Padres de octavo año de la ESB 22 denunciaron que sus hijos reciben malos tratos en la escuela

Ayer por la mañana están preocupados y no era para menos. Hablaron de descontrol y violencia. Tienen miedo y se preguntan, aunque ?suene terrible, ¿quién se va a hacer cargo del muerto? Porque si esto sigue así, lamentablemente las cosas van a terminar muy mal. Estamos muy preocupados por lo que está pasando y no encontramos respuestas?, reflexionó un integrante del grupo de padres de alumnos que asisten a octavo año de la ESB 22, que funciona en el edificio de la Escuela 1, ubicada en pleno centro de la ciudad.
Por la tarde, una de las madres, María Verónica Corro, relató que al enterarse las autoridades educativas de que habían realizado la denuncia pública en el Diario, cerca de las 14.30 les informaron que uno de los alumnos que ejercía violencia fue expulsado ayer y que la misma medida podría caberle a otros, por su comportamiento.
?Es un grupo de alumnos, pero esperemos que, sacando a los que más causaban revuelo, podemos volver a estar en clases normalmente?, alentó la mujer después de conocer la decisión de la dirección.

Sucesos violentos

?Venimos de una reunión con la directora de la ESB 22, María Angela Rutis, y lo único que nos dice es que está haciendo todo lo posible por solucionar la situación, pero hace dos años que nuestros hijos están conviviendo con la violencia, siendo acosados por chicos que vienen de otros colegios, repitentes y expulsados, y creemos que no es justo que para nuestros hijos sea un calvario concurrir todos los días a clases, porque no saben de dónde les va a venir el acoso ni de qué tipo?, dijeron.

?Lo quisieron ahorcar
con una bufanda?

Más adelante, brindaron detalles de algunos de los hechos que, según los padres, temen que en algún momento pasen a mayores y que luego haya que lamentar las consecuencias en lugar de haber prevenido el peligro.
?Hace un tiempo, casi ahorcan a un chico con una bufanda, fue terrible, y el chico que lo hizo cumplió tres días de suspensión y ya está en la escuela otra vez?, relató uno de los padres mientras que otro contó que también tiraron a un alumno por la escalera.
?Los chicos ya tienen miedo, ya no quieren ir a la escuela y creemos que no es justo que deban vivir así esta etapa de la enseñanza, con miedo. Nuestros hijos  vienen de haber hecho todos sus estudios en la Escuela 1 y la verdad es que pensamos que esta escuela iba a seguir la misma línea que la anterior, pero nada que ver, y no decimos nada de los docentes, que son excelentes y hacen lo que pueden?, sostuvo uno de ellos.
En tanto, una mamá afirmó haber ingresado a una de las aulas para presenciar una clase y vio cómo una de las docentes era permanentemente interrumpida por un grupo de alumnos que no la dejaba desarrollar la clase tranquila. Dijo que los docentes se dirigen a la Dirección, pero ?tal como nos pasa a nosotros, ellos tampoco hallan respuestas?.
?Nos parece que la directora no está preparada para ese puesto. No puede ser que nuestros hijos deban convivir con alumnos que son expulsados de otras escuelas, que tienen causas judiciales, que sabemos que andan en drogas y esas cosas raras, maltraten y tengan a nuestros hijos en jaque?, agregaron.
?Deseamos provocar con esto, aunque más no sea, un pequeño cambio para bien de nuestra sociedad y no encontramos otros medios para hacer públicos los hechos que acontecen en el establecimiento. Queremos hacer partícipe a la sociedad de  todas las faltas continuas e inaceptables de algunos alumnos de los  octavos?, señalaron.

?Que los padres de los
chicos conflictivos den
la cara por sus hijos?

Añadieron que ?sabemos bien que el lema de hoy es decir que no somos una escuela expulsiva y con esto debemos inferir que todo hecho que acontezca, por más serio que sea, no podemos hacer nada, ni los directivos desde su lugar de privilegio dentro de la escuela ni nosotros, los padres desde la perspectiva de afuera?.
También, expresaron que ?esto no es tan así. Aquí está la prueba, queremos que todo lo que allí sucede se sepa, salga a la luz y que hablen los padres de aquellos alumnos que tienen conflictos y den la cara por sus hijos?.
Para los denunciantes puede haber muchos padres que ?sufrieron o sufren agresiones hacia sus hijos provenientes de aquellos que se sienten impunes por maltratarlos, ellos, a los que se sienten los rebeldes del grupo hay que hacerles notar que hay padres que sí nos preocupamos por nuestros hijos, que hay quienes  aún nos importa todo lo que sucede?.
?Estos desafiantes de las reglas pasan por unos y otros establecimientos, ocasionando una y otra vez relaciones conflictivas a su alrededor. Agresiones a maestros, insultos, golpes y maltratos a sus pares, molestias continuas, faltas totales y absolutas de respeto, cosas que antes no existían en esta sociedad que cada vez se torna más y más violenta?, siguieron analizando.

?Desde el establecimiento
nos escuchan, pero su
accionar es lento?

Sobre la actuación de los directivos sostuvieron que ?siempre prestan el oído, pero el accionar es siempre lento, se rigen con sus tiempos,  en estos momentos de tanta inquietud tan grande para nosotros por no saber qué les puede acontecer a nuestros hijos en un lugar donde hasta no hace mucho uno lo consideraba como seguro y respetuoso, hoy se ha tornado casi en el peor de los lugares  donde los adolescentes pasan casi la mitad del día?.
Aclararon que no desean discriminar: ?Sólo proclamamos y reclamamos que a aquellos alumnos con problemas de conductas se los trate con asistencia profesional adecuada a cada caso. Hemos tenido realmente  un año complicado y pedimos que alguien que tenga oídos nos escuche, que allá en la ESB 22, su directora, la señora María Angela Rutis, asegura que ella y su gabinete psicopedagógico están haciendo todo lo posible para sobrellevar la situación, pero a nosotros se nos ha agotado la paciencia y llegó la hora de tomar decisiones mal que nos pese?.
?Ahora se lo dejamos como tarea a la señora inspectora, al Consejo Escolar,  a los directivos y a todos aquellos que quieran un cambio, no dejen pasar  por alto todo lo que acontece aquí. Esta es su oportunidad de demostrar que respaldan a aquellos alumnos que realmente quieren estudiar y estar y de ustedes depende el darles la oportunidad de seguir haciéndolo, dignamente como corresponde, sin temores, sin insultos y sin maltratos?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario