Padres y docentes de la Escuela 501 exigieron la creación de siete cargos

Un grupo de padres de alumnos de la Escuela de Educación Especial 501 “Ricardo Gutiérrez”, docentes y dirigentes de Suteba realizaron una protesta en el acceso al establecimiento para reclamar siete cargos. La comunidad educativa sufre una compleja situación provocada por la falta de personal, lo que obliga a los maestros a atender a mayor cantidad de chicos en detrimento de la calidad educativa.

Tras reiteradas reuniones con las autoridades del distrito y varias promesas incumplidas, los padres advirtieron que llegarán “hasta las últimas consecuencias” con este reclamo y los dirigentes gremiales confirmaron que los acompañarán, teniendo en cuenta que los docentes de la Escuela 501 “están sobrecargados”.

Ayer, con pancartas que decían “Faltan maestras. Estamos en mayo y seguimos esperando” y “Mi hijo necesita venir todos los días a la escuela. ¡Queremos respuestas ya!”, se congregaron en las puertas del moderno edificio ubicado en Lamadrid 161. Con fuerzas para luchar por sus hijos pero indignados por el destrato del Gobierno provincial, los padres aclararon que solo están pidiendo por el derecho a la educación y por la calidad de vida de los chicos con capacidades especiales.

 

“Una lucha constante”

 

Ricardo Gutiérrez, vocero de los padres, transmitió la amargura por “una lucha constante” y explicó que desde el año pasado están solicitando los cargos docentes, a partir de una reunión en la que los directivos les informaron que sus hijos no accedían a la calidad educativa que corresponde y que necesitan por la falta de personal.

A partir de esa situación, tuvieron un encuentro con los responsables de inspección, en diciembre de 2015. “Nos prometieron que los cargos se iban a dar. En realidad, nos vendieron humo”, lamentó el papá.

“Las falencias son cada vez mayores. Hoy vemos que para cortar el pasto costó muchísimo. En el verano era terrible el abandono edilicio. Las maestras ponen su mejor esfuerzo, están todos los días. Hay chicos que no pueden concurrir por el tema del transporte: cuando no se rompe la combi, falta gasoil; cuando no falta gasoil, no cubre la obra social. Todos los días es una pelea distinta”, manifestó y dijo que los padres colaboran con la institución.

Advirtió que “los papás vamos a llegar hasta las últimas consecuencias” y recordó que para que se terminara de construir el edificio debieron tomar el Consejo Escolar. “Es por la calidad de educación y de vida de nuestros hijos, que ya tienen la vida difícil”, afirmó.

Ricardo Gutiérrez es papá de una alumna de 13 años, que asiste a la Escuela 501 desde los 6. En este momento, comparte las clases con otros cuatro chicos. Cuando la adolescente no recibe la atención debida “se queda mucho, empieza a retroceder, no tiene ánimo. Aunque a las autoridades les parezca que un chico con discapacidad no percibe las diferencias sí las percibe, y mucho, y dañan tanto al chico como al entorno familiar y a los maestros”.

A pesar del desgaste, expresó que los papás tienen fuerzas para pelear por sus hijos “para que no se vulneren sus derechos. Escuchamos que las autoridades entrantes y las salientes proponen igualdad de oportunidades, y vemos que en la primera de cambio tiran a cortar por lo más débil. Si piensan que los chicos con discapacidad no se pueden defender, las familias y los papás estamos atrás”.

 

Más riesgos y menos aprendizaje

 

Desde Suteba, Estela Sinopoli explicó que existen resoluciones que establecen los topes de alumnos a cargo de un docente en el ámbito de la educación especial, que oscilan entre cinco y ocho, aunque hoy algunas maestras de la Escuela 501 tienen doce o trece chicos a cargo en el aula. “Eso significa muchos más riesgos porque impide el específico cuidado de cada uno y también implica la dificultad de atender a cada uno en la demanda que tiene”, evaluó.

La situación se generó debido a que “la matrícula crece y los cargos no crecen de la misma manera. Siempre estamos tratando de reordenar, reorganizar, reacomodar, pero cuando faltan siete cargos es porque ya tenemos entre 35 y 40 chicos que están sin atención”, dijo la vocal del sindicato.

Tras avalar el reclamo de los padres y docentes, ratificó que “estamos desde el año pasado solicitando los cargos necesarios para cumplir con el derecho de acceso a la educación de todos los chicos de Tandil”.

La dirigente aseveró que les habían prometido que comenzarían este año con el tema resuelto. “No da para más. No podemos seguir esperando. Primero, porque los chicos no tienen cubierta la necesidad educativa y el acceso al derecho a la educación. Segundo, porque las maestras, para evitar que los chicos se queden sin venir a la escuela, están sufriendo una sobrecarga. En los marcos resolutivos tenemos números de chicos tope para trabajar y superar esa cantidad de alumnos resiente absolutamente la calidad”, sostuvo.

 

“Falta la definición política”

Por otra parte, la dirigente de Suteba Estela Sinopoli remarcó que ayer se realizó la primera protesta junto a los padres y adelantó que “esperamos que la inspectora del área tome cartas en el asunto e insista” ante las autoridades provinciales. En tanto, adelantó que si no encuentran respuestas en el distrito, irán a la Dirección General de Escuelas.

“Lo primero que nos dicen es que la calidad educativa es lo más importante, que el acceso a la educación y el derecho social a la educación es básico. Son chicos con necesidades educativas especiales -no hay que perderlo de vista-, que ya en estos últimos años han perdido días de clases porque el transporte funciona o no funciona. Siempre el hilo se corta por lo más delgado, los chicos siempre quedan en casa. En este caso no están quedando en casa porque las docentes hacen esfuerzos siderales para tenerlos dentro del marco de la escuela, pero no es la calidad educativa que se promete. Por lo tanto, nosotros vamos a ir hasta donde sea necesario”, manifestó.

Por su parte, la secretaria de cultura del gremio Laura Riggieri indicó que la demanda de cargos se está trabajando en el marco de la mesa de cogestión, pero precisó que “estamos esperando que la Gobernadora se decida a firmar lo que tiene que firmar y se aprueben los cargos”.

Además, el secretario de Organización Federico Bidegain precisó que “la mayoría de los establecimientos está teniendo una falta de cargos. Si bien hay promesas de que se van a cubrir todos los cargos, falta la definición política”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario