implicaba el aporte económico del bolsillo de la comunidad rural, alrededor de medio centenar de padres de las zonas de Gardey, Azucena, Fulton y San Antonio, se concentró una vez más en las puertas del Consejo Escolar para que “alguien responda” en un panorama que pareciera –lejos de definiciones- agravarse minuto a minuto.
Transportistas rurales se sumaron estacionando sus unidades sobre calle Yrigoyen, en la esquina de San Martín y otra sobre Sarmiento, cortando así el tránsito, en un horario y lugar estratégico, que lejos del descontento de la comunidad que pasaba, puso de manifiesto un reclamo que persiste y que desafía el “hasta cuándo” de los actores que día a día dependen de este servicio para que 801 chicos de las distintas concentraciones rurales puedan asistir a clase.
Las conversaciones se sucedieron una tras otra. Se armaron debates. Se habló sobre unir fuerzas. Se barajaron nuevas propuestas. Consejeros escolares recibieron a los padres. Los escucharon, los contuvieron en su desesperación pero no supieron darles respuestas fehacientes sobre tiempos, alternativas ni soluciones.
“No es mala voluntad, es porque uno no llega”, le explicó a la comunidad Susana González, presidenta del Consejo Escolar. Se habló sobre responsabilidades, que recayeron principalmente en el Gobierno provincial.
“Si no paga el Gobernador, menos vamos a pagar nosotros”, expresó uno de los padres presentes. A su comentario se les sumaron otros de similares características, otros y otros: “Unámonos entre todos”; “cortemos la ruta”; “¿A quién hay que ir a pedir una solución?”; “estamos cansados”; “los chicos tienen que volver ya a clases”,  fueron algunas de las tantas frases repetidas en la reunión.
 
Sin respuesta
 
Pero lejos de certezas, la comunidad decidió dirigirse a la sede de la Jefatura Distrital de Educación para hablar con la titular Andrea Etulain, quien los recibió junto a la secretaria, María Eugenia Poumé.
Recién llegados, le preguntaron a Etulain qué gestiones se están llevando adelante para destrabar el conflicto. Ella, por su parte, les garantizó que la comunicación con las autoridades provinciales es diaria pero que “hay cosas que nos exceden porque no podemos darles respuestas”.
Aseguró que los chicos no van a perder la escolaridad debido a esta situación pero admitió que “no podemos asegurar que el transporte escolar va a estar mañana”.
Lejos de la conformidad, los padres seguían pretendiendo respuestas. “Queremos que se destrabe igual que ustedes pero no puedo darles una respuesta en lo económico”, insistió la jefa distrital.
Luego de varios minutos de discusión, lo conversado quedó por sentado en un acta labrada entre las partes. “Nos sentimos defraudados”, dijo una de las madres tras la reunión.
 
Al Municipio
 
Como última opción, al menos a nivel local, marcharon hacia el palacio municipal, donde fueron atendidos por el secretario de Gobierno, Matías Civale. En un marco cordial, la comunidad le comunicó la idea que surgió en la víspera: cortar las rutas 226 y 30, con el objetivo de profundizar el reclamo y que llegue fuera de Tandil.
Desde el Municipio, Civale les dijo que no avalarán esta medida y se comprometió a iniciar nuevas gestiones para que puedan viajar a La Plata el próximo martes a entrevistarse con autoridades provinciales, quienes deberán sentarse y escuchar sin sutilezas la preocupación en primera persona, encarnada en toda la comunidad rural. u

“Estamos con los padres en que hayan rechazado esta propuesta”, dijo Rodríguez
 
En el marco de otro día de suspensión del servicio, transportistas volvieron con sus unidades a la esquina del Consejo Escolar. Adrián Rodríguez, vocero del sector, explicó que “se tenían que dar todo un conjunto de medidas para que nosotros pudiésemos salir. Se cayó una de las partes y por nuestro lado lo vemos bien porque nosotros decimos que las comunidades no se pueden hacer cargo de los compromisos que tiene la Provincia”.
Por eso, dijo que “hoy nos venimos a manifestar, ya sí con cortes porque queremos que esto se solucione de una vez por todas, que realmente los políticos se pongan las pilas y vengan a solucionar este tema. Son ellos los que tienen que solucionarlo, no los padres como se había planteado”.
Explicó que “no llegamos a un acuerdo, estamos con los padres en que hayan rechazado esta propuesta”. En principio, detalló que “era un importe que tenía que poner cada padre por cada chico que es transportado a la escuela. Los montos no son nada chicos para una familia. Está entre 120 a 250 pesos por chico. Hay gente que tiene 2, 3, hasta 4 chicos, es imposible poder afrontarlo. Si bien nosotros damos plazos, no era el caso. El tema es que acá se tiene que hacer responsable la Provincia que firmó los contratos”.
Reiteró en otro punto que “no estamos pidiendo aumento, estamos reclamando algo que nos pertenece”, y anticipó que “el lunes volvemos otra vez acá hasta que alguien nos escuche desde la Provincia. Si esto no prospera vamos a seguir con el corte y si tenemos que salir a la ruta, saldremos”.
Por el momento, especificó que llevan suspendido el servicio 17 días. “Queremos que esto se solucione por el bien de los chicos, ya estamos a fin de año y tienen que terminar el año como corresponde. Nosotros no queremos agravar más esto pero la decisión la tiene la Provincia y creo que con muy poco lo soluciona”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario